Guillermo Barber, concejal de Hacienda en Gandia: “Aún estoy esperando las aportaciones de los grupos de la oposición”


Viernes, 30 de Diciembre de 2011

 
Guillermo Barber, concejal de Hacienda en Gandia: “Aún estoy esperando las aportaciones de los grupos de la oposición”
Es el responsable de las cuentas en el gobierno municipal de Gandia y lo cierto es que a tenor de la auditoría externa presentada públicamente hace unos días, parece que va a ser la persona que más negativas va a tener que dar durante los próximos años. 300 millones de deuda es lo que calcula dicha auditoría y el concejal asegura que la situación es crítica, pero que espera poder salvarla con recortes y mucho trabajo. En el tema de recortes, no van a subir impuestos pero sí a priorizar lo que supone eliminar gastos “superfluos” y evitar duplicidades de servicios “como lo que pasaba hasta ahora con la Mancomunitat”. Una tarea poco agradable y nada fácil, “sobre todo cuando al elaborar el presupuesto no hago más que decir que no a todos los compañeros, que piden más dotación para sus departamentos”.

Señor Barber, acaban de dar a conocer el resultado de la auditoría externa y arroja una cifra de 300 millones de deuda y hay quien dice que ustedes se han alegrado de la cifra porque eso les permite echar tierra sobre el gobierno anterior.
Le puedo asegurar que eso es falso. No me alegra en absoluto esta cifra, que me parece escandalosa, sobre todo porque esta auditoría marca cómo está el enfermo que yo tengo que curar y lo cierto es que está muy mal, muy enfermo.

¿Ha sido realmente una sorpresa esta auditoría?
Realmente sí. Nosotros ya denunciábamos en campaña electoral que la gestión económica del anterior gobierno estaba siendo mala, pero realmente no contábamos con que hubiera sido tan mala. Esta auditoría supera en casi 60 millones de euros las peores previsiones que desde el PP habíamos hecho. Ojala hubiera tenido esta auditoría en elecciones, pero la tenemos ahora y es ahora cuando hay que abordar las medidas necesarias para paliar esta grave situación.

¿Por qué una auditoría y por qué ahora?
La auditoría forma parte de un compromiso electoral. Pese a la campaña publicitaria del PSOE en el gobierno de transparencia y claridad, aquel famoso cristal de roca, lo cierto es que han gobernado, al menos en la última legislatura, con oscurantismo y opacidad. Era necesario saber dónde estábamos para poder marcar una planificación que nos permitiera salir adelante. Y el presentarla ahora es porque no la hemos podido encargar hasta no estar en el gobierno y la empresa encargada de hacerla ha tardado unos meses en presentar el resultado. Esta auditoría marca la foto fija, el estado de las arcas municipales en junio de 2011 y nos ayuda a cumplir con el compromiso de máxima transparencia. Estamos publicando las cuentas periódicamente en la web del Ayuntamiento y también hemos hecho público este documento y pensamos seguir haciéndolo.

Un documento este, que elabora una empresa privada. ¿No confían ustedes en el personal de la “casa”?
Por supuesto que confiamos en ellos, son además unos magníficos profesionales que no solo están trabajando en firme y clara colaboración con el gobierno, es que además realizan un magnífico trabajo.  Mire, cuando sacamos el primer informe económico de esta legislatura, tan solo unas semanas después de entrar en el gobierno, fue un informe del interventor y el secretario que ya marcaba una mala cifra económica. En aquél momento el Sr. Orengo y la Sra. García dijeron que el informe no era fiable porque decían lo que el PP quería decir. Esto no es cierto, pero de todas formas pensamos que era positivo que una empresa de reconocido prestigio como Deloite podría hacer el estudio económico porque no se juega su prestigio por un Ayuntamiento como el de Gandia.  Si el PSOE no se fía es su problema, nosotros hemos hecho públicos los datos y los pueden comprobar. Son datos claros y reales.

Ustedes incluyen en esta auditoría a las empresas públicas
Claro, porque la deuda de las empresas públicas es también deuda municipal, vamos, deuda que tenemos que pagar todos los ciudadanos. No va a asumir esta deuda ninguna otra entrada ni otras personas que no sean los gandienses y su consistorio. Creemos que es lo lógico y no se hace para engordar ninguna cifra ni para marear, ya que en los datos presentados se explica claramente qué parte de deuda corresponde al Ayuntamiento en si y qué parte corresponde a las empresas.

A grandes rasgos, cuales son los datos más destacados de esta auditoría
Lo más destacado son los 300 millones de euros de deuda global que se reparten en 140’9 millones a entidades de crédito, 61’7 millones en deuda a proveedores, compromisos en inversiones y transferencias 32’4 millones y deudas de las empresas públicas 65 millones. Pero además la auditoría habla de cómo se ha generado un déficit del 25% en el año del centenario, también se habla de un descenso importante en los ingresos porque se han acabado los cánones, unos cánones con los que se adquirieron una serie de compromisos a largo plazo cuando tenía  unos ingresos que sabían que ahora ya no se pueden repetir y que ahora nos cuestan 3 millones de euros al año mantener, servicios que no tienen por que ser rentables, como servicios públicos que son, pero que no deberían ser tan caros y costosos para la ciudadanía. Entre rentables y ruinosos hay una gran diferencia. Para que todos nos entienda, cada ciudadano de Gandia debe en estos momentos 2.532€ ya sean niños, adultos, ancianos, etc.
La auditoría lo que hace al fin y al cabo es una foto de cómo estaba el Ayuntamiento cuando entramos nosotros y una serie de recomendaciones sobre dónde debemos mirar, dónde recortar y dónde hurgar para solventar esta situación.

Una de esas recomendaciones es la que hace referencia a personal
No exactamente. La auditoría lo que recoge es que entre el 2007 y el 2011, cuando el resto de administraciones no ha ampliado su nómina de personal porque la crisis era ya acuciante, en Gandia el anterior gobierno incrementó considerablemente la plantilla de personal sin tener en cuenta que no iban a tener ingresos suficientes para hacer frente a sus sueldos. Me refiero a 87 funcionarios más, no se recoge en este apartado todos los trabajadores de las empresas públicas, el personal extraordinario o los “pululantes” que tanto denunciamos en la pasada legislatura.

Y ahora, ¿qué van a hacer ustedes, o mejor dicho cómo lo van a hacer?
Pues la verdad es que es algo complicado, porque la situación es ostensiblemente peor de lo que esperábamos, pero lo primero es hacer un plan económico financiero, que en principio hemos planteado para 7 años y que será el que nos marque las líneas a seguir para devolvernos a la normalidad. Este plan viene marcado por la austeridad, porque es preciso aplicarla para poder volver a la senda de la normalidad. Mire, no queremos perder ni restringir ningún servicio, quiero poder pagar a los proveedores y a las empresas y quiero que mis trabajadores cobren lo que corresponde y en el momento que corresponde. Y eso solo será posible cuando gastemos lo que ingresamos.

Pero hasta ahora los presupuestos que se presentaban estaban cuadrados
Sí, pero porque se presupuestaba ajustando los ingresos a los gastos con ingresos ficticios e irreales, con lo que sobre el papel se podía cumplir el presupuesto pero en la realidad no se podía. Fíjese que el límite de endeudamiento legal está en el 110% y nosotros cogimos el gobierno con un 160%, cifra que tampoco era real porque había compromisos a los que hemos tenido que hacer frente con pagos y créditos que hace que cerremos el año con un 170% o más, por lo que habrá que ajustarse mucho el cinturón.

¿Cuál es el objetivo de este plan?
Simplemente volver a la normalidad de un máximo del 110% de endeudamiento. Para volver a esta normalidad es para lo que hemos presentado ese plan a la Conselleria porque ahora las cuentas ya no dependen solo de nosotros y porque para actuar hay que solicitar créditos  y en este momento no podemos. Necesitamos que nos autoricen las cuentas para poder trabajar en parámetros legales.

Señor Barber,¿si este plan ha de ejecutarse durante más de una legislatura, por qué no participa la oposición en su elaboración?
Porque no quiere. Así de claro. Mire, la oposición en los medios critica que no se les da participación, pero ya hace muchas semanas, en la primera comisión de hacienda les pedí que propusieran todo aquello que considerasen necesario para ese plan de reducción de deuda. Por si no lo habían entendido, desde el departamento les remití un oficio, vamos un documento, recordando que podían presentar las propuestas y aportaciones que considerasen oportunas y le puedo asegurar que a pesar de lo que han dicho en comunicados y medios de comunicación, a mi departamento o a mi despacho no ha llegado ni una sola propuesta. Ni una. De modo que no me queda más remedio que pensar que no se quieren implicar en esta cuestión, que he de reconocer que es complicada porque se trata de recortar y no de regalar, y eso no es agradable

¿Van a recortar muchos servicios?
Es nuestra intención no recortar ninguno, al menos ninguno básico, pero lo cierto es que hay que hacer recortes. Mire, solo hay tres fórmulas para salir de esta, subir impuestos, bajar gastos o una mezcla de las dos anteriores. El PP y el alcalde se han comprometido a no subir impuestos, así que no nos queda más que reducir gasto. Pero gasto no son servicios. Me parece injusto pedir esfuerzo a los ciudadanos que lo están pasando mal sin hacer un esfuerzo nosotros. Por ello vamos a hacer un esfuerzo desde la administración revisando partida por partida y gasto por gasto. Vamos a eliminar todo lo superfluo, los regalos, los protocolos, aquellas cosas que poco a poco suman un pico. Pero lo vamos a hacer procurando que los ciudadanos lo noten poco

¿Qué nos van a quitar, porque dice la oposición que tienen ustedes dinero para lo que quieren?
Mire, eso es un latiguillo que utilizan habitualmente, pero no es cierto. Le puedo asegurar que nosotros no nos vamos a gastar ni un centimo en contratar un satélite para que Bono hable bien del alcalde, ni en un autobús para llevar a la familia Borja a les Corts, no vamos a hacer tres cabalgatas que consuman todo el presupuesto de cultura, ni cosas así a las que tan acostumbrados nos tenía el PSOE. Vamos a eliminar duplicidades, porque ahora mismo pagamos por un mismo servicio dos veces, ya que pagamos a la Mancomunitat por servicios que funcionan muy bien en la comarca y además pagamos a otras empresas para que nos den el mismo servicio. Esas duplicidades van a desaparecer. A partir de ahí, el compromiso es que los servicios sociales y los servicios básicos van a quedar garantizados y tenemos que gestionar de otra manera para conseguir rentabilizar al máximo todo esfuerzo económico. Vamos a tener que estirar el presupuesto para que siendo restrictivo, como ya le advierto que va a ser, llegue para todo. Pero le aseguro que va a ser además el presupuesto más social que ha tenido este consistorio. Vamos a redimensionarlo todo para priorizar lo realmente importante y los ciudadanos lo van a poder ver pronto.