Marta Ribera Ramos, Fallera Mayor Infantil de Gandia 2017


Domingo, 12 de Marzo de 2017

 
Marta Ribera Ramos, Fallera Mayor Infantil de Gandia 2017
``La Crida me salió del alma´´
Marta es una joven de 11 años que estudia en el colegio ABC de Gandia. Fallera desde que nació y además por tradición, no en vano es hija y nieta de Fallera Mayor. Es la menor de dos hermanas y pertenece a la comisión de la Plaça del Mercat. Está viviendo intensamente todo el año, acudiendo a todos los actos y aunque reconoce que no está nerviosa, sí está ansiosa por que llegue la semana fallera con esa sensación agridulce de vivir lo más importante pero sabiendo que serán sus últimos días de reinado.
Marta, ¿cómo se ha pasado el tiempo?
Ha sido muy rápido, la gente me dice que aún queda lo mejor, que queda la recta final y es verdad, pero yo pienso que si un año se ha pasado tan rápido, cómo no va a pasar rápido la semana fallera que son en realidad 4 días.

Hasta ahora has podido compaginar los estudios con las fallas, pero ahora ¿va a ser posible?
Bueno, yo procuro ir al colegio tanto como puedo, porque es importante perder lo menos posible, pero cuando no puedo, no puedo. Pero tampoco pasa nada porque aprovecho cualquier momento para estudiar y además el cole me va muy bien, así que no creo que haya problema para recuperar lo que pierda estos días.

De los actos que ya han pasado, cuál es el que más te ha impresionado
La Crida, sin dudas es el acto que más me ha impresionado. El resto de actos son muy bonitos, los vives también con mucha emoción, pero la verdad es que la Crida es el acto más diferente a los que vives como reina de fallas. Además, me salió del alma. Mi madre y mi abuela me habían dado consejos, me decía, “si nosotras la pudimos hacer tu seguro que también la harás bien”, pero nadie te avisa de la sensación al salir al balcón y ver allí toda la gente pendiente de ti. La gente me dice que chillé la Crida, y seguro que fue así, pero es que me salió del alma. Me alegré mucho de hablar la primera, porque así no estuve nerviosa.

La cabalgata es el único acto en el que desfilas sola
Sí, y también fue muy especial, sobre todo porque ves el trabajo de todas las comisiones desfilar delante de ti y la sensación de desfilar la última. Yo pensaba que no iba a haber gente en la calle, porque era tarde y empezaba a hacer frío, y ver cómo todos se esperan para verte pasar, para arroparte y acompañarte fue muy especial.

En tu discurso llamaste a vivir las fallas con intensidad y además reivindicaste que los pequeños también tienen que vivir todos los aspectos de la fiesta, ¿eso quiere decir que te gusta trasnochar?
La verdad es que sí me gusta, pero cuando me lo estoy pasando bien. No es normal que por la noche nos manden a los pequeños a dormir porque todos tenemos derecho a vivir la fiesta. El fallero de verdad se demuestra porque aguanta por la noche pero luego por la mañana se levanta y se viste para salir con la falla y yo, soy una fallera de verdad.

Eso quiere decir que no te cuesta levantarte y vestirte de fallera
Claro, no me cuesta y además no me molesta nada el pelo de fallera. A veces cuando me peinan me tiran un poco pero luego no me pesa. El traje tampoco me pesa y lo llevo muy a gusto, además me visten muy rápido y eso también está muy bien porque así tienes tiempo para llegar a todos.

Tienes la agenda repleta, ¿cómo llevas lo de tener tantos actos?
Yo lo llevo muy bien, me gusta especialmente ir a los casales, pero también es verdad que muchas veces las fallas te dicen “no viniste a este o aquel acto”, y no se dan cuenta que somos solo dos y no podemos llevar a veces a todo, pero me encanta ir a todo. También he estado con los artistas falleros y he aprendido muchas cosas.

Nos quedan los actos más importantes de las fallas. ¿Cuál esperas con más ilusión?
La verdad es que los espero todos, tengo muchas ganas de vivir toda la semana fallera, pero tengo especial ganas de la ofrenda, porque yo cada año, cuando hacía la ofrenda a la Virgen, siempre le pedía dos cosas, ser Fallera Mayor de Gandia y que mi abuelita mejorara de salud, y este año le voy a dar las gracias por concederme el ser Fallera Mayor Infantil y le volveré a pedir por mi abuela.

Marta, un deseo para fallas
Que la gente disfrute y viva cada momento como si este fuera a ser el último año de fallas.