Manolo y Esther Morales del Asador Pizzeria Jaume I


Viernes, 8 de Julio de 2016

 
Manolo y Esther Morales del Asador Pizzeria Jaume I
“Cuidamos al máximo nuestros productos con elaboraciones tradicionales y a leña”

Hace 17 años la vida le obligó a dejar su negocio y dedicarse a otras cosas, pero lo cierto es que las cosas amenudo no son definitivas sino transitorias y además si le sumamos a esto que por un hijo hacemos cualquier cosa, tenemos aquí los ingredientes necesarios para entender qué ha llevado a uno de nuestros entrevistados a regresar a la hostelería y sobre todo el volver a recuperar su pizzería asador, para que sea su hija la que lo pueda regentar y así recuperar la tradición familiar y sobre todo la profesión de la hostelería. Manolo y Esther Morales son los propietarios y gerentes de este establecimiento que hoy les presentamos y que está en la Playa de Tavernes de la Valldigna


Manolo, tú fuiste el primero en arrancar con este asador pizzería, pero durante 17 años renunciaste al mismo
Sí, seguro que muchos recuerdan todavía cómo durante muchos años yo era quien llevaba el Asador Pizzería, pero tuve un grave accidente que me obligó a dejar el negocio y por tanto el local. Después de aquello, dejé el negocio y el local fue pasando de unas manos a otras y yo no tenía ni la más mínima intención de volver al negocio. Pero de repente un día mi hija Esther me dijo que pensaba que si yo le ayudaba podía hacerse cargo del negocio y yo no lo dudé ni un minuto, así que aquí estamos, con muchas novedades, con muchas reformas y mejoras, sobre todo en el tema cocina y con la ilusión de recuperar el negocio después de tantos años.

¿Cómo habéis preparado la nueva etapa?
Sobre todo hemos hecho un esfuerzo muy importante para innovar en la cocina, así que hemos cambiado el horno, el asador a la brasa, hemos cambiado también la pasta fresca italiana y lo cierto es que hemos renovado prácticamente en todo y ahora estamos muy ilusionados con volver y ver cómo se desenvuelve mi hija en el negocio

Esther, ahora la responsabilidad es toda tuya
Sí, pero la verdad es que la asumo con mucha ilusión y con muchas ganas porque aunque mi padre está ahí y es un pilar de apoyo fundamental para mi, lo cierto es que la responsabilidad es toda mía y la acepto y asumo con mucha alegría e ilusión y esperando que la gente responda y venga.

Esther, ¿qué es lo que ha hecho que te decidieras a dar el paso y meterte en todo este lío?
La verdad es que no ha sido una cosa en concreto, han sido muchos factores. Lo más importante es que aunque yo no tenía experiencia en el sector, sí tenía muy claro que esto me gustaba y que quería probar. Sentía algo por dentro que me decía que ésta va a ser mi ocupación y que esto me iba a gustar, así que pensé que era el momento de probarlo y..., aquí estamos. Con mucha ilusión

Habéis abierto hace muy poquito, pero de momento, ¿cómo está funcionando la experiencia?
Es cierto, hemos abierto hace menos de un mes y la verdad es que de momento no nos podemos quejar. Estamos bastante contentos con el recibimiento que hemos tenido, sobre todo los fines de semana y estamos a la espera del verano, a ver qué tal se nos da.

A la espera del verano y de todo el año, porque creo que queréis abrir todo el año
Sí, queremos estar abiertos todo el año, pero el verano va a ser una prueba importante de cara a los clientes, pero también para poder darnos a conocer de nuevo.

¿Hay muchas diferencias entre el antiguo Asador y el actual?
La verdad es que sí, por ejemplo, antes yo tenía un horno a leña estático, ahora he puesto un horno de leña italiano, giratorio, por lo que permite que las pizzas tengan un acabado mucho mejor. Antes no tenía asador, ahora tengo un horno pero a brasa, por lo que ahí tanto la carne como el pescado se cocina mucho mejor porque se hace y se sella la carne. No es lo mismo tener un producto en el horno 10 minutos que 3, se sella y se acaba diferente.
Hemos introducido el plato cerámico que permite mantener la temperatura de la carne, puedes compartir un menú de carne con otra persona aunque tengáis gustos diferentes en cuanto al punto de la cocción. Es otra innovación que destaco para que se pruebe porque una vez que se prueba, la gente repite.

También tenemos un plato especial para cocinar el pescado con un resultado magnífico tanto para la degustación como para la presentación.
También habéis innovado en los productos típicamente italianos
Sí, porque antes tenía una masa para la elaboración de la pizza, aunque la hacía yo, era otra fórmula. Ahora tengo una masa que también elaboramos nosotros pero se fermenta en frío durante 48 horas, lo que hace que la pizza sea mucho más ligera y por tanto el producto es totalmente diferente. En lo que se refiere a la pasta, es fresca, es italiana, nosotros nos producimos también nuestros propios rellenos y por tanto también ahí innovamos.

Pero no solo cocináis productos italianos, también tenéis cocina tradicional valenciana
Sí, uno al final no puede olvidar dónde está y por tanto también tenemos arroces y productos de la tierra, pero con la característica que procuramos hacer el tratamiento más tradicional posible, todo cocinado a leña. El sabor, por ejemplo, del arroz al horno a leña es mucho mejor. Mimar al máximo el producto porque eso el cliente, cuando se sienta a la mesa a comer, lo nota.

¿Sois un local de día o de noche, cual es el mejor momento para ir a degustar vuestros productos?
Somos un local que está abierto al público todo el día y por tanto pueden venir tanto por la mañana a almorzar como a medio día a comer o por la noche a cenar. Abrimos a las 8 de la mañana hasta las 4.30 o las 5 y volvemos a abrir a las 7 de la tarde hasta cerrar. Pueden venir cuando quieran porque cuidamos al producto y a los clientes todo lo que podemos en cualquier momento que vengan.

¿Habéis recibido la visita de clientes de los que teníais hace 17 años?
Sí, muchos, porque aunque esté mal que yo lo diga (Manolo), siempre he tenido fama de hacer las pizzas muy buenas y ya cuando estábamos preparando el local para abrir, mucha gente se acercaba a preguntarme si abríamos pronto y si iba a hacer las mismas pizzas. Claro, yo les decía que las mismas pizzas no, mejores. Así que estos días que llevamos abiertos hemos vuelto a ver caras conocidas de nuestra anterior etapa y he de reconocer que me emociona ver que tras 17 años retirado del negocio, la gente todavía me recuerda a mí y a la comida que yo cocinaba.

En aquella época el responsable era Manolo, ahora la responsable es Esther, ¿cómo se está realizando el traspaso generacional?
La verdad es que lo estamos llevando muy bien, porque es mi primera vez en el negocio y en este negocio. Me estoy esforzando mucho por hacerlo bien y seguir el ejemplo de mi padre, que he de reconocer que me deja mucho margen de actuación, pese a que me sigue dando muchos consejos para que pueda aprender de la mejor forma posible. Además al ser padre e hija nos llevamos muy bien y los estamos disfrutando mucho.

Yo (Manolo) me comprometí con ella a acompañarla al principio, echarle una mano y mostrarle el camino, pero es un camino que tiene que recorrer ella sola.

¿Qué me recomendáis para venir a comer a vuestro restaurante?
Te lo tengo que recomendar todo, porque cada especialidad que ofrecemos es única. La elaboración de todo es propia, tanto de la carne, el pescado, los arroces, los platos italianos, el cochinillo asado, los chuletones de kilo, los postres que también son caseros, la carta la tenemos muy equilibrada y pensada para que todo el mundo encuentre algo que le guste y pueda disfrutar desde el primer momento tanto si lo que toma es a medio día o por la noche.