Lorena Milvaques, vicealcaldesa en el ayuntamiento de Gandia


Viernes, 7 de Agosto de 2015

 
Lorena Milvaques, vicealcaldesa en el ayuntamiento de Gandia
“O aplicábamos el nuevo Plan de Ajuste, o Gandia no tendría salida económica”
Lorena Milvaques, política de Compromís, ocupa en estos momentos la figura de vicealcaldesa en el ayuntamiento de Gandia. Un cargo que se crea con el objetivo de “dar a entender a la ciudadanía que no había un partido gobernando una ciudad, sino una unión de intereses de diferentes partidos que miraban por las personas”. Consciente de las dificultades económicas en las que se encuentra el consistorio, se muestra a través de la siguiente entrevista muy optimista y centrada “desde el minuto uno, en las personas”. Asegura que pese “a la mayor subida de impuestos de la ciudad”, el nuevo Plan de Ajuste permitirá “pagar aquello que se debe a pequeñas y grandes empresas”. La nacionalista pide paciencia a los ciudadanos, porque entiende que “no gusta a nadie oír políticas como las que se están desarrollando en estos momentos”.

¿Cómo surge la figura de vicealcaldesa en el ayuntamiento de Gandia?

La alcaldesa, Diana Morant, y yo quisimo dar a entender a la ciudadanía que no había un partido gobernando una ciudad, sino una unión de intereses de diferentes partidos que miraban por las personas. Por tanto, una muestra para que la gente identificara que no había nadie por encima de nadie era esa figura de la vicealcaldía que venía a entender que no era legalmente la figura de la alcaldesa, porque sólo puede haber un alcalde o una alcaldesa en la ciudad. Pero sí que con esa intención de crearla se daba también la intención de gestionar conjuntamente todos aquellos temas que preocupan a la ciudadanía.

 

¿Cómo se encontró el nuevo ejecutivo local el Ayuntamiento cuando entró a gobernar?

Sinceramente, nos lo encontramos peor de lo que esperábamos. Cuando hemos entrado a gobernar nos hemos topado ante una administración bastante más mala de lo que en los primeros momentos pensábamos que tendríamos. Es un rosario de personas todos los días en nuestros despachos reclamando facturas impagadas de trabajadores municipales de diferentes empresas o diferentes áreas de gobierno que no cobran desde hace mucho tiempo.

 

¿Nos podría decir cuál es ese nivel de deuda?

El nivel de deuda que tenía la administración cuando accedimos al gobierno era de 347 millones de euros, pero estamos hablando de una deuda a proveedores y comercial, esto quiere decir una deuda a empresas pequeñas, medianas y grandes que ofrecen sus servicios al Ayuntamiento y que llevaban muchos años sin cobrar con una deuda de 64 millones de euros, cosa imperdonable para cualquier gestor público.
Los gestores públicos no están para beneficiar sus bolsillos y sus intereses privados y particulares, sino para mirar a la mayoría social, algo que no se ha hecho ni en los cuatro años del Partido Popular, ni en los cuatro años anteriores con el Partido Socialista y Plataforma de Gandia.
Es cierto que en la última etapa de cuatro años se ha ido agravado a unos niveles descomunales en una administración que no tiene ingresos y que tiene un volumen de gastos tan elevado que requería de un Plan de Ajuste durísimo para poder continuar adelante.

 

Un Plan de Ajuste durísimo para la ciudadanía y que ha conllevado una de las mayores subidas de impuestos de la ciudad...

Es un Plan de Ajuste duro y que no nos ha gustado nada llevar a cabo desde el nuevo gobierno. Está hecho única y exclusivamente para pagar aquello que se debe, a las pequeñas familias de empresas que no cobran. Si no nos acogíamos a este Plan de Ajuste impuesto por el Ministerio, no hubiésemos tenido ninguna posibilidad de acogernos a ningún otro mecanismo de pago a proveedores o mecanismos especiales que se nos anunciaron por parte de la administración central.
Aunque sabíamos que era un Plan de Ajuste impopular e iba a suponer un sacrificio político importante, creíamos que como gestores públicos y como administradores del Ayuntamiento mirábamos por los intereses de la ciudadanía.
Si no hacíamos esto, no podíamos continuar adelante con ninguna ayuda económica ni para Bienestar Social, ni Sanidad, ni para absolutamente nada y habría sido igual o peor que el hecho de acogernos a un plan de ajuste.
Pedimos disculpas y las pediremos siempre que haga falta porque no es correcto que un gestor público cargue contra sus ciudadanos un peso tan importante, cuando no han generado ellos el agujero económico.

 

Desde el PP aseguran que este Plan de Ajuste es para pagar la deuda del PSOE y Compromís... ¿qué hay de cierto en ello?

La deuda en el año 2011, momento en el que entra el Partido Popular a gobernar, era de 191 millones de euros. Somos conscientes que durante los gobiernos de los que hemos formado parte, algo habremos hecho mal y habrá habido inversiones que se habrán ejecutado y no habrán sido del todo necesarias, pero en aquel momento se realizaban y por eso asumiremos nuestra culpa.
Pero, no es cierto que hayamos contribuido a generar una deuda y un agujero económico en esta administración, porque las dos veces que el gobierno ha sido Bloc Nacionalista Valencià y después Compromís impusieron en sus acuerdos de gobierno planes de reducción de la deuda, que aminoraran la deuda económica de la administración y que ayudaran a que se sanearan las arcas municipales. A partir de aquí, lo que hayan hecho los demás gobiernos nosotros no somos responsables, pero sí que pedimos las responsabilidades a quien le toque.

 

¿Se podría haber evitado esta subida de impuestos?

Era imposible evitarla, porque el Partido Popular tenía el mismo planteamiento del Plan de Ajuste en estos últimos tres años. Últimos tres años que el Partido Popular anunciaba Planes de Ajuste y que nunca eran aprobados por el Ministerio de Economía y Hacienda, porque nunca acataban lo que el Ministerio les decía y no hicieron ningún plan de control de la deuda, cosa que no puede hacer una administración. O pasábamos por ahí o esta ciudad no tendría salida económica porque ni cobraban los proveedores, ni cobraban las personas a las que se les debía dinero, ni mucha gente que trabajaba en la administración se le garantizaba cobrar las nóminas con regularidad. Por tanto, nosotros como gestores no podíamos consentir esto de ninguna manera y no se podía evitar este Plan de Ajuste.

 

¿Qué ha pasado con el complejo Wonderwall, Falkata y los conciertos “a coste cero” que se han anulado?

Hemos empezado el mes de agosto con unas cifras importantísimas a nivel de ocupación, rondando incluso el 90%. Esto no quiere decir que los eventos que se estaban realizando en la playa de Gandia en los últimos cuatro años que reportaran o no reportaran más gente. Tenemos claro que no se tiene que trabajar solamente con los dos meses de verano, porque nuestra playa es una playa de enero a diciembre. No se podía consentir de ninguna manera que esta administración se dedicara a ser el manager o se dedicara a traer conciertos que en un principio Torró decía a “coste cero” y que poco a poco hemos descubierto que no existe. Estamos hablando de 170.000 euros que se habían negociado con los productores de David Guetta y de volúmenes impensables económicos que en anterioridad tampoco se habían hecho.

 

¿Cuál cree que es el modelo turístico idóneo para Gandia?
Tenemos que cambiar la concepción turística en nuestra ciudad no solo en la playa, tenemos que complementar en un conjunto la playa y la ciudad, por eso tenemos al compañero Xavier Ródenas, concejal de Medio Ambiente, que está lanzando políticas turísticas encaminadas hacia un sector como es el medio ambiental, que puede aportar mucha más gente complementaria.
También estamos trabajando desde el departamento de Turismo para ofrecer alternativas lo menos costosas posibles para el Ayuntamiento y que aporten beneficio económico para todo el sector.
Pero también pienso que deberíamos contribuir entre todos, porque hemos cogido la dinámica de que la administración lo pone todo y esto no puede continuar así. La administración debe ayudar de la forma que sea posible, pero todos debemos aportar nuestras cosas como  los hosteleros y hoteleros, para que de esta manera se puedan trabajar políticas turísticas magníficas.

 

¿Podríamos decir que desde el actual gobierno municipal apuestan por un turismo más familiar?

Puede haber una complementariedad. Es cierto que esta ciudad era una ciudad turística pensada para las familias y esto ha desaparecido con las políticas turísticas del Partido Popular. Para hacer funcionar la política que uno quiere, no se tiene que hacer desaparecer una política que ya existe Tenemos que buscar el equilibrio entre el turismo familiar y combinarlo con la oferta de ocio, reglada y legal, y sin molestias.

 

El concejal, Arturo Torró, les culpa de no hacer nada, de tan sólo estar buscando facturas y documentos... ¿Qué pasa con esto al respecto?

Eso es lo que él se imagina o quiere vender. Sinceramente, no las buscamos, sino que nos las encontramos todos los días. Las puertas de nuestros despachos son un rosario de personas que vienen a traer una factura. Hoy me he encontrado tres facturas de un servicio que prestaba mi departamento de Igualdad, de compra de periódicos para unos pocos en detrimento de otros y que no sabía que existía. Me entero cuando el proveedor lleva meses sin cobrar y viene a pedírtelas. Buscamos soluciones al gran problema económico que nos ha dejado el Partido Popular.

 

Con vistas ya a un futuro, ¿cuáles son las prioridades del ejecutivo local en estos momentos?

Las prioridades son las personas tal y como lo presentamos en la campaña electoral. Se han terminado los momentos de intereses particulares y privados de unos pocos, porque la gente necesita muchas cosas y estamos ante una situación muy complicada. Si somos capaces de conseguirlo nos daríamos por satisfechos, ya que no es el momento de grandes inversiones, ni obras; si no de mirar por los intereses de los ciudadanos y ciudadanas, para que tengan sus necesidades cubiertas.

 

Se respira positivismo en sus palabras, pero ¿cuatro años pasan muy rápido, verdad?

Sí, cuatro años pasan muy rápidos, pero la ilusión y la fuerza no nos faltan. Día a día es mucho el trabajo que realizamos y estamos cansados, pero somos un gobierno que desde el minuto uno no hemos parado de escuchar a las personas.

 

Lorena, ¿qué mensaje les daría a nuestros lectores?

Que tengan mucha paciencia, sabemos que es complicado y lo entiendo porque afecta a muchas familias y no gusta a nadie oír políticas como las que se están haciendo en estos momentos. Pido a la gente que sean inteligentes y que vean que estamos trabajando por ellos y si dentro de cuatro años no les gustamos que decidan si escoger el modelo anterior o el actual.