Ha finalizado prácticamente el verano y es el momento de hacer balance. Aunque Toni Galo no es un restaurante de temporada, pues permanece abierto prácticamente todo el año con una clientela fija y fiel, lo cierto es que al ser un establecimiento de hostelería ubicado en la Playa, el grueso del trabajo lo recibe en verano, por eso pensábamos que era el momento adecuado para hablar con Toni y pedirle una valoración de la temporada y descubrir las claves de este establecimiento que ya empieza a ser emblemático en Gandia. ">

Toni Galo, gerente del restaurante Toni Galo


Viernes, 12 de Septiembre de 2014

 
Toni Galo, gerente del restaurante Toni Galo
"Toni Galo es una marca, una apuesta clara por la calidad"

Ha finalizado prácticamente el verano y es el momento de hacer balance. Aunque Toni Galo no es un restaurante de temporada, pues permanece abierto prácticamente todo el año con una clientela fija y fiel, lo cierto es que al ser un establecimiento de hostelería ubicado en la Playa, el grueso del trabajo lo recibe en verano, por eso pensábamos que era el momento adecuado para hablar con Toni y pedirle una valoración de la temporada y descubrir las claves de este establecimiento que ya empieza a ser emblemático en Gandia.
Con la temporada ya vencida, ¿cuál es la valoración que haces de la misma?
La verdad es que con 35 ó 35 grados de temperatura, es casi imposible pensar que se acaba el verano. A mi me gusta ser positivo y he de valorar positivamente la temporada, pero no solo la de verano. Empezamos muy bien este año, tuvimos una magnífica campaña de fallas, la Semana Santa fue también muy buena, el puente de mayo auguraba buenos niveles de ocupación y yo creo que la temporada ha sido positiva en casi todos los aspectos. Creo que la temporada ha sido magnífica para los establecimientos de hostelería que estamos en la Playa y creo que en este sentido el sector ha funcionado muy bien.

Quiere eso decir que empezamos a no notar la crisis en la restauración en general o en Toni Galo en especial
Yo creo que en términos generales porque realmente se ha notado que en estos últimos años la gente estaba más recortada en el presupuesto de sus vacaciones, pero lo cierto es que este año se les ha visto más relajados, ya no preguntan tanto por los precios, yo lo noto mucho en el consumo, y pienso que esta temporada se ha iniciado fuerte y que va a ser la tónica de las próximas. El español cuando sale de vacaciones es a disfrutar y prefiere acortar la estancia pero disfrutarla. Creo que se ha notado en el consumo y también en los turistas.

Ese positivismo que muestra es una cuestión o una apreciación personal de Toni Galo o es una opinión contrastada con los compañeros
Formo parte de la Asociación de Hosteleria de la Safor y es una opinión contrastada. Estoy en la Junta Directiva. En general la temporada ha sido bastante positiva en ocupación sobre todo porque hemos estado al 100% en ocupación tanto en hoteles como en apartamentos en el mes de agosto que ha sido de los mejores en los últimos años. Ha sido positivo no solo en Toni Galo, sino en general. Este año además se ha hecho un esfuerzo importante en planificación en la Playa de Gandia, con actividades y eventos desde marzo. Hablamos de que es una oferta atractiva venir a la Playa de Gandia y poder ir a una corrida de toros o a un concierto de Bisbal. Eso creo que el turista lo agradece y lo recuerda para el año siguiente.

Hablando de turistas y de programaciones, pese a la imagen que algunos se empeñan en proyectar, ¿tenemos un buen turista en Gandia?
Mira, yo llevo 22 años en mi establecimiento, por él han pasado muchas personas, parejas que empezaban a convivir, que luego han venido con sus hijos y ahora son esos hijos los que vienen con parejas o amigos y eso quiere decir que el turismo que tenemos es muy consolidado, lo que creo que es un buen aspecto, creo que es muy positivo.

Vamos, que no está de acuerdo con esa imagen de ruido y descontrol
Yo creo que no. Creo que en estos 22 años de establecimiento nos hemos convertido en un referente, en un atractivo turístico y aunque es cierto que recibimos algunos clientes nuevos, lo cierto es que nuestros turistas, nuestros clientes son básicamente los mismos y la imagen puede ser algo puntual que no refleja ni la realidad ni creo que afecte al concepto turístico de la ciudad de Gandia que está bastante consolidado.

¿Qué caracteriza a Toni Galo?
Sobre todo creo que nos hemos convertido en una opción dentro del turismo, de un atractivo para los turistas. Creo que somos patrimonio cultural y gastronómico de Gandia porque ofrecemos una marca, una apuesta clara por la calidad, la cocina de mercado y también la fusión. En mi casa no se trabaja con producto congelado, siempre trabajo con el producto fresco de nuestro mercado. Apuesto por la calidad, por el servicio, por la formación. La gente del Restaurante ha de tener gente bien formada y de alguna manera nos hemos convertido también en formadores porque año tras año, temporada tras temporada ofrecemos a nuestros trabajadores esa formación necesaria. Desde el principio hemos apostado por este concepto para dar siempre el mejor servicio y la mejor calidad. Nuestra apuesta personal es fusionar la cocina tradicional con la cocina de autor, la asiática, la criolla. Hay que respetar las tradiciones pero no hay que tener miedo a experimentar desde el más absoluto de los respetos. Puedes venir a tomarte desde una Fideuà de Gandia hasta un Ceviche Criollo que también está en la carta y esa variedad y ese atrevimiento creo que son parte fundamental de nuestro atractivo.

Suena un poco peligroso eso de no tener prejuicios
Para nada, eso no es mío, ya lo decía Ferrán Adrià y creo que es una magnífica opción. Hay que respetar pero también experimentar. Este año por ejemplo hemos probado con nuestra pastila de fez, un pastel de pichón con almendra y canela. Un plato del norte de África que hace que la gente que vena a Gandia durante 15 ó 30 días pueda venir a tu casa cada día y no tener que repetir si no quiere y sobre todo que no se aburra.

Por cierto, restaurados, sumiller, empresario..., con qué te quedas
Con todo un poco. El concepto Toni Galo nace en la India en 1997 en un viaje en el que surje la idea de adquirir el local que hasta entonces era de mis padres y que quise transformas para poder ofrecer una visión mucho más amplia, un concepto diferente de cocina, de fusión, de estilos. No puedo quedarme con una faceta porque en cada una de las que has nombrado me encuentro a gusto si está equilibrada con las otras dos. Un concepto amplio de la gastronomía, la experiencia de hace 22 años me convierte en un gran restaurados, me encanta el mundo del vino y también he de hacer rentable esta experiencia de la que viven entre 10 y 12 personas o familias y por ello hay que ser también empresario.

Qué puede más, la parte creativa o la económica
Yo soy muy poco materialista y siempre me prima la parte creativa, pero lo cierto es que al final siempre tiene que haber un equilibrio, hay que buscar un punto en el que se de rienda suelta a la creatividad, al arte de la gastronomía, pero dentro de unos límites que conviertan el proyecto en algo viable y rentable. Siempre acaba saliendo el pepito grillo que te obliga a buscar el equilibrio y la estabilidad porque de ti y tus decisiones acaban dependiendo muchas personas.

Acabamos temporada, ¿y ahora?
La verdad es que estamos ya pensando en la nueva temporada, hace poco hemos cambiado la carta pero ya estamos planificando las nuevas ofertas, los nuevos eventos. Hemos sido pioneros en estos eventos como catas internacionales desde 1997 y creo que debemos seguir por ahí. Una continuidad sobre lo que ya hemos establecido como nuestra marca, como nuestro estilo, como nuestra filosofía. Seguir fomentando el "Tonigalismo" que es un concepto que creo está calando muy hondo.

¿Innovar sin cambiar?
Yo creo que cambiamos con el tiempo. Estamos obligados a cambiar en todos los aspectos. Hay que reciclarse continuamente, un restaurante ha de cambiar con los tiempos, responder a las nuevas demandas, adaptarse a las nuevas técnicas a las nuevas propuestas. Todo a nuestro alrededor cambia y nosotros debemos cambiar también a la misma velocidad.