Juan Carlos Moragues, candidato autonómico del Partido Popular


Viernes, 15 de Mayo de 2015

 
Juan Carlos Moragues, candidato autonómico del Partido Popular
“Hemos trabajado duro y hemos mejorado, pero aún nos queda trabajo por hacer”
Es, desde hace dos años y medio, Conseller de Hacienda y Administraciones Públicas, un cargo que le ha llevado a enfrentamientos iniciales con muchos sectores porque con su perfil técnico se mostraba sincero y firme en muchas decisiones “desagradables” pero necesarias. Ahora se presenta como número tres en la candidatura a les Corts Valencianes por Valencia con la intención de renovar cargo y responsabilidades. Presume de gandiense allá por donde va y pese a llevar ya más de dos años en política, todavía mantiene la sinceridad y la frescura de un ciudadano de la calle.

Estos días lo vemos en la calle como Conseller, cumpliendo con sus obligaciones institucionales pero también como candidato a las Cortes Valencianas 

Es verdad que éstos, son días de mucho ajetreo, agenda muy densa porque tienes tus cometidos como Conseller de Hacienda todo el día y eso lo complementas con esa campaña de divulgación, de pedagogía de qué es lo que hemos hecho y cuál es nuestro proyecto de futuro.

 

Claro, porque me imagino que la lista obliga y usted es el número tres de la candidatura popular y eso compromete de alguna forma en que no solo tiene que explicar lo que han hecho sino también su proyecto de futuro para la Comunitat.

Sí, para mí es un honor como gandiense que soy, formar parte primero de la lista autonómica por Valencia del Partido Popular para seguir gobernando y en segundo lugar como número 3. Hay que ver esa lista, el número 1 Alberto Fabra, Presidente de la Generalitat, el número 2 Rita Barberá, alcaldesa de Valencia 24 años y el número 3 un gandiense. Además hay que tener en cuenta que soy el único Conseller que hay de toda la Generalitat del sur de la provincia de Valencia. Soy el segundo Conseller de Gandia, hubo anteriormente un Conseller de Gandia por Unión Valenciana. Llegué hace dos años a la Generalitat y ahora he de agradecer al Presidente la confianza depositada en mí. Sinceramente, creo que esto es fruto del trabajo desarrollado durante estos dos años y medio y también porque entiende que a la lista hay que darle un perfil técnico y profesional porque la sociedad demanda buenos gestores políticos y eficiencia en el manejo de los fondos públicos. 

 

Cuando hace dos años y medio, de repente le nombran Conseller, lo hacen con un carácter totalmente técnico, nada político Hubo quien llegó a vaticinar que duraría usted poco en la Consellería

Sí, yo como Conseller de Hacienda, es muy fácil amortizarme. Tengo algunas expresiones que he acumulado durante este tiempo, porque prefiero decir que no antes que decir que sí y luego no cumplir, aunque eso sea poco habitual. Además de mi depende la tesorería, el presupuesto, tributos, función pública, etc. 

 

Bueno a eso venía usted acostumbrado como Inspector de Hacienda 

(Risas) Sí, pero quieras o no se le añade a todo eso el llevar una entidad, la Generalitat Valenciana, de 18.000 millones de euros. Ser como el director financiero, administrativo, de recursos humanos y jefe de informática de una "empresita" que representa el 18% del PIb de la Comunitat Valenciana a lo que hay que añadirle la representación institucional, la asistencia a Les Corts, la atención a los medios de comunicación y la exposición y responsabilidad que se tiene en un momento tan complicado y en una Consellería en la que hay poco de lo que presumir aparentemente, porque yo no doy ayudas ni inauguro infraestructuras no concedo subvenciones, pero al final lo que demanda la gente es que gestionemos el dinero del ciudadano de forma eficiente y sobre todo hemos hecho una labor fundamental que es "transparencia". Al final se trata de explicar a la gente lo que se puede y lo que no se puede hacer. Por qué estamos siguiendo esta línea de actuación. Ser honrado, sincero, dar todas las explicaciones posibles, ser valiente y sobre todo buen gestor, y profesional en la gestión de los fondos públicos. Y esa es nuestra línea de actuación con sensatez, sentido común y cordura y es lo que hemos intentado hacer durante dos años y medio. Yo vengo de un mundo ajeno a la política, totalmente distinto, estaba cómodamente como delegado de hacienda en la provincia de Castellón, venía de Gandia, de Játiva, etc. Y de repente aterrizo en este mundo, en una situación de exigencia máxima, un escenario muy complejo. Hay que recordar 2012 cómo estaba la Comunitat Valenciana, no se pagaba, decrecíamos más que la media, lo que se llamó la primavera valenciana. 

 

Tenía usted en pie de guerra a todos los colectivos. 

Sí, era una situación de mucha conflictividad social y protestas generalizadas y yo creo que ahí nos remangamos, nos pusimos a trabajar. He de reconocer que he pasado momentos muy duros, muy malos y muy difíciles en un escenario en el que España estaba a punto de ser intervenida, la Comunidad Valenciana la de peor déficit, sin pagar, etc. 

 

Al final se trata de trabajar y trabajar y creer en lo que estás haciendo y poco a poco hemos ido a mejor y en dos años y medio le hemos dado la vuelta y donde antes decrecíamos ahora crecemos más que la media española, donde antes destruíamos empleo ahora vamos a la cabeza de creación de empleo, donde antes había protesta ahora hay tranquilidad y donde antes había impagos ahora hay regularidad en el pago. Y al final, eso es lo que te lleva a casa cada noche. La satisfacción y gratificación personal de que en estos dos años y medio hemos cambiado para bien. Eso no quiere decir que estamos bien, queda mucho por hacer pero sí ha valido la pena el esfuerzo. 


Hasta hace dos años lo peor que te pasaba como empresario es que te ofreciera un contrato la administración autonómica, porque no sabías cuándo ni cómo cobrarías, pero ahora parece que esa sensación ha desaparecido 

Ahora mismo estamos en un periodo de pago de 60 días, que todavía es muy elevado, pero estamos mucho mejor que las empresas privadas y los contratistas. Pero tenemos que seguir en esa línea porque cuando contratas con la Administración y sabes que te va a pagar en 6 meses, un año o dos, hay un coste financiero añadido, una ineficiencia y un efecto dominó que se produce porque la Administración no paga, el contratista tampoco paga a sus proveedores y eso es un efecto en cadena. La Administración ha de ser motor y palanca de la actividad económica y para ello hay que pagar bien, haber certidumbre y seguridad y dar ejemplo. Creo que vamos todas las administraciones en esa línea, es una obsesión del Ministro que yo comparto totalmente. 

 

Sr. Moragues, presume usted de gandienses allá por donde va, hay quien incluso le recrimina que siempre mira más para casa que para otros sitios. Cuando llegó al cargo tenía una "obsesión"   que era que el hospital comarcal se abriera, sí o sí en esta legislatura. 

Yo lo dije nada más llegar al cargo. Uno está en política temporalmente. Yo he nacido en Gandia, he estudiado aquí, he madurado aquí, me he hecho como persona aquí, luego por cuestiones profesionales he estado en Madrid, Valencia, Barcelona, pero he vuelto a Gandia cuando mis niños son todavía pequeños para que sepan lo que es esta ciudad. Eso me supone un esfuerzo personal porque he de invertir mucho tiempo diario en los desplazamientos, pero sigo siendo consciente de la temporalidad de mi cargo y quería aportar mi granito de arena a mi ciudad y mi comarca. Todos los días pasaba por el hospital en obras paralizadas durante tanto tiempo y pensé que eso no podía ser. Llegué en una situación muy complicada, sin presupuestos, con impagos del contratista muy graves pero me propuse que debía poner en marcha el hospital como Conseller gandiense, porque así cuando tenga 60, 70, 80 años pasaré por allí y diré, aquí aporté mi granito de arena. No ha sido fácil pero lo hemos hecho con una inversión de 85 millones de euros con la última tecnología en materia sanitaria, más de 1.000 personas trabajando en él. Es un equipamiento de 20 millones de euros, 200 habitaciones individuales, 411 camas, 8 quirófanos y un hospital puntero a nivel autonómico, nacional e internacional y abarca no solo a Gandia, a toda la comarca Safor-Valldigna y a parte de la Vall de Albaida. 

 

Le he leído en prensa estos días que ese era el logro que se marcó para esta legislatura pero que tiene otro marcado para la siguiente casi tan importante como el hospital 

Para la siguiente legislatura tengo dos inversiones que creo necesarias para la Safor que es una, la circunvalación de Oliva, porque vas de Gandia a Oliva en coche y es más de evidente el tiempo que pierdes en recorrer esos pocos kilómetros y luego, la AP7, porque estamos cansados del peaje y también nos sentimos agraviados con otras zonas de España. Hay que mejorar los accesos entre Gandia y Oliva. Tenemos en marcha el acceso sur a Oliva, tenemos pendiente el tren de la costa que también es una de las prioridades de infraestructuras por parte de la Generalitat. La AP7 ha de finalizar en 2019, el propio Presidente Fabra ha declarado ya que no quiere que se renueve la concesión que tenía que haber finalizado ya y vamos a luchar por ello. 

 

Denos alguna clave, porque le ha ido muy bien en la Generalitat, hay que ver si los ciudadanos les refrendan en las urnas el próximo 24 de mayo, pero en otros municipios no nos ha ido muy bien. Supongo que en esto no hay fórmulas magistrales, pero denos alguna clave de lo que tenemos que hacer para mejorar la situación financiera de Gandia. 

Mire, en Gandia se recibió una herencia tremendamente complicada, con una deuda desorbitada, yo creo que durante los últimos años hubo mucha irresponsabilidad por parte de los anteriores gestores y una deuda que había que afrontar. Sí que es verdad que 2012, 2013 y 2011 han sido años muy complicados para todas las administraciones. En Gandia el equipo de gobierno era proactivo, con ganas de hacer cosas en Gandia pero el esfuerzo económico lo ha tenido que hacer la Generalitat invirtiendo 16 millones del plan financiero. Pero sí que es verdad que las administraciones públicas tenemos que estar saneadas, con la deuda financiera reestructurada, pagar la deuda comercial, atender a colectivos y asociaciones y para ello es bueno que estén saneadas las cuentas de un Ayuntamiento porque al final al ciudadano no le importa ni la deuda ni el déficit, le importa cómo le afectan esos números. Gandia ha hecho un esfuerzo por sanear su deuda, algo fundamental para no pagar intereses y para bajar impuestos, porque donde mejor está el dinero es en el bolsillo de los ciudadanos, y además porque así paga a los proveedores de forma rápida beneficiando la actividad local. Me consta que se ha intentado, pero con la herencia recibida ha sido algo imposible. Se está trabajando por parte de los gestores locales pero hay que reconocer que nos queda mucho camino por recorrer. 

 

Qué espera de los ciudadanos en las próximas elecciones, porque esta es su primera campaña electoral. 

Bueno, hice mis pinitos en las europeas pero es cierto que me estreno como candidato en estas. Creo que las elecciones del 24 de mayo son muy importantes porque solo hay dos escenarios posibles. Se presentan muchas formaciones, hay mucho desencanto y desafección hacia la clase política, casos que generan alarma social y eso nos enfada a todo el mundo. Pueden pasar dos cosas, que haya un gobierno del PP con los consensos y apoyos correspondientes que apuesta por la estabilidad, bajada de impuestos, moderación, discurso de centro, regeneración y renovación por parte del Partido y hacer las cosas lo mejor posible, tener autocrítica, reconocer los errores, extirpar cualquier sombra de corrupción y seguir esa senda iniciada de crecimiento o, desgraciadamente el otro escenario es una coalición de partidos de izquierdas, entre PSOE, Podemos, Izquierda Unida y Compromis, lo que significa que da igual votar al PSOE que a Podemos, porque son partidos muy equiparados incluso en intención de votos. Eso no sería bueno, y no lo digo como Conseller, ni como técnico ni como político, sino como ciudadano, y lo digo porque nuestra base de crecimiento ha sido la normalidad, la estabilidad y la tranquilidad. Con nuestros errores. Ellos plantean caos, ruptura, venganza, etc. Nosotros planteamos menos impuestos y ellos subida de impuestos, nosotros más libertad para elegir, por ejemplo colegio, y ellos menos libertad, nosotros menos administración y ellos más administración, ellos plantean más intervencionismo en la economía de mercado y creo que esas premisas de los partidos de izquierdas, muy de izquierdas, sería negativo para la sociedad valenciana. 

 

Los ciudadanos son muy sabios y al final elegirán pero creo que el centro, la moderación es lo mejor para la sociedad valenciana. Nos hemos equivocado en muchas cosas, pero si nos castigan, que no lo hagan a costa del bienestar de la sociedad valenciana.