Entrevista en el periódico 7 1/2 Noticias José Marín-Roig, profesor de Gestión e Innovación del Campus de Gandia


Viernes, 29 de Junio de 2012

 
Entrevista en el periódico 7 1/2 Noticias José Marín-Roig, profesor de Gestión e Innovación del Campus de Gandia
“Hay que orientar a los jóvenes hacia el autoempleo como opción válida de futuro”
Ante la actual situación de crisis es necesario encontrar un camino adecuado a seguir tanto para encontrar empleo como para mejorar los resultados de las empresas que ya están establecidas. Para ayudar tanto a los jóvenes emprendedores como a los empresarios o estudiantes a encontrar el camino adecuado a seguir, desde la Escuela Politécnica de Gandia, junto al Ayuntamiento de Gandia y a un grupo de empresarios han puesto en marcha un proyecto de cursos y talleres, del que participa Pepe Marín como profesor y él mismo nos ha hablado del proyecto y sus beneficios.

Profesor Marí, ¿a quién se dirige este proyecto y qué pretende?
El proyecto en general responde a la necesidad que tiene la Comarca en particular y España en general de impulsar la creación de empresas innovadoras y jóvenes debido a la situación casi desértica que se ha generado con esta crisis.  Muchas empresas se han cerrado, las que están sobreviviendo lo están pasando mal y además la cultura de empresa no está arraigada en nuestra zona, normalmente los jóvenes estudian con la intención de al acabar dedicarse a hacer circular su currículo hasta ser contratado por alguna empresa o prepararse para una oposición, pero no piensa habitualmente en crear su propia empresa. Con este proyecto pretendemos dar opciones a las empresas que ya están creadas pero también ofrecer información e incentivación a los jóvenes para convertirse en emprendedores.

¿Existe cultura de emprendedores en nuestro País?
No, lo cierto es que por desgracia no existe esa cultura. Hace unos días impartí una conferencia en la Escuela Politécnica Superior de Gandia bajo el título “yo no me quiero ir a Alemania” y no porque Alemania sea un mal país sino porque es uno de los destinos más de moda. Y esto se traduce en el gran drama social que estamos viviendo. Nuestros jóvenes, en los que invertimos mucho tiempo y dinero en su formación, cuando terminan no tienen opciones de empleo aquí y han de buscar salidas en otros países, Alemania, Suecia, Dinamarca, etc. Tomando como base esto es como nace este proyecto, porque entendemos que es la Universidad la que ha de hacer de motor de estas iniciativas.

Pero en el proyecto no está sola la Universidad
No, porque entendemos que aunque debemos ser el motor, no podemos ser los únicos que participen de él, sino que en el proyecto deben estar implicados otros sectores como el de la Administración y el empresariado. Por eso, cuando tuvimos claro el proyecto, nos dirigimos al Ayuntamiento de Gandia que recibió con muy buenos ojos la propuesta y luego nos dirigimos a los empresarios, porque tan importante es generar la cultura de emprendedor y crear una red de empresarios jóvenes y de autoempleo, como conseguir que las empresas que ya están en marcha se consoliden y lleguen a obtener mejores resultados.

Existen empresas que están aguantando el tirón económico pero que lo hacen casi por inercia o porque  los costes de desaparecer se asemejan a los de mantenerse y por ello aguantan. ¿Para estas empresas es para las que desarrolláis las actividades?
Estas empresas se llaman zombies porque se dicen que están en el terreno de los muertos vivientes. Están en tierra de nadie y en realidad estamos en un trabajo de detectar cuales son esas empresas, en qué sectores se encuentran, acudir a ellos y ver qué fórmulas son las que les pueden ayudar, ayudarles a identificarse con el territorio y a través de gestores de la innovación y entre las empresas privadas y la Universidad ayudarles a pivotar, es decir, a emprender dentro de la empresa, que la empresa tradicional introduzca un factor que es fundamental que es la creatividad

Este es el aspecto más fuerte con el que habéis empezado el proyecto
Sí, la creatividad para la innovación empresarial es fundamental. Hemos empezado el proyecto con un curso completo sobre estas cuestiones que tiene además talleres, se han impartido ya dos, el tercero ha empezado esta semana y todavía nos quedan dos más, a los que se puede acudir de forma individualizada y probar, para descubrir que es relativamente sencillo y que funciona.

¿Para qué nos sirve la creatividad?
Los medios lo sabéis muy bien, porque habitualmente se ha utilizado para la publicidad y el marketing.  Las ideas creativas nacen a partir de técnicas muy concretas que están muy bien estudiadas y que hace ya algunos años empezaron a implantarse en las empresas. El objetivo fundamental: generar nuevas ideas para negocios, de negocios o de comunicación. En estos talleres no solo enseñamos cuales son las ideas sino cómo aplicarlas de forma práctica a sus empresas. Los empresarios que participan salen de los cursos con ideas claras y personalizadas. Luego tendrán que trabajar e implicarse para llevarlas a cabo. Pero los empresarios de esforzarse y trabajar ya saben mucho.

Hay otro aspecto importante que es el mecenazgo
Sí, es un aspecto que nos parece muy importante y que está funcionando bastante bien. Realmente cuesta mucho montar un curso en Gandia porque la masa crítica es muy concreta, el día a día de cada uno es complicado, hay a quien no le viene bien y aunque hemos puesto horarios adaptados, dos días por semana por la tarde, lo cierto es que a pesar de ello, hay empresarios que no podían venir. Por ello hemos hecho una labor de telemarketing para mostrar a las empresas lo que teníamos. Cuando no podían venir se les ofrecía la posibilidad de pagar una beca a un joven de la comarca para que se forme en este tema y lo cierto es que a esta fórmula que le hemos llamado mecenazgo, han respondido muchas empresas con la intención de que los jóvenes de la comarca mejoren y hagan nuestra comarca un espacio más competitivo.

¿Qué es lo más recomendable?
Hay muchos aspectos importantes y recomendables. Uno de los que más recomendamos es el taller que se ha llevado a cabo esta misma semana viernes y sábado que es el taller de LEGO, un taller que hace que las empresas que aplican esta técnica tengan equipos de trabajo más cohesionados, más creativos, con más participación y más ideas. El último de los talleres se llama de trituración, porque aunque hacemos prácticas con ejemplos reales, lo cierto es que necesitamos pisar más la realidad, por ello este último pretende generar ideas y desarrollarlas a medida de empresas. Por ello estamos pendientes de si alguna empresa que tenga espacio nos quiera acoger y prestarnos un lugar donde trabajar a cambio de esos proyectos para la empresa.


Este proyecto se ha iniciado hace unas semanas, pero no termina ahora
No, realmente vamos a seguir después del verano porque estamos obteniendo una buena respuesta y porque pensamos que es necesario seguir en esta línea. Además, vamos a crear un Centro de Emprendedores en el Campus de Gandia. Es necesario que los emprendedores además de las ayudas que se lanzan desde las administraciones tengan un espacio donde se les ayude a poner en marcha esas ideas. Hemos habilitado un espacio físico para que los emprendedores, sean jóvenes o no, puedan ver bajo la tutoría y consejo de un experto, si su idea es viable o no, cómo ponerla en marcha, cómo conseguir ayudas o financiación, etc. Lo único que tienen que tener es ganas de emprender, lo demás se lo facilitamos nosotros.

Este es un proyecto que nos parece fundamental y que puede ayudar mucho a cambiar la dinámica empresarial de esta comarca y por tanto de nuestro entorno.

¿Es este el camino para romper con la crisis actual?
No lo sé, es algo que no se puede saber, aunque nosotros estamos convencidos que sí lo es. Es necesario cambiar la mentalidad de los jóvenes, pero también es necesario romper algunos mitos como los que identifican a empresario con explotador, porque necesitamos que la sociedad adquiera una cultura emprendedora y de empresa. Por ello tenemos más proyectos, estos dedicados a los más jóvenes, por lo que hemos propuesto una actividad para los estudiantes de colegio e instituto que se basa en un juego empresarial denominado El Plan. Una especie de Monopoly pero de empresas y de la comarca. Jugarán entre ellos y tendrán una final en el Campus con el objetivo de premiar las actitudes emprendedoras.