Vicent Pellicer, historiador


Viernes, 29 de Abril de 2016

 
Vicent Pellicer, historiador
“Este libro es producto de un trabajo de investigación que resulta apasionante”
A finales de diciembre de 2015, se presentaba el libro Bonne de Carlat, Sor María Escarlata, un libro que viene a ser la continuación del trabajo de investigación de Vicent Pellicer sobre el Convento de las Clarisas de Gandia. Una historia que Pellicer conoce perfectamente ya que, entre otras, realizó el catálogo de las mismas y ha conocido, hasta la última fase, todas las incidencias relacionadas con la creación del Museo de las Clarisas de Gandia. Hoy, Pellicer nos habla de la fundación del Convento y de la historia de Bonne de Carlat.
¿Cómo surge la idea de escribir este libro?
Fue en el año 2014 cuando acabé mis servicios en lo que iba a ser el Museo de Santa Clara. Cuando acabé tenía toda la investigación hecha y presenté el catálogo de todas las obras, de lo principal que tenían las monjas. Pero con eso no estaba satisfecho, ya que yo quería saber y conocer mediante un estudio completo, el origen del convento, cómo se fundó, de dónde vienen las monjas, etc. Sobre todo porque había una leyenda que hablaba de la llegada de las monjas. La gente de Gandia recordará que antiguamente el día de la Virgen de Gracia salía una carroza con diez niñas vestidas de monja sobre una barca que representaban a las diez monjas que milagrosamente, desde las costas de Montpelier llegaron a la Playa de Gandia en una barca a la deriva.

En la leyenda hay un trasfondo de realidad
Sí, como todas las leyendas, y esa base o trasfondo me ha servido para investigar. Todas las monjas que vinieron del sur de Francia tenían nombre y apellidos, excepto una que era un misterio y ese misterio es en el que me fijé. No tenía nombre pero está representada en uno de los ángulos de la antigua sala capitular y aparece rechazando una corona, lo que daba indicio de que era de familia real. La leyenda habla de que las monjas huyeron porque el hermano de una de las monjas, que era de familia real, amenazaba con quemar el convento si su hermana no se casaba con quien él quería. Por eso huyeron. Bueno, algo de verdad hay, sí es cierto que querían casar a esta monja pero la huida es porque en ese momento se estaba imponiendo la norma de Santa Coleta y en esa expansión es cuando vienen a Gandia después de recabar en Barcelona.

Por tanto Bonne de Carlat era de sangre real
Sí, ella pertenecía a la familia de Armañac. Su madre era Borbón, ancestro de los actuales regentes de España. En Barcelona, el administrador del ducado de Gandia, Lluís de Vic, le propone al Rey que las monjas vengan a Gandia porque aquí hay un convento abandonado y ellas lo podrían ocupar.

Además del anonimato de la monja, también te llamaba la atención el gesto de rechazo de la corona
Sí, porque la alta nobleza no se representa nunca con una corona, solo la realeza se representa con la corona real. Por eso tuve que realizar un trabajo de campo para poder encontrar el hilo del que tirar para poder hallar los orígenes. Ella pertenecía a la familia de Armañac, una familia muy poderosa del sur de Francia. Esta familia siempre estaba en guerras. Ella era biznieta del Rey Carlos III de Navarra. Descendiente directa del Rey San Luis de Francia, pertenecía a la familia de los Borbón. Llega un momento que el Rey de Francia busca una novia para su delfín y había cuatro princesas que estaban en la terna para convertirse en su esposa. En la investigación corroboro que ella era una de las candidatas a casarse con el Delfín. Ese es uno de los motivos fundamentales de su huida de Francia.

Pero eso no es motivo suficiente para esconder su identidad
No, pero hay más cosas, se dieron toda una serie de circunstancias como un escándalo muy, muy fuerte por el cual esta mujer, que en el siglo XVIII la convierten en Beata en el sur de Francia, esconde su identidad.

La historia de esta mujer podría ser la trama de una novela
Sí, un amigo que vino a la presentación del libro me lo comentó y lo cierto es que tiene una vida muy interesante y podría ser perfectamente el argumento de una novela.

Bonne de Carlat fue fundamental en la refundación del convento
Sí, hay que tener en cuenta que el convento lo fundó Sor Violante de Aragón, hija de Alfonso el Viejo con el dinero heredado de su padre y su hermano. Al morir ella y quedarse Gandia sin duques directos, pasan unos años de decadencia muy grande. Hay una grave crisis y se cierra el convento. Con Bonne de Armañac se recupera el prestigio y esplendor del convento y la importancia del mismo es tal que desde aquí se fundan hasta 30 monasterios en toda la Península Ibérica. Uno de los conventos más importantes fue el de las Descalzas Reales de Madrid.

A partir de ahí el convento juega un papel muy importante en la historia de Gandia
Sí, eso ocurría en todas las ciudades en las que había un convento. Eran los contenedores de aquellas ciudades que tenían burguesía porque las hijas de la familia profesaban con una dote que su padre les otorgaba y habitualmente esa dote no era monetaria, sino que contenía cuadros, esculturas, imágenes, crucifijos, joyas, objetos valiosos. Unos como dote a las hijas que ingresaban en el convento, otros objetos eran dejados como parte del testamento de los distintos duques o señores. En Gandia en concreto, juega un papel importante la familia Borja.

Por tanto el contenido del convento es importante.
Yo siempre me había quejado de que en Gandia teníamos contenedores de cultura y patrimonio pero poco o nada de contenido, y mira por donde, cuando en 2002 entro por primera vez en el convento, me encuentro con un importante patrimonio cultural. Me quedé alucinado con lo que veo allí y por teléfono le llamo a la alcaldesa de entonces, Pepa Frau que en 10 minutos se presentó y le expliqué lo que había allí. No por la importancia de lo que había, sino por el estado en el que se encontraba casi todo. Por ese motivo se firma el convenio de colaboración que permite restaurar las obras.

Usted es quien descubre lo que hay en el convento y el autor del proyecto del Museo
Sí, yo he hecho el proyecto museístico, yo he supervisado y catalogado todo lo que hay, yo propuse a los partidos políticos hacer el Museu de les Clarises y todos lo aceptaron por unanimidad, pero cuando la manzana ya estaba madura me retiraron completamente del proyecto. El proyecto lo realicé yo, hasta el punto que tuve que encontrar soluciones a situaciones que desde fuera no se entenderían, como la puerta que une el museo con el convento. Una puerta que fue la solución que se me ocurrió para que las monjas cedieran las obras, porque ellas no querían que salieran del convento y así era como si no salieran ya que ellas tienen la llave de esa puerta y pueden ver las obras en cualquier momento. Pero bueno, son cosas que pasan y que algún día contaremos.

Volviendo de nuevo al libro, ha sido mucho trabajo para poder publicar el libro y la historia, ha sido necesario hacer trabajo de campo, ¿compensa?
Si me preguntas si compensa económicamente, rotundamente no. Ha supuesto un esfuerzo importante pero compensa por la satisfacción que supone hacer un trabajo que, aunque seguro que será mejorable, porque todo lo es, creo sinceramente que está muy bien hecho. Me ha costado dinero irme a Francia, hacer el libro, pero yo no podía dejar esto en el aire y que se perdiera o que viniera alguien después y me arrebate el trabajo. Por eso también publiqué en 2015 el catálogo de las Clarisas porque yo he realizado la investigación obra por obra de todo lo que hay. He tenido que ir hasta Nápoles para que la máxima autoridad en Ribera me certificara la autenticidad de una obra, he hecho ese tipo de cosas. Yo me lo he tenido que hacer todo, y no me quejo porque el trabajo creo que ha valido la pena. Compensa porque el dinero es importante para pagar las facturas, pero el dinero no paga la satisfacción.

¿Dónde podemos comprar tu libro?
Se puede comprar en cualquier librería medianamente importante de Gandia si ningún problema, y si no lo piden y enseguida les llega.

¿A quién le recomienda que lea el libro?
A toda la gente de la comarca que esté interesada en la Historia de Gandia, porque este libro narra una parte de la historia que era inédita, que no se conocía, estaba ahí pero nadie la había estudiado ni investigado nunca. De repente encontrarte con que una de las monjas que viene a refundar el convento es sobrina del príncipe de Viana, duque de Gandia, nieta del Rey Carlos III de Navarra, descendiente del Rey de Francia, ancestro de los Borbones actuales, es una historia que nos permite dar contenido y continuidad a la Historia de Gandia y de España, entre otras. Es una historia que además cuenta capítulos muy interesantes, algunos de ellos hasta truculentos y que solo es el principio, porque seguro que se puede seguir investigando mucho más.