“Esta es una fiesta autóctona, solidaria y típica de Oliva” Manolo es el presidente dels Festers de Sant Vicent, un grupo de vecinos de esta tradicional barriada de Oliva que se encarga, año tras año, de organizar las Calderes de Sant Antoni. Para ello, cuentan con la colaboración del Ayuntamiento, que él mismo reconoce que es importante, pero también con la implicación de vecinos y festeros que son los que realizan el trabajo para que les calderes sean una realidad. ">

Entrevista en el 7 1/2 Noticias a Manolo Aracil Portes, presidente de Festers de Sant Vicent


Viernes, 10 de Enero de 2014

 
Entrevista en el 7 1/2 Noticias a Manolo Aracil Portes, presidente de Festers de Sant Vicent
“Esta es una fiesta autóctona, solidaria y típica de Oliva”
Manolo es el presidente dels Festers de Sant Vicent, un grupo de vecinos de esta tradicional barriada de Oliva que se encarga, año tras año, de organizar las Calderes de Sant Antoni. Para ello, cuentan con la colaboración del Ayuntamiento, que él mismo reconoce que es importante, pero también con la implicación de vecinos y festeros que son los que realizan el trabajo para que les calderes sean una realidad.

¿Qué supone para vosotros organizar las Calderas?
Para nosotros supone muchísima faena tanto para las personas que formamos parte de la comisión de fiestas como para las personas que colaboran con nosotros, porque además es un trabajo frenético, pero a la vez es una gran satisfacción porque gracias a ese trabajo se ha podido recuperar una tradición que pensamos que además de entrañable es bonita y que dadas las circunstancias en las que vivimos está más vigente que nunca

¿Por qué las organizan los festeros de Sant Vicent?
Los festeros de Sant Vicent de alguna manera en las tradiciones de Oliva siempre hemos estado estrechamente vinculados a los animales, primero porque teníamos els bous al carrer, ahora con el tir i arrossegament, y por eso y siempre en colaboración con los festeros de Sant Antoni y del Ayuntamiento se pensó en organizar una comida de hermandad en torno a la festividad de Sant Antoni. Esta era la idea inicial, pero luego esto evolucionó a recuperar una comida solidaria que hacía muchos años se elaboraba en Oliva en torno a la calle de la Ermita y que se repartía entre los pobres del pueblo. Así decidimos hacerlo en la Calle Sant Vicent por la magnitud que esto podía alcanzar y que de hecho está alcanzando, porque es una calle mucho más amplia que nos permite montar la infraestructura de las calderas y las mesas y sillas para la comida. Por eso somos nosotros los que hacemos esta fiesta

Qué necesitáis para poder elaborarlas
En principio necesitamos arroz, nabos, fesols, pencas, como ingredientes fundamentales, además de los huesos para el caldo y las calderas de cobre porque hacemos las calderas en plena calle cociendo desde primera hora de la mañana

¿Cuánta gente colabora?
Contando con la preparación de los días previos, además del montaje de las calderas, las mesas y las sillas, la gente que sirve, cocina, etc., estamos hablando de en torno a 60 personas trabajando de forma intensa

¿Para cuanta gente pensáis elaborar las de este año?
Hemos calculado en torno a las 3.000 raciones, que puede parecer mucha cantidad, pero que te puedo asegurar que después se reparte todo porque hay mucha gente que viene de fuera a probarlas pero también hay mucha gente que se trae su cuenco, olla o tuper y se lleva sus raciones a casa para comerlas allí.

¿Cómo llegas a ser presidente de Sant Vicent y por qué?
Desde muy pequeño he participado de forma activa en las fiestas de Sant Vicent. Un día me eligieron presidente de una fiesta y la verdad es que aunque considero que somos una piña de gente y que el cargo no es nada, es simplemente algo accidental y transitorio, también he de reconocer que para mí es un auténtico orgullo ser el presidente de la asociación

¿Quién debería ir a las Calderes?
Yo creo que debería venir toda la gente del pueblo, ya se que no habría comida para todos pero creo que la visión de 20 ó 22 calderas cocinándose en la calle de forma tradicional ya es un espectáculo. Además al celebrarse un porrat y mercadillo en torno a las calderas, eso hace que sea más especial todavía y que haya mucha más animación. Además, es una fiesta completamente abierta que creo que debería conocer cualquier vecino de la Safor que quiera conocer una tradición típica de Oliva y además muy sabrosa.

¿A partir de qué hora podremos degustar las calderas?
Estarán a partir de las 8 de la mañana cocinándose en la calle y calculamos que a partir de las 13.30 se empezarán a servir hasta las 15.00 horas aproximadamente.