Moros y Cristianos OLIVA 2014


Viernes, 18 de Julio de 2014

 
Moros y Cristianos OLIVA 2014
Oliva vive este fin de semana sus fiestas de Moros y Cristianos, unas fiestas que son declaradas de Interés Turístico Autonómico y que aspira a alcanzar el ámbito nacional en breve. Estas son unas fiestas emblemáticas, quizás las más importantes del municipio y sin lugar a dudas todo un reclamo que genera expectación tanto en Oliva como en la Comarca y comarcas cercanas. Llega el momento de empezar a vivir la fiesta y sus protagonistas nos han contado sus sensaciones a escasas horas de empezar

Carlos Cañamàs Monzonis, capitán moro   
Forma parte de la filà Taifes desde hace años, y hace ya dos que sabía que este año le tocaba ser el Capitán del Bando Moro. Nos cuenta que no es lo habitual saber el cargo con mucho tiempo pero que "dadas las circunstancias", era conveniente que se supiera con tiempo para poder preparar toda la faena con tiempo suficiente. Carlos forma parte de Taifes desde hace 7 años, aunque reconoce que se enganchó a la filà por la fiesta de los pucheros. "Empecé a ir a la filà cuando empezó hace 12 años a celebrarse la nit del putxero y cinco años después me di de alta en la filà y desde entonces que la vivo a tope". A pesar de ello reconoce que desde siempre se ha sentido enamorado de esta fiesta, de las tradiciones, la música y la hermandad que genera en los que participan de ella. Es el primero en levantarse para organizar una fillá al compás de las marchas y este año espera poder vivirlo intensamente y seguir disfrutándolo de la misma manera, aunque sabe que este año "no viviré exactamente igual la fiesta pero casi". 

Pese a que ha tenido dos años para preparar la fiesta, reconoce que no hubiera podido salir adelante sin la comisión de capitanía que se ha formado con la gente de la cuadrilla y con colaboradores de otras cuadrillas de la propia filà. "Hay que pensar en los espectáculos, la música, la temática, la gente que ha de desfilar, la tarea que ha de desempeñar cada uno,..." La suerte es que somos una filà muy grande y todos han ayudado para que todo sea un éxito

Mario Aparicio Morera, embajador moro   
El embajador del bando moro asegura que su elección fue "un calvario, porque fuimos a buscar al Capitán y salimos de su casa él Capitán y yo Embajador", lo de calvario explica que es porque al vivir fuera los dos, la faena se ha tenido que ir realizando y preparando con tiempo "y mucha paciencia de los amigos que han tenido que sufrir los chillidos y los nervios desde Suiza". A pesar de ello se muestra más que confiado en que todo saldrá bien.   

Lo más importante es que se ha implicado toda la filà y hemos podido contar con el apoyo de todos los miembros en la organización, porque "hay que buscar ser original y superar lo que se ha hecho otros años"

José Barreres Jordà, capitán cristiano   
Hace 12 años que entró a formar parte de la filà, también entró porque participaba con los amigos en el puchero y "me enredaron unos compañeros y me "obligaron" a ser miembro de la filà", lo dice entre risas porque asegura estar más que satisfecho de haber aceptado ser miembro del colectivo y mucho más de ser el Capitán Cristiano este año. "Yo lo se desde hace tres años y al principio parecía mucho tiempo pero ha pasado muy rápido y casi no nos ha dado tiempo de nada".   

La capitanía asegura que ha supuesto mucha faena porque aunque tienen 6 años para prepararse al ser por turnos rotativos, lo cierto es que los años pasan muy rápido y no da tiempo a todo "hay que preparar la entrada, idear la temática, buscar la originalidad y desde hace un año hemos tenido ya que buscar los trajes y todo se complica un poco"

José Luis Vila Sanz, embajador cristiano 

Es fundador desde 1991 de la filà Masers y este año cumple su sueño de ser embajador cristiano. "Nunca había imaginado que este día llegara y es para mi un auténtico honor poder representar mi bando, mi filà y mis fiestas". Este es un cargo importante y él lo vive intensamente "en Oliva los cargos son un conjunto, soy la mano derecha del Capitán y aquí siempre han sido un tándem. El cargo es igual de importante, o casi y sobre todo es muy participativo durante todas las fiestas". Aunque el Capitán asegura que él es el culpable de que lo eligieran para el cargo, él insiste en que fue cosa de los dos "José me lío a mí más que yo a él, pero estoy muy contento con el cargo y encantado con mi capitán".   

Son una cincuentena de personas y eso ha complicado más la organización, "pero estamos acostumbrados y lo bonito que tiene esto es que nos implicamos todos, incluso gente de fuera de la filà que se implica mucho y colabora en todo"