Jesús Montolío, Presidente de la Semana Santa de Gandia


Viernes, 13 de Abril de 2012

 
Jesús Montolío, Presidente de la Semana Santa de Gandia
“La Semana Santa me ha dado mucho más de lo que me ha quitado”
Lleva ocho años, dos legislaturas como presidente de la Semana Santa de Gandia, pero además ha sido vicepresidente, miembro de la ejecutiva, Hermano Mayor de su Hermandad y cofrade de toda la vida. Su vinculación con la Semana Santa le viene de tradición familiar y ahora que deja el cargo, es momento de hacer balance de toda una vida dedicada a la Semana Santa, y que lo seguirá estando aunque “desde otro lugar”. Lo único que lamenta de esta entrega a la Semana Santa es el tiempo que le ha quitado para estar con su familia.
Muchos años en primera línea en la Semana Santa y ahora toca dejarlo. Va a suponer un antes y un después
Supongo que de alguna manera sí, pero no porque me vaya a desvincular. Yo siempre estaré presente en la Semana Santa, de otra forma, pero ahí. Además tengo muchas ganas de ver muchas cosas que ahora no puedo vivir y que son de mi época en mi Hermandad. Tengo ganas de asistir a los actos penitenciales con los que tanto disfruto y vivirlos de particular, como un ciudadano más. Eso sí que va a marcar una diferencia, pero por lo demás, seguiré vinculado a la Semana Santa de forma activa, porque no se estar de otra forma y ayudaré en lo que pueda y en lo que me necesiten

Como persona activa que es, ¿hay algún proyecto en concreto en el que le vayamos a ver próximamente?
Seguramente sí. He de reconocer que ya he recibido ofertas de distintos proyectos en los que creo firmemente, porque soy persona que cree firmemente en que tenemos que estar para ayudar a los demás, pero creo que primero hay que cerrar esta etapa y luego, con tiempo, afrontar nuevos retos. Además ahora creo que toca dedicar un tiempo a Lola (mi esposa), porque hemos tenido siempre casa llena con mis hijos y ahora ya se han casado y la casa está más vacía y ella que me ha compartido muchos años con la Semana Santa se merece que ahora sea ella la primera prioridad.

Nada mejor que una compañera implicada para ser una compañera comprensiva
Sí, ha sido la mejor compañera. Ella es muy comprensiva, también está muy vinculada a la Semana Santa y me ha apoyado en todo siempre. Además siempre me ha sabido aconsejar de la mejor manera posible y me ha ayudado mucho. Además yo he tenido siempre muy presente que el presidente y la Madrina no debían ir de viudos, sino que debían ir a los actos acompañados por sus consortes y la verdad es que ha funcionado muy bien porque así Lola ha estado a mi lado y eso me da mucha confianza y mucha seguridad.

¿Ha habido mucha evolución en la Semana Santa en estos años?
La verdad es que sí. Una evolución muy visible que ha sido la de sacar muchos actos a la calle. Ya no solo se hacen procesiones de traslado. También se hacen procesiones penitenciales y de oración. La Semana Santa se ha hecho más visible y más comprensiva. Lo que hemos pretendido es que la Semana Santa se involucre más en la sociedad gandiense y viceversa. Había que conseguir una unión y además había que conseguir que las hermandades se sintiesen plenamente representadas en la Junta Mayor. Era necesario sacar la iglesia popular a la calle, que la gente pueda venerar en la calle a sus imágenes. Eso ha proliferado porque ahora hay mucha necesidad y la gente necesita aprovechar cualquier circunstancia para pedir para su familia y para sus seres. Esto es muy importante y eso hace que la gente viva mejor la Semana Santa.

¿Cuál es la asignatura pendiente de Jesús Montolío como presidente?
Tengo varias. Una es el tema de los itinerarios, el tema del Prado es nuestro problema que habrá que conseguir salvarlo porque no tenemos itinerario y es preciso encontrar solución. Otra asignatura ha sido un empeño que no he conseguido, que el Crist de l’Empar procesiones por Beniopa, que es su barriada y que estoy seguro que sería un éxito. El tercer tema es la gente joven. Se que están muy activos, cada vez más, pero me hubiera gustado poder hacer actividades para ellos cada semana o al menos una al mes para que estén sus ideas más vivas y más presentes.

¿Cómo le gustaría que le recordasen como presidente de la Semana Santa?
Me abruma un poco esto de pensar en formar parte de la Historia, pero lo cierto es que si por algo se me ha de recordar, me gustaría que fuera como una persona que ha luchado por hacerlo lo mejor posible. Soy hombre de Semana Santa y he luchado y he querido lo mejor para la Semana Santa.