Entrevista en el periódico 7 1/2 Noticias a Pilar Gavilà, concejal de Binestar Social en Gandia


Viernes, 22 de Junio de 2012

 
Entrevista en el periódico 7 1/2 Noticias a Pilar Gavilà, concejal de Binestar Social en Gandia
“Lo importante son siempre las personas, las que atienden y a las que atendemos”
Hace apenas un año que accedió al cargo como responsable del departamento de Bienestar Social de Gandia y en este tiempo no ha parado. Asegura que el trabajo del departamento es inmensamente mayor al que la gente cree, porque no solo gestionan ayudas o a tienden a colectivos, es un trabajo que va mucho más allá, se trabaja con personas, con mundos individuales que requieren de una atención completa, pero además se hace intentando maximizar los recursos y cuadrar los números, algo que asegura es harto complicado “sobre todo por la herencia recibida”. Este año lo ha dedicado a planificar, sanear y organizar pero sin dejar de prestar atención, aunque eso sí ha habido que “meter tijera” en temas que en otras épocas de bonanza económica, seguramente se habrían mantenido, como por ejemplo la presentación de facturas por parte de colectivos sociales de manera extrapresupuestaria.
Sra. Gavilà, se cumple un año al frente del departamento, ¿cómo lo definiría?
Ha sido un año de auténtica locura. Un año en el que hemos intentado poner el departamento en el lugar que le corresponde y devolver la relevancia a los procesos técnicos y profesionales por encima de los políticos. Hemos tenido que buscar nuevas fórmulas para mejorar la atención a colectivos y personas pero con un presupuesto casi nulo cuando comenzamos la legislatura, ya que las cuentas del departamento estaban en números super rojos, así que este año ha sido de cancelar deudas y partir de cero. Pero además ha sido un año muy intenso. Piensa que pese a que tenemos menos personal, estamos prestando más servicios y además hemos luchado para que estos servicios se mejoraran, que en algunos casos era más que necesario.

¿A qué se refiere con mejorar servicios?
A mejorar la atención literalmente. Nuestra prioridad ha de ser las personas, es una prioridad marcada de forma bidireccional, porque es importantísima la gente a la que atendemos desde el departamento, pero también lo es la gente que atiende, nuestros profesionales. Por ello ha sido una tarea desde dentro y desde abajo. Hace un año, cuando una persona venía a solicitar ayuda al departamento, había una lista de espera de unos 18 y 20 días, ahora y gracias a nuestros profesionales, hemos llegado a rebajar el plazo de atención hasta los 3 ó 4 días, que me sigue pareciendo mucho tiempo, porque habitualmente cuando alguien recurre a nosotros es que ya no encuentra ayuda ni solución a su situación y se encuentra desesperado y para alguien así tener que esperar 4 días es una eternidad, pero estamos mejorando en un contexto complicado. Tengo que agradecer el apoyo del Alcalde en el día a día de mi departamento, ya que si no fuéramos una de sus prioridades más claras, estaríamos como antes. De todas formas, quiero dejar bien claro que todo ello sólo ha sido posible por la implicación y el trabajo de los funcionarios y trabajadores del departamento, desde los trabajadores sociales, pasando por los educadores o el personal de Dependencia y también el administrativo, todo se lo debemos a ellos.  El objetivo es conseguir la inmediatez y ello solo es posible con un departamento entregado y colaborador como es el que hemos conseguido tener.

¿Cuáles son los servicios que se prestan desde el departamento?

En realidad son muchos servicios, unos son más conocidos por la ciudadanía en general, pero hay otros que por su idiosincrasia no son tan conocidos.  Lo cierto es que es algo bastante normal porque somos un departamento que se suele conocer cuando se tiene un problema o una necesidad. Atendemos desde casos de violencia de género, que son quizás de lo más sonado, a través del OAVD, pasando por ayudas a familias desestructuradas a través del SEAFI, ayudas a la dependencia que aunque se retrasan bastante estamos trabajando para gestionarlas de la mejor manera posible y conseguir mejorarlo. También atendemos servicios como cursos para reinserción de jóvenes con condenas menores o en libertad vigilada, atención a mayores con servicios de ocio y envejecimiento activo, como los centros de convivencia para mayores, así como el apoyo y coordinación de acciones con asociaciones de marcado carácter social. Estas son nuestras prioridades siempre, pero además hay todo un abanico de acciones y ayudas mucho más específicas que se gestionan de forma personalizada, mirando caso por caso y proporcionando las ayudas necesarias en cada caso, porque a veces la ayuda necesaria es económica, pero generalmente lo que estas personas necesitan no es dinero, sino atención y ayuda profesional en diferentes ámbitos.
¿A qué tipo de colectivos se destinan las acciones del departamento?
En realidad destinamos recursos a un número importante de colectivos y entidades, porque hay que reconocer que aquellas personas que tienen una carencia suelen asociarse, pero es importante recordar que no atendemos solo a colectivos organizados, destinamos la mayor parte de los recursos económicos a atender a los más necesitados. De hecho, hemos duplicado el presupuesto para ayudas económicas de emergencia, un recurso que antes contaba con una cantidad irrisoria. Además, hacemos un gran esfuerzo en apoyar a las asociaciones y colectivos de un marcado carácter social, es por ello que procuramos mantener una línea de comunicación abierta con entidades como la Asociación de Parkinson, Cáritas, ASAEM, Cruz Roja, Alzheimer, etc. Estas entidades realizan una labor encomiable y por ello es por lo que desde el gobierno se les presta ayuda, fundamentalmente económica, aunque también se les presta otro tipo de ayuda como asesoramiento legal, prestaciones de servicios, convenios de colaboración, etc.

¿Cuál es la cantidad económica que el departamento destina al apoyo a estos colectivos sociales?
Durante el año 2012, aproximadamente se van a destinar unos 700.000€, sobre todo para aquellas entidades de un marcado carácter social, como por ejemplo Cáritas a la que se ha destinado 101.000€ o Cruz Roja que ha percibido la misma cantidad.

Estas entidades realizan una serie de servicios importantes, ¿son servicios que como presta la entidad ya no los presta el ayuntamiento?
No, una cosa no quita la otra. En el caso de Cruz Roja y Cáritas, cualquier recurso siempre va a ser poco con el contexto de grave crisis en el que nos encontramos. Son servicios que presta el Ayuntamiento de igual forma, por ello es por lo que perciben esas importantes cantidades económicas.  Es decir, no los prestan las asociaciones porque sí, sino porque se llega a un acuerdo con ellas para que, bajo la supervisión del Ayuntamiento, atiendan diferentes necesidades. Lo hacemos de manera coordinada. La atención ha de ser directa, rápida pero sobre todo profesional, porque una ayuda mal prestada puede ser peor que la falta de ayuda.

Hablando de las asociaciones y las ayudas, hay entidades que se están quejando desde el inicio de la legislatura de deudas e impagos, ¿cómo están las deudas a día de hoy?
Es cierto que cuando llegamos al departamento nos encontramos con una situación difícil de entender: asociaciones que tenían deudas acumuladas desde 2009 y que estaban calladas, pero que fue entrar nosotros y empezaron a reclamar el pago de las deudas de forma inminente. Hay que entender que tienen todo el derecho a reclamar ese dinero, porque se les debía, pero me resultaba difícil de entender que reclamaran una deuda que habían callado durante tanto tiempo. Independientemente de estas situaciones puntuales, hicimos una importante limpieza y destinamos todo el dinero posible a saldar dichas deudas, de modo que a día de hoy estamos prácticamente al corriente con entidades sociales, aunque he de reconocer que siguen apareciendo de vez en cuando facturas “extrañas” en algunos cajones. Decidimos en su día que no era momento de recriminar a las asociaciones o colectivos lo que había, pero sí que había que evitar que se volviera a producir una situación similar, y en ello estamos. Estamos hablando de deudas por más de 400.000€, que se dice pronto, pero es mucho dinero, sobre todo para un departamento como este que siempre necesita más recursos.

¿Eso es lo que les ha llevado a eliminar ayudas a asociaciones?
No, el Alcalde tenía claro que toda asociación o colectivo que destinara sus recursos a un fin social relevante debía contar con nuestro apoyo, también económico. Por eso no solo no hemos eliminado convenios, sino que algunos los hemos aumentado.