Doctor Jorge Subh


Viernes, 10 de Abril de 2015

 
Doctor Jorge Subh

“La prevención y la detección precoz siguen siendo las mejores armas contra el Cáncer”

Ha pasado un tiempo en Estados Unidos donde además de ejercer como cirujano, ha seguido los últimos avances en la lucha contra el cáncer de mama, área en la que es todo un experto. Ahora, hemos aprovechado un hueco en su agenda mientras atiende su clínica de Gandia para que nos cuente las últimas novedades en el cáncer de mama y también consejos para todas las mujeres en el cuidado de sus mamas.

Doctor, ¿qué avances tenemos? porque parece que tenemos que empezar a desdramatizar el cáncer de mama, se obtienen ya resultados más bien positivos, pero aun así, ¿cómo está el tema ahora mismo? 

De entrada siempre he dicho que el cáncer de mama es un cáncer curable, gracias a los métodos de diagnóstico precoz. El papel del cirujano y el oncólogo deben estar muy unidos al del radioterapeuta o el radiólogo. Sabemos que el cáncer de mama no es propio de la mujer, también puede afectar al hombre. Afecta a una de cada seis mujeres, pero eso no tiene porque meter miedo a las mujeres, porque esa es la probabilidad. Existen medidas preventivas, ambientales, medicamentosas, alimentarias, de modo que una mujer puede tener muy claro todo lo que ingiere y su modo de vida para prevenir. Los avances, actualmente, tenemos la medicina de precisión, se trata de una cirugía personalizada, para cada ser humano según el tipo de tumor que tiene, hay unos marcadores biológicos, a través de la genética, con todos los parámetros del cáncer y la persona, y se puede determinar qué tipo de precisión de le puede dar al tratamiento.  

 

Siempre dicen ustedes, los doctores, que cada paciente es un mundo, pero en este caso todavía es más cierto. No podemos fiarnos de lo que le ha ocurrido a otras personas.  

Claro, hay que tener en cuenta que la mutación genética existe, o la carga genética. No es lo mismo una familia que no ha tenido nunca cáncer de mama, que una familia con cuatro miembros que lo han sufrido, entonces sí podemos hablar de una fuerte carga genética. Pero un cáncer mamario puede salir de forma espontánea, no tiene porque pasarse, ya que esta patología no es hereditaria. Es el cáncer más dominante en la mujer, desgraciadamente, pero repito, es curable. Hay que distinguir dos tipos de cáncer, en líneas generales, el premenopáusico y postmenopáusico. El postmenopáusico es curable en un porcentaje altísimo, porque no hay carga hormonal que ayuda al crecimiento del tumor, por eso se da antihormonas o antiestrógenos en casos de mujeres jóvenes. Cuando la mujer llega a la menopausia los ovarios dejan de funcionar y producir estrógenos, que son el inductor primario para producir una patología hormonal. En cualquier caso puedo decir firmemente que es curable, de hecho yo tengo muchas pacientes de edades comprendidas entre los 20 y 30 años que se han curado perfectamente.

 

Existe también la biopsia líquida, no hace falta ir al tumor, ni operar a la enferma, hoy en día, mediante un análisis sanguíneo se puede determinar el tipo de tumor. No es lo mismo meter a la mujer en quirófano para hacer una biopsia que simplemente hacer un análisis, y es muy preciso, por eso seguimos hablando de medicina de precisión, con protocolos especiales y personalizados.

 

El caballo de batalla actualmente es el cáncer llamado triplemente negativo. Cada cáncer tiene tres receptores hormonales, si los tres son negativos supone una lucha tremenda, porque no responden al protocolo habitual de la quimioterapia, se necesita un tratamiento, un fármaco, y afortunadamente lo tenemos.

 

¿El mejor tratamiento para el cáncer de mama sigue siendo la prevención?

La detección precoz permite cosas importantes, la mujer debe salir del quirófano con su mama, es muy importante el cáncer mínimo, el cáncer no palpable, el que no se nota. En muchos casos no hace falta quimioterapia, aunque sí radioterapia. Es muy importante que venga la enferma para coger a tiempo una lesión no palpable, ahí es donde tenemos el 100% del éxito. Tenemos que descartar definitivamente la palabra cáncer como sinónimo de muerte, sufrimiento, angustia, el cáncer de mama en especial es curable en un porcentaje altísimo. No hace falta ser ni tan optimista ni tan pesimista. También existen los cánceres metastásicos, aunque los estamos dominando, la cirugía avanza a pasos de gigante.

 

Doctor Subh, ante todo esto que usted está contando sobre la diversidad de los pacientes, ¿qué opinión le merecen las mastectomías y ese tipo de extirpaciones drásticas?

Normalmente tenemos en cirugía alternativas menos agresivas, como mastectomías subcutáneas quitando parte del tejido mamario, evitando casi un 95% la probabilidad de padecer ese cáncer. Pero esas amputaciones de mama se deben completar con quitar la fuente hormonal, los estrógenos. Yo tengo la fama de ser antihormonas, y no, no soy antinada, simplemente uso lógica científica, soy partidario de someter a mujeres a 5 años de tratamiento antiestrogénico, incluso hay gente que lo complementa quitando los ovarios.

 

Decíamos que principalmente lo padecen las mujeres pero lo padece todo el entorno, por tanto, es muy importante la comunicación y la información a los hijos o parejas, ¿verdad?

Este tema es muy importante y fundamental, y pocas veces nos lo planteamos. Familiarizar a los pequeños para que sepan que pasa, como se desarrolla la enfermedad, por ejemplo con las caídas de pelo y demás, el hecho de transmitir ese ánimo, esa autoestima, es importantísima. El rol del marido en este caso es importantísimo, la mujer tiene que estar muy apoyada por su pareja, la tiene que acompañas a la quimio, ayudar a vestir, a curar la herida, a cambiar la prótesis externa de la mama, por ejemplo. La información es fundamental y sobre todo para el entorno. Tampoco hay que tener miedo a la mamografía por supuesto, es una salvación, un arma muy eficaz.

 

La resonancia también está jugando un papel muy importante, pero es muy cara y su lectura tiene mucha controversia, pero es una técnica precisa, especialmente con la mama operada o la mama joven.

 

Hay mucho miedo por los médicos de comunicación por el boca a boca, y eso que hay enfermedades mucho más graves que el cáncer, por ejemplo 7.000 enfermedades raras que no sabemos como tratar.

 

Doctor, una cosa que llama mucho la atención, porque las modas son muy caprichosas, y es importante para la mujer que, a la hora de tener una buena higiene postural de sus mamas, saber elegir un buen sujetador, ¿cuáles son las claves para saber cuál es el buen sujetador?

Muy buena e interesante pregunta. El 80% de las mujeres no saben elegir el sujetador, no saben elegir el tamaño de la copa y el contorno, que son distintos. Se debe tomar el tamaño por debajo de la mama para saber el contorno total, y luego otra medida por la zona que más sobresale. Si debajo de la mama sale 80 y por encima 90, hay restar 90 menos 80, y resultará una copa de 10, sería una copa A, si sale 17 es copa C, si son 20 copa D. Además es importante. Resumiendo, se resta el contorno con la zona más prominente. Deben tener las cintas anchas, bolsillos a los lados, de tela no alérgica, preferiblemente de algodón 100%. Además aconsejo a todas las mujeres que a diario no utilicen sujetadores bonitos, con encajes y demás, que lleven tops cómodos, para evitar el roce, pero también hay una creencia que el sujetador con aro produce cáncer de mama, eso no es cierto, se puede utilizar tranquilamente.