Leonor de Arizon Trenor, responsable de marketing y comunicación del Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba


Viernes, 24 de Junio de 2016

 
Leonor de Arizon Trenor, responsable de marketing y comunicación del Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba
“La combinación del Monasterio y los conciertos es idílica”
Es la novena edición de “Música al Monestir”, conciertos que se realizan en el marco incomparable del Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba y que además se puede complementar con una cena en el mágico entorno de las diferentes salas del edificio histórico de la Safor. Desde la dirección del Monasterio consideran que es una apuesta importante para dar a conocer el Monasterio, su entorno y su historia, ya que pese a ser testigo silente de la evolución de la comarca de la Safor, es uno de los grandes desconocidos por parte de la mayoría de la población de la comarca.
Estamos en la novena edición de Música al Monestir, ¿en qué consiste la propuesta?
Esta es la novena edición, la acabamos de poner en marcha con muchísima ilusión porque el año pasado ya hicimos en la octava edición un esfuerzo importante en la comunicación para que la gente supiera lo que estábamos haciendo y tuvimos unos muy buenos resultados y este año hemos realizado un esfuerzo también muy importante en la programación, cuidando hasta el último detalle los conciertos que vamos a ofrecer para que la gente pueda asistir sea cual sea su gusto musical, porque de una u otra manera puedan encontrar algo que les guste en lo programado.

Se trata de combinar música y patrimonio
Claro, es algo que tenemos muy claro. Pensamos que tenemos una joya en la comarca como es el Monasterio, que ha requerido de diversas intervenciones pero que gracias a ellas se encuentra en un magnífico estado de conservación. Un edificio antiguo, con mucha historia y que es muy desconocido, por eso estamos ideando constantemente acciones que permitan a la gente acercarse a conocer tanto la historia del edificio como las estancias e instalaciones magníficas del mismo.

Así se trata de combinar el marco con la música
Claro, se trata de darle un marco idílico a los conciertos de música que se programan durante las noches de julio y agosto y además poder combinarlos con el conocimiento del propio edificio ya que ofertamos diferentes paquetes promocionales para los asistentes. Desde el que conlleva solo la asistencia al concierto, el que cuenta con la visita guiada previa al edificio o incluso el que permite quedarse después del concierto a degustar una magnífica cena que ofertan dos cáterin diferentes de la comarca, para poder disfrutar en toda su plenitud del Monasterio y sus instalaciones. Son propuestas imaginativas pero muy apetecibles, sobre todo para el verano, que permite a los asistentes disfrutar de una velada más que agradable en un marco incomparable y con la mejor de las amenizaciones.

¿Y da tiempo a todo en solo una velada?
Claro, piensa que lo programamos adrede para que a los visitantes les dé tiempo a todo. A las seis de la tarde se inicia la visita. Piensa que como tenemos visitas guiadas durante todo el año los sábados y domingos y además también tenemos visitas concertadas entre semana, somos plenamente conscientes de lo que puede durar una visita guiada, así que está todo programado para poder conocer el Monasterio, que es un edificio magnífico y acabar con tiempo de sobra para poder asistir al concierto e incluso, para los que así lo elijan, quedarse a cenar con nosotros. A las seis se inicia la visita, a las ocho el concierto y luego la cena. Siempre el producto central es el concierto porque es lo que programamos de forma especial.

¿Cómo habéis organizado y programado los conciertos?
Ha sido una programación muy estudiada y cuidada, porque queríamos que la música propuesta abarcara la mayor horquilla posible de gente, tanto por edades como por gustos, así que vamos a tener música para gustos diversos, desde música clásica, pasando por soul, funk, R&B, ópera o jazz. Pero además piensa que tenemos artistas de primer orden que han hecho un hueco en sus agendas para poder estar con nosotros este verano. Artistas que vienen de actuar en el Palau de les Arts o que hacen un paso previo por el Monestir antes de iniciar su gira por los mejores escenarios de España. Empezamos el 2 de julio y tenemos actuaciones el 16 de julio, el 7,14 y 25 de agosto.

El hecho de que el concierto se celebre en el monasterio tiene también unas connotaciones muy especiales
Claro, piensa que estamos hablando de un edificio que data de 1388, funddo por el Duque Alfons el Vell, que además es uno de los mejor conservados de toda la Comunidad Valenciana. Además de las sensaciones que puede transmitir el saber que estás en el primer monasterio de la Orden de los Jerónimos establecido en el Reino de Valencia y la Corona de Aragón, por esos muros han pasado desde los ilustres escritores Ausiàs March o Joanot Martorell a la familia Borja, San Vicente Ferrer, Felipe II y Felipe III, además éste fue el centro de la espiritualidad y cultural de la corte del Ducado de Gandia cuando estaba en pleno esplendor. Vamos, 600 años de historia que además se complementa con la magnífica acústica que el edificio tiene y los rincones más maravillosos que harán disfrutar a todos los visitantes de una jornada inolvidable.

¿Dónde se hacen los conciertos?
Los solemos hacer en el patio de los naranjos, con lo que al empezar a anochecer la luz se mezcla con la música y nos ofrece una sensación completamente mágica.

¿Por qué este tipo de programación?
Desde hace años que estamos intentando generar actividad para que el edificio tenga vida propia. Por eso generamos tanto actividades culturales como sociales. Queremos que el edificio tenga una larga vida y por eso necesitamos que tenga actividad y por tanto vida propia. Piensa que nosotros estamos realizando una constante actividad de rehabilitación y conservación del edificio, este próximo septiembre se inician nuevas obras importantes y para poder llevar a cabo todas estas acciones es necesario que el edificio tenga entidad y vida propia. Si no hiciéramos estas actividades de conciertos y cenas, seguramente mucha gente que vendrá por la música o por lo atractivo de una velada de verano diferente, no se acercaría nunca al edificio y por tanto no nos conocerían.

¿Es el Monestir el gran desconocido?
Sí, es un gran desconocido, y es algo paradógico, porque todos saben dónde está. Muchos son los que pasan por la carretera y lo ven constantemente, o incluso se acercan a los alrededores en fechas señaladas, pero lo cierto es que no mucha gente se acerca a conocer las instalaciones o las actividades que se realizan y es una auténtica pena, porque tan impresionante como es por fuera el edificio lo es por dentro. El edificio está en manos de nuestra familia desde hace seis generaciones y hemos tenido un importante cuidado del mismo para que se fuera modernizando, para que se conservara, pero son acciones costosas y algunas de ellas radicales que necesitan de atención especial. Todo esto sería imposible si no tuviéramos actividades, como te decía antes. Piensa que el Monasterio se abrió al público en 2004 y la parte interior es bastante desconocida. Pese a ello, este año 2015 hemos tenido 12.400 visitantes a los que les ha sorprendido muchas de nuestras instalaciones, como el claustro superior, la puerta de los leones, las esculturas góticas. Tenemos muchos rincones que sorprenden y que merecen la pena ser conocidos.