Es el Presidente de la Junta Local Fallera de Oliva desde hace 4 años, afronta el cargo con ilusión y ganas, aunque reconoce que le falta más ayuda. Las fallas están en decadencia en algunos aspectos y es algo que le preocupa. El resurgir de la fiesta en detrimento del sentimiento fallero es algo que le preocupa, pero confía en que las fallas puedan y sepan renacer y resurgir como también lo hicieron en otras épocas.

">

Juanjo Llorca, Presidente de la Junta Local Fallera de Oliva


Viernes, 13 de Marzo de 2015

 
Juanjo Llorca, Presidente de la Junta Local Fallera de Oliva

"Las fallas de Oliva necesitan un renacimiento desde las comisiones" 

Es el Presidente de la Junta Local Fallera de Oliva desde hace 4 años, afronta el cargo con ilusión y ganas, aunque reconoce que le falta más ayuda. Las fallas están en decadencia en algunos aspectos y es algo que le preocupa. El resurgir de la fiesta en detrimento del sentimiento fallero es algo que le preocupa, pero confía en que las fallas puedan y sepan renacer y resurgir como también lo hicieron en otras épocas.

Ya están ahí las fallas 2015 

No, ya están ahí no, ya estamos en fallas. El tiempo pasa muy deprisa, ya lo dije en la proclamación, todavía estamos sintiendo el tacto del traje de fallero cuando estmos ya inmersos en el nuevo ejercicio y como el que dice, sacando de nuevo el traje para las nuevas fallas.

 

¿cómo están las fallas de Oliva? 

Están un poco fatitidadas con el tema de la crisis, les falta ilusión, les falta alegría. Yo espero que al igual que pasó en épocas anteriores, haya un resurgir, un renacimiento dentro de las comisiones, porque si queremos que las fallas vayan adelante, si no renace el fallero de base no podremos tirar adelante.

 

Vamos, que podemos decir que las fallas de Oliva en estos momentos están que no es poco 

Exactamente, están que no es poco y la faena que hacen es muy de agradecer, pero es necesaria más ilusión, más ganas de fallas, de fiesta pero de fiesta fallera. Hay que recuperar la ilusión por el monumento, por las presentaciones, por los actos falleros. La fiesta está muy bien, pero la fiesta los falleros la hacemos y la vivimos después. Tenemos que hacer la fiesta grande, la fiesta de las fallas. 

Vamos, que no sirve solo hacer fiesta, que para eso no es necesario hacer fallas 

No, para eso hacemos una fiesta de calle, de barrio y no hacemos fallas. Las fallas son otro mundo, no es solo una fiesta de calle, son fallas.

 

A pesar de ello ¿tendremos espíritu suficiente para hacer fallas? 

Sí, espíritu tenemos suficiente. Creo además que estamos en el buen camino, la cabalgata del ninot mostró un magnífico trabajo que creo que marca el inicio de la recuperación. La exposición del ninot también muestra un aumento de calidad, lo que quiere decir que estamos recuperando el buen camino, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

 

Pero las fallas sí evolucionan en muchos aspectos como los llibrets que muestran una ilusión interna de la comisión por la falla 

Sí, es cierto que hay algunas comisiones que están realizando un trabajo magnífico, un trabajo con el que se salen, pero también hay que decir que hay otras que han retrocedido y el llibret es muy importante porque es falla.

 

¿Y la Junta Local cómo está? 

Estamos, somos pocos, trabajamos muy duro pero no llegamos a todos. Somos hoy en día 10 personas y deberíamos ser 18 para poder llegar a todo, pero si las comisiones no me aportan la gente no puedo hacer muchas cosas, pese a que tenemos muchas ideas y muchas ganas, pero no llegamos. 

 

¿Cómo ves el futuro de la fiesta en Oliva? 

Lo veo bien siempre que haya un renacimiento de las comisiones, de la ilusión por los actos falleros y del sentimento fallero. Tenemos muchas ganas de recuperar el espírituo que en otros años hemos sido capaces de mostrar. Hay que seguir trabajando en esa línea. 

 

Juanjo, llevas cuatro años y al principio te marcaste el objetivo de dar a conocer las fallas de Oliva, ¿lo has conseguido? 

Creo sinceramente que sí, cada año ampliamos el círculo de visitas que hacemos, mantenemos relaciones con muchas Juntas Locales de fuera. Antes solo se nos conocía en Gandia y Pego y ahora son muchas las localidades que ya saben que estamos aquí, que existimos y que tenemos fallas. Ahora solo nos falta recuperar la ilusión por las fallas, por los monumentos.