Es la Fallera Mayor de Oliva para este ejercicio, asegura que aunque había soñado siempre con la posibilidad, la petición le llegó por sorpresa. Es fallera desde siempre, muy vinculada a su comisión a la que este año ve un poco de lejos porque el programa de actividades no le permite participar tanto como quisiera. Está ansiosa por que llegue la semana grande de las fallas y asegura que todo lo que está viviendo supera sus expectativas.
">

Olaia Mañó Pons, Fallera Mayor de Oliva 2015


Viernes, 13 de Marzo de 2015

 
Olaia Mañó Pons, Fallera Mayor de Oliva 2015
"Me gustaría que las fallas de Oliva recuperaran la ilusión" 
Es la Fallera Mayor de Oliva para este ejercicio, asegura que aunque había soñado siempre con la posibilidad, la petición le llegó por sorpresa. Es fallera desde siempre, muy vinculada a su comisión a la que este año ve un poco de lejos porque el programa de actividades no le permite participar tanto como quisiera. Está ansiosa por que llegue la semana grande de las fallas y asegura que todo lo que está viviendo supera sus expectativas.

¿Cómo estás viviendo el cargo Olaia? 

Muy bien, sí que hay muchas cositas a las que hay que acudir, hay muchas obligaciones, más de las que pensaba en un principio, pero lo estoy disfrutando mucho y aunque a veces cuesta un poco cuadrar la agenda, está siendo un año genial. 

 

¿Las visitas fuera de Oliva son las que más te han sorprendido? 

De alguna manera sí, porque en primer lugar yo no pensaba que fuéramos a tantos lugares y también porque creo que ha sido una experiencia nueva. Me han gustado mucho porque además es cuando más representas a tu ciudad y a tu colectivo que son las fallas. 

 

Cuando no tienes actos de fallas, ¿cómo es un día normal de Olaia? 

Creo que es un día a día normal, soy comercial en El círculo de lectores y cuando acaba mi jornada laboral me dedico a lo mismo que cualquier chica de mi edad, las amigas, salir, disfrutar de mis aficiones y mi tiempo libre. 

 

¿Cual es tu comisión? 

Pertenezco desde siempre a la Falla Barri Sant Francesc, pero este año la he tenido que dejar mucho de lado, gracias a que mis falleros lo entienden y me muestran su apoyo en cada acto y a cada momento, pero reconozco que en muchos momentos lo echo de menos. 

 

Has vivido ya muchos actos y muchas visitas fuera, de hecho, nos queda solo por vivir la semana de falla. ¿Cómo los has vivido? 

Cada acto es diferente y todos los conocía ya antes, pero he de reconocer que el que más me ha sorprendido porque se vive de forma muy diferente es el de la Crida. Aunque todos los años venía a la Crida y el Pregón, no se ve igual desde abajo que desde el balcón del Ayuntamiento. Ese momento en el que sales al balcón y ves todos los falleros mirando atentos hacia tí, es un momento especial y que no creo que pueda olvidar jamás. 

 

¿Con qué acto te quedas? 

Con la Crida, yo sé que el día de la presentación es tu día, el día en que te exaltan y todo, pero quieras o no es una presentación más. La Crida me cautivó de forma especial, es una sensación que solo puedes tener cuando eres Fallera Mayor de Oliva. Es un acto impresionante. 

 

Nos queda por delante lo más destacado de las fallas de Oliva, ¿cuál es el acto que esperas con más ganas? 

La ofrenda de flores sin ninguna duda. Ha sido siempre el acto en el que más me ha gustado participar y el que espero vivir de forma diferente este año. 

 

¿Qué nos puedes decir de tur Corte de Honor? 

Son geniales, me están acompañando a todos los actos o casi todos y son una compañía perfecta para mi. 

 

¿Cómo ves y cómo crees que se viven las fallas en Oliva? 

Creo que la gente está un poco cansada. No lo viven como antes, creo que les falta un poco más de ilusión de fiesta, de disfrutar, todo un poco. No sé si es una cuestión de tiempo o si es que ha influenciado demasiado la crisis, si es que la gente se cansa, no lo sé pero creo que deberían recuperar esa ilusión de hace  unos años por las fallas y por las fiestas de Oliva.

 

Vamos, que crees que a las fallas de Oliva les fatan muchas cosas 

Sí, creo que todavía estamos muy lejos de lo que debaríamos ser. Creo que las fallas han de seguir adelante pero con más ilusión, con mayor convencimiento de que somos una fiesta cultural, de toda la vida, con mucho que aportar a la ciudad y con muchas posibilidades.