“No soy político, soy un técnico contratado para desarrollar un papel técnico” Es probablemente el gerente más conocido de la empresa pública de Gandia, una notoriedad que asegura no busca ni quiere, y lo cierto es que no es algo que vaya con su carácter, una persona tímida, discreta, exquisita en las formas y cuyo objetivo es pasar desapercibido mientras cumple con el encargo de reflotar la empresa pública de Gandia. Gonzalo Morant accede, con ciertas reservas, a realizar esta entrevista en la que nuestro objetivo es conocer algo más qué es y para qué sirve la empresa pública. ">

ENTREVISTA EN EL PERIóDICO 7 1/2 NOTICIAS a Gonzalo Morant, gerente de la empresa pública IPG


Viernes, 12 de Julio de 2013

 
ENTREVISTA EN EL PERIóDICO 7 1/2 NOTICIAS a Gonzalo Morant, gerente de la empresa pública IPG
“No soy político, soy un técnico contratado para desarrollar un papel técnico”
Es probablemente el gerente más conocido de la empresa pública de Gandia, una notoriedad que asegura no busca ni quiere, y lo cierto es que no es algo que vaya con su carácter, una persona tímida, discreta, exquisita en las formas y cuyo objetivo es pasar desapercibido mientras cumple con el encargo de reflotar la empresa pública de Gandia. Gonzalo Morant accede, con ciertas reservas, a realizar esta entrevista en la que nuestro objetivo es conocer algo más qué es y para qué sirve la empresa pública.
¿Qué es Iniciatives Públiques Gandia?
Es una empresa que nace en la anterior legislatura, con el gobierno socialista y en realidad es una herramienta más que pretende darle facilidad al ayuntamiento para elaborar, con más agilidad, los proyectos que de otra forma se retrasarían en exceso en el tiempo a consecuencia de la burocracia

Es algo así como hecha la ley, hecha la trampa
No, porque la ley establece cómo y de qué manera se ha de constituir y gestionar esta empresa pública. Lo que puede llevar a engaño es por qué si lo gestiona una empresa es más rápido que si lo gestiona un ayuntamiento, y la respuesta es sencilla. Los procesos de contratación, licitación, alegaciones, etc., que requieren los proyectos que realiza y desarrolla un ayuntamiento están regidos por la ley de haciendas locales y supone unos plazos y requisitos más largos y farragosos de los que requiere la ley de empresa que es la que rige a la empresa pública, por eso, siendo perfectamente legal, es más rápido desarrollar proyectos a través de la empresa pública que a través de los departamentos municipales.

Ahora tenemos una empresa pública, pero al inicio de la legislatura eran varias que ustedes han ido reabsorbiendo en una sola, ¿por qué?
Cuando el PP entra al gobierno se encuentra con 5 empresas pública, IPG que es la matriz y de ella dependen la Agencia de l’Habitatge, Iniciatives Esportives, Gandia Protur y la de la Televisión Pública. Lo primero que vimos es que todas ellas eran una ruina económica, así que teniendo en cuenta que IPG era la empresa matriz con el 100%  del accionariado de esas empresas y dado que tenía epígrafes que le permitía gestionar todas las áreas de las otras empresas, decidimos, por una cuestión de ahorro, tanto económico como social, reabsorber las empresas en una sola que es más ágil, más transparente, con menor coste social y evidentemente menor coste económico. Ahí hemos podido observar que se sigue gestionando lo mismo que antes y eso demuestra que para lo que servían tantas empresas no era más que como nido de contratación de personal afín al Sr. Orengo

Se habla constantemente de IPG como agencia de colocación del PP. ¿Qué hay de cierto, cómo y a cuanta gente se contrata desde la empresa?
Es rotundamente falso que haya más personal, es justo al contrario, tenemos muchísimo menos personal. Cuando yo entro las cinco empresas públicas tenían una barbaridad de personal contratado que además tenían un sistema de trabajo muy extraño porque había gente contratada en una empresa pero trabajaba para otra, había personal que no fichaba pero trabajaba en la empresa, otro personal contratado que cobraba pero no fichaba y no se sabía en que trabajaba ni si lo hacia. Decidimos que había que clarificarlo todo y al reabsorber fuimos despidiendo a casi todos, luego se contrató a algunas personas que necesitábamos para el normal desarrollo de la empresa pero en estos momentos no tenemos personal contratado ni en un tercio de personas comparando con las que teníamos en el modelo anterior. Y esto es algo que se puede comprobar fácilmente en la empresa, no es algo que diga yo , y la mercantil sigue rindiendo y posiblemente mucho mejor


¿Cuál es tu papel como gerente de la empresa?
Gandia es una gran ciudad y mi papel como gerente de su empresa pública es un papel difícil de llevar por la situación de la ciudad, por la crisis económica y sobre todo por la situación en la que me encontré la empresa cuando llegué, pero como dice el alcalde, con trabajo, trabajo, trabajo, se consigue salir adelante. Es cierto que hay días que te vienes abajo pero siempre encuentras de nuevo las fuerzas para salir adelante y hacer que la empresa funcione. Mi papel es que la empresa funcione en la línea adecuada y esa línea pasa por que la ciudad no se pare por mala que sea su situación económica. Ahora estamos apostando por la fórmula de trabajo a coste cero, es decir, que las obras que estamos iniciando y que son muchas, no les cueste a los ciudadanos de Gandia ni un euro, que mediante empresas, convenios o fórmulas de concesión y similar, las obras y los costes no los asuma directamente la ciudad ni sus ciudadanos.

¿Qué fórmula es la que utilizáis?
La de no paralizar la ciudad porque no haya dinero. No hay dinero, eso es cierto, pero debemos encontrar la fórmula para seguir invirtiendo en urbanismo, en deporte e infraestructuras deportivas, en bienestar social, donde se está haciendo un esfuerzo ímprobo para conseguir prestar atención a todos los ciudadanos de Gandia. Hay una fórmula que es la que se ha utilizado anteriormente y que nosotros no queremos ni podemos utilizar que es la de el endeudamiento. No podemos seguir hipotecando el futuro de la ciudad porque eso es pan para hoy y hambre para mañana.

Ha repetido en varias ocasiones que se encuentra la ciudad en una situación caótica, ¿cómo de caótica era la situación, cómo estamos ahora y hacia dónde pretendemos ir?
Cuando me llama Arturo Torró para que gestiones las empresas públicas, me paso la primera semana revisando balances de las empresas y se me viene el mundo encima. Cuando estudias en Valencia hay una asignatura, contabilidad analítica, te pone todos los aspectos de una empresa con los que te puedes encontrar, balances buenos, balances normales y balances malos. Pues los balances que me encontré eran mucho peores que el caso más pésimo que estudié en la carrera. La empresa ahora está mejor, no estamos todavía bien, ni mucho menos, pero estamos consiguiendo pagar a los proveedores, lentamente pero les estamos pagando y quiero aprovechar para agradecer la paciencia que demuestran y estamos consiguiendo hacer muchas cosas y acometer obras y proyectos sin pedir ni un préstamo, algo que es muy difícil.

¿Es la única vía para recuperarse económicamente, la de no pedir más créditos a entidades financieras?
Sí, hay que intentar rentabilizar al máximo, optimizar recursos y no endeudarse más sin por ello parar la ciudad. Mira, si observamos las cuentas de los proveedores y acreedores del gobierno anterior suman cifras desorbitadas comparando lo de hoy. Estamos ahora mismo gastando en lo que es imprescindible.

Ustedes aseguran que las cosas empiezan a funcionar, pero desde el gobierno insisten en que todo va mal y para argumentarlo aseguran que una de las muestras claras de ello es que tenían que haber presentado ya las cuentas anuales y no lo han hecho.
La oposición parece mentira que haya pasado tanto tiempo en el gobierno y ahora no sepa cómo van las cosas. Ese es un problema, que no preguntan, acusan sin más y eso no está bien. Es cierto que las cuentas de la empresa se han de presentar de forma anual a 30 de junio y también es cierto que se ha superado el plazo legal de presentación, pero también es cierto que este año ha sido un año especial por la fusión de las cinco empresas en una. No es tan sencillo como parece y las cuentas ha habido que cuadrarlas muy bien, por ello, conocedores de la dificultad, en previsión de no llegar a tiempo, se pidió una prórroga a Hacienda y se nos ha concedido. Tenemos todavía un colchón de tiempo para poder presentar las cuentas y si la oposición hubiera tenido un interés real, habrá venido al despacho a preguntar y yo gustosamente les habría contado lo que pasa, pero ellos parece no tener interés real de cómo están las cosas, solo quieren desacreditar al gobierno y para ello utilizan todo lo que está a su alcance y reconozco que la empresa y su gerente somos objetivos relativamente fáciles.

Es por eso que desde la historia de las empresas públicas de Gandia en 2006, eres el gerente más famoso que ha tenido nunca
Por desgracia es así, y mira que mi objetivo ha sido siempre cumplir el consejo de uno de los mejores profesores de la carrera que me dijo “el mejor consejo que te puedo dar es que pases desapercibido”. Lo he intentado siempre y hasta ahora me había ido bien, pero ahora parece que no hay manera. Yo creo que es porque yo no soy político y no estoy acostumbrado a según qué cosas o críticas. Para mí las palabras sí tienen peso e importancia. He de reconocer que parte de la fama me viene porque, por falta de práctica, respondí a una provocación y reconozco que no debí hacerlo pese a que se me llamó corrupto en la sala de prensa del Ayuntamiento y eso afectó más a mi familia que a mí pero afectó. He aprendido la lección, se que nunca más debo reaccionar sin antes contar hasta cien y mi propósito es que dentro de dos años, cuando presente balance de mi gestión las cosas estén bien y que las cuentas que presente no tengan nada que ver con lo que yo me encontré.

Vamos, que Gonzalo Morant no quiere notoriedad ni fama a través de la empresa pública
No porque no soy político ni quiero ser político, yo soy técnico, soy personal laboral y no podría ser político. Yo no puedo justificarlo todo con aquello de “es política”. La política para los políticos yo quiero dedicarme a lo mío que es los números y la parte técnica. Quiero que todo este asunto quede cerrado con la absolución y lo único que quiero añadir es mi agradecimiento profesional y personal a Arturo Torró, porque cuando se hizo público este altercado me defendió a capa y espada sin siquera venir al despacho a preguntarme qué había pasado. Él me conoce sobradamente y esa defensa yo quiero agradecerla públicamente. Por lo demás, la notoriedad para los políticos, yo prefiero seguir en mi despacho con mis números y pasar desapercibido.