José Vicente Roig Dalmau, notario de Gandia


Viernes, 12 de Febrero de 2016

 
José Vicente Roig Dalmau, notario de Gandia
“Ahora los notarios estamos más abiertos a ofrecer más servicios a la sociedad”
Gandia ha sido sede de unas jornadas jurídicas en las que se ha abordado la jurisdicción voluntaria. Han sido unas jornadas muy técnicas en las que se ha contado con la colaboración de la Generalitat, el Ayuntamiento y la participación de toda una serie de agentes implicados y afectados por la nueva norma. El notario José Vicente Roig, nos ha explicado el contenido de las jornadas, así como las consecuencias de las mismas para la sociedad, consecuencias eminentemente prácticas como la posibilidad de casarse, separarse o divorciarse ante notario, por ejemplo.

¿Cómo surge la idea de realizar estas jornadas en Gandia?
La verdad es que surgen como consecuencia de la interrelación de los tres colegios organizadores que son el colegio de abogados, colegio de registradores de la propiedad y colegio notarial de Valencia, representados en el primero de los casos por los abogados Francisco Ferrer y Vicente Estruch, en el segundo de los casos por las registradoras de la propiedad del distrito hipotecario de Gandia María Emilia Adán y María Elena Domínguez y el colegio notarial de Valencia representado por mi compañero Cano Mora. La finalidad ha sido, celebrar por primera vez en Gandia unas jornadas de carácter jurídico de un gran peso específico básicamente sobre una norma que contiene a su vez una serie de preceptos que constituyen una verdadera novedad en lo que es el sistema español. La jurisdicción voluntaria.

¿Qué es en realidad la jurisdicción voluntaria?
La jurisdicción voluntaria, al fin y al cabo, viene a referirse a una serie de materias que tradicionalmente eran objeto de regulación en una ley, específica ley de enjuiciamiento civil, que no solamente comprendía este tipo de materias sino también materias de carácter contencioso. El legislador se da cuenta que estas materias deben ser detraídas de esta ley y crea una ley específicas para ellas, siempre y cuando no exista controversias entre las personas interesadas en todas aquellas materias que son objeto de regulación. Lo que pretende el legislador es modernizar el sector en el cual existen una serie de intereses de los particulares que trasciende no solo a la esfera personal sino también a la esfera patrimonial de las personas y consecuentemente hay que dar solución a los posibles efectos que estas situaciones provocan., Se pretende dar una respuesta pronta y al mismo tiempo respetuosa con los derechos e intereses de las personas que puedan verse beneficiadas de todas aquellas materias objeto de regulación y al mismo tiempo se viene a regular de una manera paralela e incluso se adapta a otras leyes que han surgido como por ejemplo la relativa al acogimiento y adopción de menores que hace hincapié en la protección de la infancia y la adolescencia. También viene a sustituir una serie de términos como toda referencia a personas catalogadas como incapaces y son sustituidas por “personas con incapacidad”, y ello no es más que llevar a la práctica algo que se encuentra contenido en una convención de las Naciones Unidas.

¿Cómo se logra esa modernización?
Además de con adaptaciones como la que acabo de nombrar, atribuyendo a los jueces y otros operadores jurídicos, una serie de materias que tradicionalmente eran conocidas solo por los jueces y magistrados, porque piensa el legislados que hay una serie de operadores jurídicos que tienen la suficiente preparación y que van a ser garantes de los derechos de los ciudadanos si se les encomienda esta labor. Entre estos agentes destacan los secretarios judiciales, los registradores de la propiedad y los notarios.

Todo esto que explicado así parece muy técnico, lo cierto es que afecta a aspectos muy cotidianos de los ciudadanos, como por ejemplo el hecho de que pueden celebrar matrimonios
Sí, ahora podemos celebrar matrimonios y es una función compartida con el juez encargado del registro civil, el juez de paz, alcaldes o concejales, secretarios judiciales y con los funcionarios diplomáticos o consulares. Para que los notarios podamos casar, hay que cumplir una serie de requisitos que son los ordinarios, es decir, tramitar un expediente por parte del encargado del registro civil, que viene a demostrar que los que van a contraer matrimonio son capaces de contraerlo libre y voluntariamente.

Es decir, ahora los notarios también pueden casar
Sí, o dicho de otra manera, ahora las personas pueden casarse ante notario con unos trámites relativamente sencillos siempre y cuando el notario elegido para celebrar el matrimonio sea competente para poder actuar en el lugar de celebración que habitualmente suele ser el domicilio de uno de los contrayentes, aunque también se puede elegir un lugar de celebración diferente siempre y cuando se haga constar en el expediente. Todo esto se hace constar en una escritura que posteriormente se remite telemáticamente al registro civil.

¿Qué otras materias nos afectan directamente?
Asuntos relativos en separación o divorcio de mutuo acuerdo, competencia compartida con los secretarios judiciales. Porque tenemos algunas competencias en exclusiva y otras compartidas. Por ejemplo, en exclusiva tenemos la declaración de herederos ab intestato, o lo que es lo mismo, declarar los herederos cuando una persona fallece sin testamento si ha dejado hijos, nietos o descendientes, además también para ascendentes y colaterales.

Es decir, les habilita a realizar muchas acciones que hasta ahora no tenían competencia para realizar y que son de uso cotidiano.
Sí, todos los operadores jurídicos a los que afecta esta norma, son operadores jurídicos que viven la vida diaria, por tanto es lógico que en una serie de cuestiones en las cuales no exista conflicto o controversia se pueda realizar también a través de estos operadores con absoluta garantía de los ciudadanos. Incluso si existe una verdadera controversia se puede habilitar la vía judicial.

Uno de los aspectos fundamentales, por tanto, ha de ser la existencia del mutuo acuerdo
Así es, en casi todas las materias, porque en otras, como la de la separación o el divorcio, no solo ha de ser de mutuo acuerdo, sino que además no debe haber personas dependientes como hijos menores. En ese caso, aunque haya acuerdo mutuo, no podemos actuar.

¿Cuáles han sido las conclusiones de estas jornadas en las que han estado reunidos durante dos días?
Desde un punto de vista general, la mayor conclusión es que se puede contar con una serie de operadores jurídicos que estamos al servicio de los ciudadanos. En segundo lugar que muchas veces es conveniente acudir a estos operadores jurídicos porque las legislaciones cada vez son más técnicas. Para garantizar los derechos de los ciudadanos, se observan y se precisa el cumplimiento de una serie de requisitos que en ocasiones precisan de la intervención de este tipo de operadores, pero sobre todo la mayora conclusión es que somos unos operadores que estamos completamente abiertos a la sociedad y que es bueno que el ciudadano pueda acudir a nosotros y confiar en nosotros para intentar resolver todas aquellas cuestiones que no originando una controversia, pueden verse resueltas a través de este tipo de vías.


Vamos, que podemos acudir a los notarios para muchas más cosas de las que lo hacíamos hasta ahora
No solo a los notarios, sino también a los registradores de la propiedad y mercantiles, a los abogados y a los secretarios judiciales en todas aquellas materias que en estos momentos se nos ha delegado. Es todo un abanico de posibilidades que se abre al ciudadano. Si se trata de competencias compartidas podrá acudir al agente que elija, si se trata de competencias en exclusiva, deberá acudir al agente en concreto encargado de realizar este tipo de expedientes

Vamos, que esta norma no solo les moderniza a ustedes sino que se abre toda una serie de posibilidades de interactuar con la sociedad
Yo creo que abre no tanto a los operadores jurídicos en cuanto a los ciudadanos, que ahora tienen muchas más opciones para acudir a diferentes agentes para realizar toda una serie de acciones. Creo que es una ley francamente positiva en la medida que abre, es decir que permite sumar y por tanto, cuantos más estemos, mejor.

Esto evitará los colapsos que ahora existen en algunos departamentos
Esa es en realidad una de las finalidades perseguidas por esta nueva norma y creo que se puede alcanzar el objetivo.