Rubén Gracia, actor y productor


Viernes, 27 de Enero de 2017

 
Rubén Gracia, actor y productor
“Yo decía que era un luchador, pero los luchadores son los que afrontan la enfermedad”
Está a un paso de conseguir su sueño, que la película que ha producido y rodado en homenaje a su hermano fallecido, se estrene en el Festival de cine de Málaga, donde ya ha entrado en la preselección. Pero esto no es el final del camino, sino el principio del nuevo Rubén Gracia, al que la muerte de su hermano le ha cambiado la vida y le ha abierto nuevos horizontes inesperados. Tras una vida de éxitos deportivos donde llegó a ser campeón del mundo en su modalidad de lucha, ahora se adentra en el mundo de las artes escénicas y la interpretación y lo hace, como todo, empleándose a fondo, sin descanso y sin límites. Esta semana nos presenta una parte de su trabajo y de su sueño en esta entrevista donde hablamos fundamentalmente de Miki, la película.
Actor, productor, protagonista. ¿Qué es en realidad Miki, la película?
La verdad es que para mí lo es todo, no solo por mi hermano, que fue un policía local de Gandia que falleció en 2013 a consecuencia de un cáncer de páncreas. Pero es mucho más que una película porque pretende ser un homenaje no solo a mi hermano sino a todos los que luchan, han luchado o lucharán en algún momento contra esta enfermedad, contra el cáncer. Una realidad contra la que luchó mi hermano Miguel Ángel, Miki y en parte la película cuenta esa lucha.

La película y la idea surgen precisamente de esa pérdida y de esa lucha
Sí, para mi la muerte de mi hermano supone un antes y un después. Yo era un chico deportista de Gandia con una vida montada en torno al deporte. Yo tenía una pequeña academia de artes marciales y defensa personal y vivía de eso. Cuando la gente me preguntaba a qué me dedicaba, yo siempre decía que era luchador porque practicaba un deporte y competía en un tatami con reglas, pero cuando mi hermano se enfrentó a la enfermedad y yo la viví con él, durante seis meses en el hospital, me di cuenta que él era el luchador, él y todos los que como él han de afrontar la enfermedad. Eso supuso un antes y un después muy importante en mi vida.

A partir de ese momento se inicia una carrera por hacerle homenajes a tu hermano
Sí, me nació la necesidad de hacer un homenaje, pero no solo a mi hermano, sino a todos los que luchan en esta vida con esa enfermedad. Pero tenía que ser un homenaje destacado, algo grande, algo que ayudara a reflejar la enorme lucha de todas esas personas y que llegara al mayor público posible.

¿Por eso la película, fue tu primera idea?
La verdad es que no, no fue mi primera idea. Al principio yo empecé a canalizar esa necesidad de hacerle un homenaje hacia lo que yo conocía y dominaba, las artes marciales, y por eso empiezo a competir con la intención de ganar cuantos más premios y campeonatos, mejor. Empiezo a prepararme porque mi objetivo era ser campeón del mundo. Al principio todo el mundo me decía que era una locura, pero me entregué a fondo y lo conseguí a la primera. En ese momento, cuando en 2015 me proclamo campeón del mundo, me doy cuenta que el homenaje no trasciende y entonces es cuando empiezo a buscar algo que sirva de homenaje a mi hermano y a todos los verdaderos luchadores y ahí es donde surge la idea de la película.

Pero tu no tenías ni idea del mundo de la interpretación, aunque sí una historia que contar y ganas de contarla.
Exacto. Entraba en un mundo que desconocía totalmente, pero la interpretación me ha demostrado que si tienes algo que contar y muchas ganas y empeño por hacerlo, un sueño, un objetivo, con esfuerzo se puede conseguir todo.
Mi primer empeño fue conseguir juntar a la gente que desde el minuto uno sienta el proyecto como suyo. Todos los que están aquí tienen que tener claro que vamos a llegar al objetivo, que en este caso era poner la película en una cartelera para el público. Si la gente no se lo cree, no lo consigues. Por eso era necesaria la gente, pero no toda la gente.

Y a partir de ahí se inicia una carrera contra reloj
Claro, porque había que hacer muchas cosas y yo me metía en un mundo totalmente desconocido y hostil. El tema es que cuando yo me senté por primera vez con la gente es como si pusiera un barco en el que yo era el capitán y empezaba a invitar a la gente a subirse. La primera condición era que el que no estuviera convencido que íbamos a conseguir llegar al cine español, que se bajara. Y la gente empezó a bajarse de mi barco porque no creían que pudiéramos llegar al final y yo necesitaba todas las fuerzas para hacer la película, no podía estar convenciendo a la gente de que podíamos hacerlo.

Sí, pero empezaste con un largometraje, no con un corto.
Claro, eso me lo ha dicho mucha gente, pero es que yo quería algo grande, no algo que pasara desapercibido. Yo quería algo grande y por eso era necesario un largometraje.
Ahí empezó en realidad la carrera por conseguir llegar. Es cierto que mucha gente se bajó de mi barco, otra gente me miraba como si estuviera loco, pero otra gente me prestó su apoyo incondicional y sobre todo su confianza en que aunque surgieran problemas, conseguiríamos nuestro objetivo.

Ahora está a punto de conseguir tu objetivo, cómo te sientes
Estoy nervioso y emocionado. Piensa que hay tanta gente que ha colaborado, tanta gente que se ha creído que podíamos, tanta gente que nos ha prestado su apoyo y nos ha ayudado a superar los inconvenientes, que lo que más me sale es el agradecimiento. Cuando me pregunta qué siento, ahora mismo siento unas enormes ganas de decir gracias, gracias, gracias a todos.

¿En qué punto está ahora la película?
Está en el punto crucial. Nadie se imagina la película que hemos hecho, sobre todo porque la hemos hecho con un presupuesto económico minúsculo, pero la calidad es profesional. Es una película en la que se retrata la vida de mi hermano, sobre todo la parte de su enfermedad, pero también se ha inventado una trama para conseguir un thriller policiaco que enganche desde el primer momento. Ahora tenemos una película completamente editada y acabada, rodada en Gandia, con lo que demostramos que tenemos una ciudad que es un verdadero plató de cine y que hemos presentado al festival de Málaga, así que estamos esperando a ver si la seleccionan para participar en la sección oficial.

¿Por qué en el festival de Málaga?
Porque desde el primer momento en que me planteé la película tenía claro que lo quería dar a conocer en un festival importante y dentro del mundo audiovisual, el festival de Málaga es muy importante. Necesitaba que las distribuidoras, los especialistas de cine por lo menos vieran lo que hemos hecho. Que vieran el mensaje tan importante que estamos trasladando al espectador. Un mensaje que pretende concienciar a todos que cuando noten algo en su cuerpo que sea diferente, que sea anómalo, han de acudir al médico, porque si es al principio, la enfermedad evoluciona favorablemente.

Rubén, la película te ha cambiado la vida en muchos aspectos, pero entre ellos profesionalmente. ¿En qué estás ahora?
Bueno, lo primero que quiero decir es que el mundo de la interpretación me ha descubierto como persona. Es cierto que al principio podía parecer pretencioso que yo quisiera protagonizar la película cuando nunca había hecho nada parecido. Pero yo tenía claro que nadie en el mundo iba a poder expresar los sentimientos que yo tenía dentro y que venían directamente de la historia de mi hermano. Así empecé en el mundo de la interpretación y lo cierto es que según me adentro en él, me doy cuenta que la interpretación me va quitando capas y capas de muralla que tú te vas poniendo y la interpretación te descubre la persona que eres. Por eso la interpretación me ha cambiado como persona. Ahora es mi pasión y espero poder dedicarme profesionalmente a esto durante muchos años.

Pero no te quedas solo en actor, también te seduce lo de producir
Sí,  pero por motivos diferentes. Ahora me doy cuenta que cuando era pequeño mi energía me tiraba al mundo de la interpretación pero jamás pensé que pudiera hacerlo y por eso ni me lo llegué a plantear. Ahora estoy en el camino y como productor me gustaría poder mostrar proyectos diferentes. Por ejemplo, en Miki vamos a poder ver Gandia, los que la conocemos y los que no la conocen, que descubrirán una ciudad magnífica como plató de cine.

¿Cuándo sabremos si estamos en el festival?
La verdad es que no lo sé. Supongo que nos lo comunicarán en unas semanas y la verdad es que estoy tan convencido de lo que hemos hecho que no me planteo ninguna otra posibilidad que la de llegar al gran público en las pantallas de Málaga. Estoy muy confiado por las posibilidades que tenemos y por el diamante que tenemos entre las manos y que es una parte de la historia de mi hermano.