Ana Morell, concejal de Hacienda en Oliva


Viernes, 5 de Septiembre de 2014

 
Ana Morell, concejal de Hacienda en Oliva
“Si puedo, en la próxima legislatura repetiré”

Es la concejal de Hacienda de Oliva, una de las concejalías más complicadas y de más actualidad esta legislatura por la crisis, la revisión del catastro, el fraccionamiento de los impuestos y la última polémica, el presupuesto que está pendiente de aprobación definitiva. Pese a todo, no es de las ediles más mediáticas de Oliva, pero sí de las más claras a la hora de hablar, tanto en el despacho, en público como en los medios de comunicación. Esta semana le hemos pedido que nos hable de su labor y sus aspiraciones.
¿Cómo fue asumir la concejalía de Hacienda de Oliva, siendo conscientes que es una concejalía importante pero también complicada y comprometida? 

La verdad es que igual que para algunos los números son complicados, para mí son apasionantes. Soy licenciada en ciencias químicas y toda la vida me ha apasionado el mundo de las ciencias, el mundo de los números y cuando se me planteó la posibilidad de ser concejal de Hacienda, con mucho miedo por la responsabilidad que comporta la concejalía, lo cierto es que la acepté con gusto y con mucha ilusión. 

Yo siempre lo digo, soy una ratita de laboratorio, me gusta mucho el trabajo de campo, los números, sobre todo de las arcas municipales y de la hacienda municipal de la ciudad de Oliva. Por tanto, para mí ha sido y es apasionante en estos momentos. 

Vaya, que casi se lo pide para usted 

Sí, (risas), he de reconocer que ha sido apasionante y que me ha gustado mucho estar en esta concejalía. 

A pesar de ello, me imagino que por las circunstancias, en plena crisis económica, con una delegación que parte de una controversia política como es la que genera la moción de censura, la dimisión de algún compañero, con unas arcas un tanto perjudicadas..., vaya que ha debido ser una especie de hándicap

Sí, ese es el gran problema. No éramos un mal ayuntamiento con una situación económica excesivamente mala porque nuestro endeudamiento era de un 60% bastante controlado pero uno de los problemas más destacados era de liquidez. Falta de liquidez porque la Consellería nos debía en torno a un millón de euros que ha afectado mucho a las arcas municipales para facilitar el pago a proveedores que era uno de los problemas que sí teníamos como Ayuntamiento. Pero es cierto que económicamente no se había hecho unos gastos muy grandes y por tanto no era una situación comparable con otros municipios de la comarca pero también es cierto que estábamos muy tocados por la crisis económica generalizada. Esto se ha visto en los Ayuntamientos porque no hemos ingresado lo que tocaba, la gente no ha podido hacer frente a los pagos y tampoco hemos podido mantener los ingresos que tenemos por el tema de las tasas. La caída de ingresos fue muy exagerada a partir de 2008 y eso ha sido muy preocupante. 

Funcionamos como una casa, has de ingresar más de lo que gastas, de lo contrario estás perdido. En el Ayuntamiento los ingresos caían pero los gastos seguían incrementándose, sobre todo porque el 50% de los pagos van a personal, lo que significa que en Oliva te quedan 10 millones de euros para pagar luz, limpieza, agua, etc. Eso hace que dinero de gestión para trabajar y ofrecer a la ciudadanía lo que a los políticos nos gusta que son inversiones, nos queda muy poco o nada. 

Y ante esta situación, ¿qué es lo que ha podido hacer? 


Establecer prioridades. Uno de los primeros objetivos era pagar a los proveedores, mantener suministros y servicios básicos, bienestar social que ahí sí que hemos apostado muchísimo, sobre todo en ayudas de emergencia que hemos pasado de 14.000 euros a 100.000 euros. Hemos apostado por líneas de subvención a plusvalías y a personas que han perdido sus viviendas, etc. 

La verdad es que para lo que yo llamo "vicios", es decir, inversiones que son muy vistosas pero poco necesarias, no hemos destinado ni un céntimo. Claro que pese a ello, la crisis se ha notado mucho en cuestiones como las subvenciones a asociaciones, sobre todo festivas, que se han visto reducidas en algunos casos de forma importante. 

¿Estas medidas las han entendido las asociaciones? 

Sí, las han entendido perfectamente. Han sido conscientes de la necesidad de pagar primero los servicios básicos y de lo que sobraba repartir entre todos. Pero bueno, no nos ha ido mal, hemos conseguido liquidar dos presupuestos con remanente de tesorería, o lo que es lo mismo, con dinero en caja y controlando mucho el gasto. Es cierto que a veces la ciudadanía en general espera que tengamos más actos de calle, que ampliemos servicios, pero han de entender que en este momento no podemos hacerlo porque no sería compatible la política que llevamos a cabo de austeridad, de renegociar contratos y aumentar gastos superfluos, pero poco a poco, con lo que vamos guardando vamos haciendo cosas. Ha sido complicado, pero lo hemos podido conseguir. 

Así las cosas parece que el objetivo de la legislatura era "pasarla" 

(Silencio), Sí, casi he de decir que sí, poder llegar a final de legislatura, pero lo cierto es que era muy importante cómo pasarla. No generar deuda, acabar la legislatura ofreciendo a la ciudadanía unas arcas y un ayuntamiento depurado. Ahora, cuando se acabe la crisis, que espero no se alargue más, salir saneados porque en estos tiempos lo que hay que hacer es gastar lo mínimo posible, reducir todo el gasto posible y cuando salgamos de estos problemas, ya hablaremos y plantearemos otras cuestiones. 

En todo esto, imagino que habrá habido proyectos que se le hayan quedado en el tintero, cosas que se le quedan como una espinita pendiente de sacar 

Sí, claro, pero quiero ser positiva porque se han hecho muchas cosas desde hacienda de las que estoy orgullosa. Se ha hecho el plan de pagos personalizado, la línea de subvención a las plusvalías, hemos hecho una revisión catastral y desde hacienda hemos sido capaces de bajar los tipos que regulan lo que se paga de comisión para que no perjudique en ningún momento ni a la ciudanía ni a los ciudadanos y hemos podido hacerlo garantizando la sostenibilidad de nuestro ayuntamiento y creo que eso nos ha mantenido tan activos eh Hacienda, modificando ordenanzas, siendo un poco más modernos por decirlo de alguna manera. Se me quedan cosas por hacer, pero intentaré antes de acabar la legislatura poderla implantar, porque sería genial poder implantar un cambio de sistema contable, modernizar los servicios para que la gente desde su casa pueda pagar una factura, una tasa, una licencia de obra porque la gente trabaja y cuando lo hace no debe tener que pedir días libres para poder cumplir con la hacienda pública. Ya estamos trabajando en ello y espero que nos de tiempo antes de acabar la legislatura y si no llegamos, por lo menos quedará a punto para la siguiente legislatura. 

¿Ha sido más complicada la labor por el hecho de que llega usted a la concejalía en un pacto cuatripartito o cuando un concejal de hacienda dice que no da igual a quién se lo diga sea de sus mismas siglas o de siglas diferentes?   

No quedaré como la concejal más benevolente. Lo llevo de familia, mi madre siempre me dice que soy de puño cerrado y no me gusta gastar si no está necesario y no está justificado. Lo paso más porque creo que lo primero es cubrir las necesidades y hasta que eso no sea así, no me gusta gastar en nada. Creo que todos los concejales han hecho una labor magnífica controlando sus partidas, todos son conscientes que la situación es la que es y que no se puede gasta más. Siempre hay "cositas", hay a quien le cuesta más de entender, pero bueno, mi objetivo y mi labor era esa y creo que he podido demostrar que era el camino al tener presupuestos liquidados en positivo y reduciendo el nivel de deuda hasta el punto que este año tendremos un préstamo, pero sí, he de reconocer que a veces es más fácil decirle que no a alguien de tu partido que a alguien de otro partidos. 

¿A qué va a dedicar ese préstamo este año? 

Va a ser para poder dotar a nuestro ayuntamiento de herramientas de trabajo porque nuestras inversiones no son ni esculturas ni plazas, ni fuentes ni nada de eso. Son muy básicas, una pala para trabajar, una barredera para mantener la ciudad limpia, vehículos para la policía, porque si queremos una policía segura ha de estar bien dotada, inversiones de mejora en el polideportivo que por el uso se ha visto deteriorado, pintura vial, señalítica. Vamos, inversiones básicas. 

¿Acaba de aprobar el presupuesto de este año, cómo es? 

Es un presupuesto de algo más de 21 millones de euros, es decir, 850.000 euros más que el año pasado de los cuales 700.000 corresponden al préstamo del que le he hablado. Para gasto corriente el presupuesto es prácticamente el mismo 

Es lo más complicado, preparar un presupuesto real y ejecutable 

Es complicado, y lo es más cuando tienes diversas fuerzas políticas porque es complicado hacer entender el por qué unas partidas van al alza y otras no y lo es porque existe desconfianza de si esa subida responde a una necesidad real o a un favoritismo político o de siglas. Yo siempre insisto mucho en que este presupuesto continúa con las líneas de prudencia, es real y es el que necesita la ciudad y las partidas que se han subido son las de las cosas básicas. Pero es difícil sobre todo porque somos diferentes fuerzas políticas, cuando hay solo un partido, no existe la desconfianza y es todo mucho más fácil de hacer entender. 

Vaya, que le ha costado mucho más cerrar este presupuesto que otros 

Me ha costado un poco sí, pero lo positivo es que se ha conseguido. Apuesto por este presupuesto, estoy convencida que es lo que necesitamos. He de reconocer que me hubiera gustado presentar muchos más ingresos, pero no puedo consignar ingresos que se que aunque tengo derecho a ellos no los puedo tener porque los ciudadanos no pueden realizar los pagos. Hay que ser realista y hacer presupuestos realistas. 

Qué presupuesto le hubiera gustado presentar 

Yo soy partidaria de primero hacer un modelo de futuro para la ciudad. A veces, sobre todo en momentos de crisis, no tienes tiempo de hacer un proyecto de futuro, pero creo que es ahí donde deberíamos hacer un esfuerzo. Buscaría gente experta para un modelo paisajístico para mi ciudad. Me gusta una ciudad para el viandante, para la gente que va con sus hijos y camina por un casco antiguo que tiene parte peatonalizada. Me gusta la tipología de poder ir a parque y que tengas capacidad para adaptar una zona a la que puedas ir con tus mascotas. Eso actualmente no lo tenemos porque nuestros parques son muy limitados. Hacer ciudad para los viandantes y sobre todo para los jóvenes. Es importantísimo buscar un recinto para la gente joven, una explanada, una parcela o lo que sea para poder ofrecer una feria a mi ciudadanía como corresponde. Incluso un recinto para conciertos que no moleste a la ciudadanía porque tan importante es el ocio como el descanso. Eso es muy complicado en estos momentos, pero sería uno de mis objetivos. Ciudad para el viandante, para la bicicleta, para el ocio, para potenciar el turismo y para recuperar y mejorar el casco antiguo. Algo sí estamos haciendo como la redacción de un plan de futuro para ese casco antiguo. 

Vaya, que no nos dice cifra pero necesitaríamos mucho dinero 


Sí, si pensamos en el futuro vale la pena pensarlo bien, aunque pueda parecer caro a la larga no lo es porque no requiere de retoques o mejoras posteriores. 

¿Es casualidad o responde a la gestión el hecho de que suba el presupuesto vísperas de las elecciones municipales? 

Creo que esa es la cancioncilla de siempre, seguramente porque los políticos hemos dado esa imagen constantemente, pero en este caso no es así. La gente no va a detectar la subida en la calle porque no creo que ningún ciudadano note la compra de la pala como una cosa magnífica, no creo que vean en la calle la inversión de forma destacada porque invertimos en herramientas de trabajo. Pero, claro es cierto que este año, electoral, pedimos un préstamo para inversiones, pero al final hay que ser serios. Si fuera electoralista sería para hacer alguna obra muy visible porque con lo que hemos planeado la gente va a notar un mejor funcionamiento, pero no va a ver obras faraónicas.