Leo Montagut gerente del Restaurante La Visteta


Viernes, 25 de Julio de 2014

 
Leo Montagut gerente del Restaurante La Visteta

“Buena cocina con el mejor entorno”

 

Es un restaurante particular por su ubicación y sus características. En plena montaña, rodeado de naturaleza y aire puro, con la mejor de las vistas y con una cocina tradicional y de mercado característica y envidiable. Este restaurante que permanece abierto todo el año, ofrece en verano un plus importante con su clima más fresco y sobre todo con la terraza y la piscina que proporcionan un ambiente mucho más agradable y muy cerca de los principales puntos turísticos de la Comarca.

 

 


¿Quienes formáis parte de Restaurante La Visteta?   

La verdad es que somos una gran familia que nos dedicamos a esto. Tenemos mucha suerte de poder atender a la gente y darles el placer de disfrutar de las comidas que tenemos en la Comunidad Valenciana, desde la paella al arroz caldoso o el meloso. También la carnicería con la carne a la brasa o los embutidos caseros que es lo que siempre ofrecemos a la gente y contando con conseguir la satisfacción de la gente. 

 

Leo, estáis ubicados en un enclave especial y maravilloso 

Sí, estamos en Barx, en una parcela que se llama La Visteta y desde donde podemos optar a la vista de toda la Valldigna. Desde aquí vemos la Playa de Tavernes, estamos entre las montañas, en plena naturaleza, todo lo que es el Monasterio de Santa María de la Valldigna, nuestro entorno es sin lugar a dudas especial y la gente viene aquí los fines de semana, en invierno, para poder disfrutar y desconectar de las rutinas de todos los días y luego tenemos la temporada de pascuas y verano que es cuando la gente tiene los días de vacaciones y aprovecha para venir a disfrutar con la familia y relajarse porque viendo nuestro entorno ya te relajas. Nosotros lo que hacemos es acompañar este entorno con buena comida. 

 

Vosotros estáis abiertos todo el año 

Si, quitando que en invierno cerramos los martes, abrimos todo el año y en verano también a medio día para la comida y la noche para las cenas. Tenemos además una piscina para pasar el día y estar muy a gusto. Las cenas las organizamos en torno a la piscina. La gente no se puede bañar pero sí que el entorno se convierte en muy agradable, romántico e íntimo y ayuda a disfrutar muchísimo de las carnes a la brasa, solomillos, entrecot, embutido, etc. Parece que no estés en Valencia, que estás fuera y eso también ayuda mucho porque te ayuda a desconectar. 

 

Se nota mucho la altura y la naturaleza que os envuelve 

Sí, se nota mucho el aire puro que respiramos estando a tan solo 10 minutos de Gandia o Tavernes, de 25 minutos de Oliva. Estamos en la montaña, disfrutamos de nuestros postres caseros muy valencianos como el flan de calabaza, la calatrava y todo cerca del mar pero en plena montaña. 

 

Ofrecéis cocina de mercado 

Sí, cocina de mercado de Valencia. Cocinamos lo que cada día encontramos en el mercado, las frutas y las verduras de temporada, nuestra carne y los postres también de temporada. Intentamos cuidar siempre la primera calidad en nuestros productos porque repercute todo en el cliente y en su satisfacción y esa es nuestra línea de trabajo, conseguir la plena satisfacción del cliente. 

 

¿Cual es vuestro cliente tipo? 

Sí, siempre suele haber un tipo de cliente más marcado, porque tenemos clientes de todo tipo, pero lo cierto es que hay una serie de circunstancias que decantan la clientela. Tener un parquin muy grande decanta que tengas desde familias grandes, pasando por comuniones, bautizos, celebraciones, pero lo cierto es que al disponer de parque infantil y piscina, suelen venir muchas familias, sobre todo en verano, porque eso ayuda a paliar el calor. Por la noche tendemos a tener más parejas porque el ambiente es muy romántico, pero lo cierto es que tenemos un poco de todo porque también tenemos muchos clientes de empresa que vienen aquí a cerrar negocios o a celebrar algo con clientes o incluso con trabajadores. 

 

Os hemos visto recientemente en algunos certámenes gastronómicos, el último el de la Fideuà de Gandia. ¿Cómo es esto de participar en los concursos? 

La verdad es que tenemos una cocinera fantástica que es Bea, mi mujer, y cuida mucho el tema de la comida, el producto, la elaboración. Acaba de ganar un premio de arroz con acelgas en Liria, ha ganado dos veces el de arroz caldoso en Llutxent, ha ganado dos veces premios de postres con el flan de calabaza, pero también hemos ganado el blat picat. Siempre intentamos estar en contacto con otros cocineros para saber cómo evoluciona la cocina, por dónde se decantan los gustos, etc. Hay que seguir estando al día. 

 

Vamos, que no os conformáis solo con el entorno, sino que optáis por ofrecer la mejor cocina 

Claro, la comida ha de ser fundamental, por eso aunque el entorno es magnífico no podemos dejar de lado la buena cocina y nosotros optamos por la calidad en la materia prima y por la cocina tradicional. Intentamos estar en el nivel exigible, que la gente cuando piense en ir a algún lugar a relajarse piense en Barx y en La Visteta porque tiene la seguridad que el entorno va a ser magnífico y la comida inmejorable. 

 

¿Qué es lo que más os pide la gente? 

Va por temporadas, en época de alcachofa piden mucho arroz con alcachofa, viene la temporada de la fideuà de Gandia y la gente la pide. Se nota mucho cuando se hace la publicidad y el concurso de Gandia porque la gente la pide más. En verano piden mucho el arroz a banda, la fideuà de Gandia, la fideuà negra, el arroz con bogavante. Predomina el pescado, pero en invierno piden mucho el puchero y la paella valenciana con "piloteta". 

 

¿Qué nos recomiendas ahora mismo? 

La verdad es que con esta calor parece que apetece el pescado por lo fácil que es de digerir, pero yo soy muy de carnes y una buena carne a la brasa es fantástica y evidentemente un buen arroz sequito en paella o meloso va bien en cualquier momento y después relajarse en la terraza y la piscina respirando aire puro.