Salvador Enguix, alcalde de Beniarjó


Viernes, 17 de Abril de 2015

 
Salvador Enguix, alcalde de Beniarjó
“Tenemos un municipio con todos los servicios necesarios y una buena calidad de vida”
Con la llegada del mes de abril, Beniarjó se convierte en centro de atención de la comarca y más allá, ya que con motivo de las fiestas patronales en honor a Sant Marc, se celebra el premio de poesía Senyorio d’Ausiàs March, uno de los más reconocidos en su género. Además está el ball de la bandera y les caixes de Sant Marc que también confieren un carácter singular a las celebraciones. Con motivo de estas fiestas, que abren las fiestas patronales de la Safor, hemos hablado con su alcalde, Salvador Enguix, para que nos comente tanto la programación como el estado actual del municipio.


Salvador Enguix, alcalde de Beniarjó, ¿cómo se presentan las fiestas patronales de Sant Marc este año?

Son las fiestas que abren la veda en nuestra comarca y aquí en Beniarjó siempre se espera esta fiesta con muchísima ilusión por lo que conlleva histórica, tradicional y culturalmente.

 

Además siempre, tras las fiestas de Sant Marc, con motivo del Día del Libro, hay un acto también importantísimo, no sólo para Beniarjó, sino para todos, hablamos del Premio de Poesía Señorío Ausiàs March.

Sí, parece que fue ayer pero llevamos ya 35 ediciones de este premio, un premio con mucho prestigio según los entendidos en nuestro ámbito lingüísticos, y así se demuestra con el número de originales que se presentan cada año, varían ligeramente pero siempre es una cantidad importante de ejemplares los que se presentan. La importancia del premio no radica en su dotación económica porque hay que tener que se libra en un pueblo pequeño con recursos limitados, pero el palmarés de ganadores que hay, en su mayoría, han logrado hacerse un hueco en el panorama literario.

 

Su importancia radica en el propio nombre “Senyoriu d’Ausiàs March”.

Efectivamente, Beniarjó es el pueblo de Ausiàs March, en el que nació y fue senyor, y entendemos que el mejor tributo que se le puede hacer es un premio de poesía con su nombre.

Este año será el sábado víspera de fiestas, este sábado 18 de abril. Las fiestas comienzan precisamente este sábado con este premio, y después seguimos con los actos al día siguiente, con el musical de Broadway del domingo. Y ya entramos en materia el jueves 23, en la Sala de Exposiciones, donde inauguraremos una exposición de Diputación, sobre el panorama literario del valenciano, aprovechando que el 23 de abril es San Jorge, Día del Libro. Ese mismo día por la noche tendrá lugar un concierto de Vicent Savall, quien interpretará clásicos de Ausiàs March, Roís de Corella o Joanot Martorell, finalizando con una verbena.

 

El día de la víspera de Sant Marc también hay actividades programadas muy arraigadas en Beniarjó.

Sí, no paramos, porque el día 24 a mediodía, a la una, es el inicio oficial de la fiesta. En Beniarjó ese inicio se hace con las Cajas de San Marcos y todos los niños que ensayan muchos fines de semana para ello. También se enseña a la gente a bailar la bandera, a gente de todas las edades, aunque ya hay profesionales, y realizamos el Baile de los Abanderados. Acto seguido en el Auditorio tendrá lugar un concierto de la Banda Municipal de Valencia, una banda muy prestigiosa con mucha trayectoria nacional e internacional. Y para completar la jornada tendrá lugar una noche joven de conciertos.

 

El sábado 25 de abril es el día grande, el día del patrón, que es patrón porque era el patrón de la familia March, señores de Beniarjó, y por ello pasó a ser el patrón del pueblo. Se trata de un día muy intenso, con muchos actos entre los que se encuentra la bendición de los terrenos, la misa, las paellas en el Parque de la Estación, espectáculos infantiles, y el acto central con el Baile de la Bandera. También habrá una procesión, la tradicional cena popular, y cerrará la noche una verbena con orquesta.

 

Es un buen momento para hacer un repaso sobre la situación actual del pueblo, y hacer un balance anual.

Ha sido un año tranquilo. En Beniarjó siempre se respira tranquilidad. Hemos tenido muchas inversiones, pero eso pasa siempre porque cuando empieza una legislatura se planifican muchas obras y se inician los proyectos, pero entre financiación y documentación burocrática, las obras en realidad se pueden llevar a cabo entre el segundo y tercer año, con lo que este año, final de legislatura se ha notado que estamos acabando muchas de esas obras. Digamos que es como el examen final de una legislatura, además de otras intervenciones menores que se han llevado a cabo durante toda la legislatura.


Hemos hecho un esfuerzo importante por tener muchas obras, casi un rosario de obras que ahora ven su finalización o marcha, sin que le haya supuesto un gasto añadido al municipio puesto que hemos buscado inversiones externas, de otras administraciones.

 

¿Cuáles serían las obras más destacadas?
Deberíamos empezar hablando del Auditorio y Sala de Exposiciones, que ha sido un gran logro de esta legislatura, hemos invertido mucho en eficiencia energética, hemos reasfaltado calles, hemos habilitado una zona de barbacoa para que la gente pueda tener su disfrute al aire libre, hemos recuperado caminos que ya se daban por perdidos como el Camí de Palma. Hemos cambiado redes tanto de riego como de agua potable, sustitución de aceras en diferentes calles del municipio, que suman muchos metros lineales de redes y aceras. Hemos creado el Hogar Joven, se ha cambiado la Biblioteca de lugar con nuevos equipos informáticos, se ha construido un parque de cara al río en el antiguo cementerio, está en marcha la ampliación del consultorio médico, un muro de contención en la Avda de la Señoría, creando también un mirador de cara al río Serpis y así muchísimas obras más. En definitiva todo inversiones y diríamos valor añadido para Benirajó y mejor calidad de vida para todos los vecinos.

 

Vamos, que no se han quedado quietos ustedes, que se nota diferencia
Yo creo que para estarse quieto no vale la pena estar aquí. Si uno quiere quedarse quieto en una legislatura o en un año, lo que tiene que hacer es irse a casa. Mi misión es trabajar para hacer y eso hemos estado haciendo. Unas veces salen mejor las cosas, otras veces salen peor, pero lo cierto es que hay que moverse. Mire, se nota mucho en el pueblo la inversión realizada, por ejemplo, en parques infantiles o en el centro sociodeportivo que también está prácticamente acabado. Vamos, han sido muchísimas actuaciones las que hemos hecho y todo o casi todo con inversiones de fuera porque Beniarjó es un pueblo pequeño, con un presupuesto muy medido y que  no tiene polígonos industriales ni ingresos extraordinarios, por eso hay que trabajar mucho más para conseguir las subvenciones y las inversiones desde otras administraciones.


¿Esto supone un esfuerzo importante para el municipio?
En realidad no se ha notado el esfuerzo porque lo hemos hecho de forma muy paulatina y planificada. Como ejemplo, tenemos una escuela que se planteó con tiempo, también con tiempo se planteó la ampliación del centro con sus terrenos y sin problemas. Se necesitó una guardería y se hizo, se necesitaba ampliar y se amplió, los vecinos pidieron más ampliación y se volvió a ampliar. Ahora por la crisis y el paro se ha quedado grande, pero seguro que volverá a estar a pleno rendimiento en breve. Creo que el crecimiento moderado que hemos tenido en unos 23, 24 años de un 50% ha sido nada desmesurado, muy asumible y que también ha hecho que el ir creando todos esos servicios para la gente haga que la gente se sienta a gusto aquí, y eso es lo más importante, tener una buena calidad de vida y todos los servicios necesarios para los vecinos.

 

¿Por qué debería venir cualquier vecino de la Comarca a Beniarjó a vivir sus fiestas patronales?

Somos un pueblo pequeño, tranquilo, tiene su encanto. Desgraciadamente monumentos antiguos no tenemos porque la picota de la guerra nos dejó sin patrimonio, solo tenemos la Cisterna y algunos restos arqueológicos que han aparecido en el Palacio de los March. Prácticamente no tenemos nada más pero al menos hemos intentado mantener la memoria y está pintado en las paredes de la Iglesia lo que teníamos para que todos lo puedan recordar y hemos de recordar que tenemos unas fiestas singulares que merece la pena venir a conocer.