Fira i Festes 2011: Vicent Gregori - Concejal de Cultura de Gandia


Viernes, 30 de Septiembre de 2011

 
Fira i Festes 2011: Vicent Gregori - Concejal de Cultura de Gandia
Acaba de llegar, como aquél que dice, al cargo de responsable de cultura y uno de los primeros compromisos grandes es la programación de la Fira i Festes. Asegura que ha sido difícil en algunos aspectos pero muy fácil en otros, gracias al “magnífico equipo de profesionales” que tiene en el departamento. Lo más complicado, cuadrar las actividades a un presupuesto que se divide a la mitad con respecto al del pasado año con la intención clara de no reducir en fiesta, en ambiente y en oferta de calidad. A pesar de todo, asegura que hay aspectos en los que se va a notar esa rebaja presupuestaria, pero por otro lado insiste en que será una feria de calidad “si el tiempo lo permite”

¿Cómo es la Fira i Festes de este año?

Es una Fira i Festes abierta a toda la ciudadanía intentando abrirla, poco a poco, a todos los barrios, y sobre todo una feria de calle, participativa y que cuenta con un amplio abanico en programación que quiere llegar a todos los públicos. También es una Fira i Festes de transición, porque adaptar un modelo ya existente, también cambiando una serie de cosas y añadiendo una serie de espacios nuevos, además de ser una feria económica, ya que se ha reducido su presupuesto a la mitad, por tanto es algo que se va a notar.


Se conserva mucho del modelo anterior, ¿esto es fruto de la rapidez con la que se ha tenido que hacer?

Sí, nosotros estamos desde el 11 de junio, por tanto, en prácticamente 2 meses, porque agosto se considera inhábil en cuanto a gestión, se ha tenido que hacer la Fira i Festes de Gandia del 2011. Evidentemente, se conserva mucha parte del modelo de feria que ya había porque consideramos que era un modelo que tiene sentido, es un modelo muy participativo en la calle y eso gusta a la ciudadanía, entonces nosotros no teníamos el porqué eliminar eso, sino respetarlo. Además se han recuperado espacios, como el Instituto María Enríquez, donde van a haber conciertos de pago, que hace unos años no existía, al igual que se han ampliado espacio como es la Plaça de les Tradicions, donde van a hacerse actividades relacionadas con la cultura valenciana.

 

¿Esperabais esa polémica por los conciertos de pago, por la eliminación de unas actividades y potenciar otras o por el tema que no hay presupuesto para la feria?

Lo de que no hay presupuesto es verdad, sí que existía una dotación presupuestaria dentro del presupuesto del 2011 que ejecutó el anterior gobierno, pero también es verdad que ese presupuesto ya se había agotado en otras partidas como la UPI, la Cavalgata dels Clàssics, que se hizo en el mes de mayo o la fiesta de la primavera, que era una feria de la primavera que también era algo nuevo de este año, y eso es lo que se llevó prácticamente la mayoría del presupuesto que estaba destinado a la Fira i Festes del 2011, por tanto, partiendo de cero tuvimos que plantear evidentemente reducir la Fira i Festes y buscar fórmulas alternativas para ofrecer una feria de calidad pero con el presupuesto que había.

Los conciertos son actuaciones que se ofrecen a la ciudadanía y quien quiera y le gusta puede asistir y quien no quiera ir que no vaya. Hay muchísimas actividades gratuitas en la calle, al igual que también hay artistas de nivel como es Melendi o Dani Moreno. Y respecto a algunas cosas que se han eliminado, estamos hablando de pasar a la mitad del presupuesto y en algo se tiene que notar, ya nos gustaría poder ofrecer con más presupuesto para hacer más Fira i Festes, pero creo que va a ser una feria de calidad, que se va a mantener ese modelo de feria participativa y que la gente verá muchas actividades y ambiente por las calles.

 

Desaparece la cabalgata del Tio de la Porra, desaparecen las actuaciones de los Borgia, aparece el pregón de Fira i Festes, ¿es algo obligado por la cuestión económica o es el principio del cambio en el modelo de Fira i Festes?

Es obligado por la situación, parte de la cabalgata del Tio de la Porra tenía un coste de 18.000 euros y consideramos que lo importante del Tio de la Porra era el anuncio del primer día de fiestas a las 9 de la mañana, que es el que realmente anuncia la fiesta, por eso lo eliminamos. Se notará que hay una reducción económica, habrá menos luces puestas en la calle, hay menos actividades en el Passeig de les arts,… en cuanto la participación de los Borgia se ha limitado al día de Sant Francesc de Borja, que es el día que le tocaba. Creo que el año pasado ya se celebró por activa y por pasiva el V Centenario de San Francisco de Borja. En cuanto al pregón, al ser el 700 aniversario de la Fira i Festes de Gandia, entonces hemos querido ofrecer lo que supuso ese día hace 700 años cuando llegó un comisario de Jaume II a anunciar que iban a darle el privilegio a la ciudad de tener una feria.

 

Esta feria va a ser muy distinta, evidentemente, para usted…

Sí, eso seguro que sí. Una feria diferente en cuanto a que mi idea es intentar pasar por todos los lugares en los que haya actividades para la ciudad y ver cómo van las cosas. Tanto lo está siendo en estas semanas previas en toda la organización en cuanto a trabajo como me imagino que será en los días de fiesta, pero esperando que lleguen con muchas ganas  para ver cómo responde la ciudad y toda la gente que venga a visitarnos.

 

¿Con qué mensaje le gustaría que la ciudadanía de Gandia y de la comarca encarara esta feria y fiestas?

En primer lugar, que salga buen tiempo porque es un modelo de feria encarada a la calle, a participar en la calle, por tanto, es fundamental las condiciones climatológicas que pueda haber. El mensaje que me gustaría dar es que la gente pueda llegar a entender que, sobre todo, la partida presupuestaria se ha reducido mucho, que se ha hecho un gran esfuerzo, tanto por parte de todo el departamento de cultura por hacer la mejor feria con mucho menos dinero. Se han ampliado las actividades para los niños, que creo que son las edades en las que más disfrutan de las fiestas y por eso, lo hemos querido potenciar. En definitiva, invitar a la gente a participar, a salir a la calle, a disfrutar y también a valorarla y juzgarla para poder continuar con lo que funciona bien y cambiar lo que no funciona.