Entrevista en el 7 1/2 Noticias a David González, exalcalde de Oliva


Viernes, 3 de Enero de 2014

 
Entrevista en el 7 1/2 Noticias a David González,  exalcalde de Oliva

“He intentado gobernar para mis ciudadanos y no para mi partido ni para la Historia”

Acaba de renunciar al cargo de alcalde de Oliva por mor del pacto cuatripartito que firmara hace año y medio y que desbancó al PP de la alcaldía de Oliva. Ahora, pese a los rumores y comentarios, Gonzáles ha presentado su dimisión y el 4 de enero Salvador Fuster será investido alcalde de Oliva. González no ha querido conceder entrevistas hasta que el proceso se hubiera culminado y hubiera dejado ya la alcaldía, llegado a ese punto, ha valorado para nosotros lo que ha supuesto el cargo a nivel personal, los logros, las decepciones y el momento actual de Oliva.

Sr. González, cómo ha sido la transición
Creo que ha sido una transición modélica, sin contratiempos, era una transición prevista y acordada desde hace 18 meses, cuando firmamos la moción de censura, por tanto a nadie le ha pillado por sorpresa pese a los rumores que han surgido a última hora. Es un cambio que estaba previsto, que se ha llevado a cabo de forma que interfiera lo menos posible en la vida de la ciudad de Oliva, ha sido una etapa más que creo que estamos culminando muy bien. Esto no ha terminado porque todavía quedan temas pendientes y seguiremos trabajando como un equipo de gobierno que somos y seguiremos en contacto Salvador Fuster y yo para aclarar esos temas pendientes.


Parece, sobre  todo desde algunos puntos de la sociedad olivense que era una especie de sorpresa porque había incluso rumores de que usted no renunciaría jamás a su cargo de alcalde.
Bueno, como le decía son rumores sin fundamento que se  han propagado por parte de algunas personas. Los rumores son habituales siempre pero frente a los rumores están la seriedad y cumplir la palabra dada y desde BLOC Compromis siempre hemos sido serios tanto desde el gobierno como desde la oposición y nos tocaba dar este paso, insisto, siempre desde un mismo proyecto y dentro de un mismo equipo de gobierno, algo que además estaba previsto desde el primer día.


¿Cómo ha sido esto de ser alcalde, aunque lo haya sido con una fecha clara de caducidad y ha tenido solo 18 meses para desarrollar sus proyectos, con lo que supongo que se le habrán quedado muchas cosas por hacer?
Sí, efectivamente se han quedado muchas cosas por hacer, ha sido poco tiempo, si habitualmente cuando hablas con los alcaldes siempre dicen que han tenido poco tiempo para hacer las cosas, que es necesaria una segunda legislatura, imagínense a mí. A pesar de ello he de reconocer que lo he vivido muy intensamente, me he dejado la piel y lo he dado absolutamente todo lo mejor de mí y la verdad es que pese a que me había hecho una idea de lo que era ser alcalde, llevaba ocho años en el ayuntamiento con responsabilidades de gobierno pese a lo cual he de reconocer que era novato. En algunas cuestiones no me lo esperaba, en otras era lo que esperaba. He disfrutado mucho pero también he sufrido muchísimo y me queda la satisfacción de que he trabajado por y para mi ciudad y sus ciudadanos y aunque suene una frase hecha, le puedo asegurar que eso te da fuerzas para seguir adelante en muchas ocasiones.


¿Qué es lo que ha podido más, porque me imagino que no son estos los mejores momentos para ser alcalde por la crisis, la crispación política, etc..., con qué se queda?
Ha hecho muy bien la lectura, me he encontrado con una gran crispación, con una situación de crisis generalizada que hacía imposible recurrir prácticamente a ninguna institución para pedir ayuda, con unos índices de paro increíbles y muchas dificultades. A pesar de ello, he de reconocer que he trabajado con un equipo de 13 concejales que forman parte de cuatro partidos diferentes. Me he sentido apoyado y también he intentado que se sintieran apoyados por mi y por la alcaldía y eso ha sido importante, sobre todo teniendo en cuenta la situación de la que veníamos, con una importante crispación política y una crispación que empezaba ya a contagiar a la sociedad civil. Una de las cosas de la que me siento orgullosos es de haber podido formar equipo. Es una época muy dura, nada más entrar tuve que hacer frente a una sentencia de Martí i Deveses por 850.000 euros, otra sentencia sobre Oliva Nova con 1.2 millones de euros más algunos terrenos, la actualización de precios de FCC por 650.000 euros, todo eso en un año y medio, lo que ha mermado muchísimo la capacidad de inversión, pero creo que también hemos de ir acostumbrándonos a que la gestión ha de ser diferente y en eso hemos hecho un trabajo intenso, gris pero importante con revisiones de contratos, ajustes de precios, reestructurando, mejorando eficiencia, negociando personal, etc. Creo que hemos hecho lo que tocaba y sobre todo si hay algo que no me ha preocupado ha sido buscar la placa de inauguración ni el nombre en los carteles, creo que hay  cosas mucho más importantes. Además, tenemos que tener en cuenta que esto no es el final, sino una parte de la legislatura que acaba en 2015.

¿En el ámbito personal, el esfuerzo ha valido la pena?
Siempre, sin lugar a dudas a nivel personal el esfuerzo ha valido la pena. Suena a frase hecha pero para mí ha sido un auténtico honor trabajar por mi ciudad, una ciudad que quiero y por tanto todos los esfuerzos han valido la pena. Han pasado factura en el ámbito personal, en la salud, pero ha valido la pena porque un político no puede entender llegar a ser alcalde sin entregarlo todo por su ciudad. Ha valido la pena


Usted no es nuevo en política pero ser alcalde le ha supuesto ser el blanco de la diana de una forma más clara. ¿Esa crítica se entiende?
El blanco de la diana lo he sido por diferentes motivos, pero cuando uno es alcalde asume que lo es por casi todo. He querido ser una alcalde diferente en esto también y no se si lo he conseguido, pero tengo muy claro que en democracia se ha de aceptar la crítica y se ha de aceptar de la mejor forma posible. He respetado a todos los periodistas tanto si han redactado de forma más favorable o menos favorable porque soy defensor de la libertad de expresión, de prensa y de opinión. He intentado no actuar jamás de forma vengativa o con represalias por opiniones vertidas por vecinos o asociaciones que pensaban que las cosas no se hacían como ellos esperaban, he preferido rectificar y reconducir la situación. Creo que en estos momentos lo que toca por parte de los políticos es reconducir la situación y la forma de hacer política con una regeneración clara.


¿De qué es de lo que se siente más orgulloso haber conseguido y qué le hubiera gustado hacer?
Empezando por lo que me hubiera gustado hacer, reconozco que me hubiera gustado hacer muchas más cosas, pero en 18 meses no hemos llegado a más. El trinquet no se ha podido acabar pero ya se está redactando el proyecto para su finalización mediante un convenio singular con la Diputación. Me hubiera gustado acabar con los problemas de las urbanizaciones, pero la realidad es la que es y los tiempos son los que son y está todo bastante avanzado. Me hubiera gustado acabar la remodelación de la planta baja del ayuntamiento para que sea más accesible al ciudadano y aunque está adjudicado no está acabado. Sí hemos acabado el cambio en la Web con un acceso claro de los ciudadanos a trámites necesarios, somos más transparentes, hemos aprobado el reglamento orgánico municipal que dota de más recursos a los partidos de la oposición, acceso a registros de entrada y salida, resoluciones de alcaldía, facturas, etc. En urbanismo se ha gestionado mucho, pero hay mucho trabajo gris, farragoso y silencioso pero efectivo porque por ejemplo, ahora estamos por debajo del 60% de endeudamiento, por lo tanto estamos en la senda de la recuperación económica, aunque no ha sido fácil, hemos conseguido negociaciones claras en la plantilla municipal, mejoras en la policía, mejor programación cultural, etc.


Cree que la ciudadanía se ha dado cuenta de esa mejora
Probablemente ese haya sido un error, pero lo cierto es que no me he preocupado por comprobar si los ciudadanos conocían lo que estábamos haciendo, todos los esfuerzos se han ido a gestionar porque era lo que nos importaba. Ya le digo que no he gobernado de cara a los flases ni a la historia, sino buscando lo mejor para los ciudadanos y eso es la gestión que en muchos casos sobrepasará no a mi mandato sino incluso a esta legislatura.


Parece que una de sus asignaturas pendientes ha sido las relaciones con la oposición
Es cierto que las relaciones no son buenas, yo sí confiaba en mejorar las relaciones con el PP, no tenía demasiadas esperanzas en volver a la normalidad pero sí en mejorarlas. Hay una buena relación con casi todos los concejales del PP pero con su líder, con la señora Chelo Escrivà, pese a que lo he intentado de todas las formas posibles, no ha habido manera de mejorar la relación, pero creo que la responsabilidad recae directamente sobre ella. Esto genera un desgaste pero hay que sobreponerse a ello, sobre todo cuando su política se basa en el ataque personal hacia mí y hacia mi familia.


¿Deja la alcaldía con intención de recuperarla lo antes posible?

No estoy obsesionado con ser alcalde, sí quiero que mi grupo consiga los mejores resultados posibles para poder trabajar de forma efectiva por mi ciudad ya sea desde el gobierno o desde la oposición. No negaré que me gustaría volver a ser alcalde y que si mi partido me lo permite, me gustaría volver a ser candidato en las próximas elecciones, pero créame que no es algo que me quite el sueño.