Diana Morant, alcaldesa de Gandia


Viernes, 7 de Abril de 2017

 
Diana Morant, alcaldesa de Gandia
Esta es una ciudad muy profesionalizada cuando hablamos de turismo
Estamos vísperas de la Semana Santa, una fecha importante para la ciudad de Gandia ya que tradicionalmente se ha considerado que es el inicio de la temporada turística y un test para saber cómo funcionará el verano y cómo se encuentra la ciudad para afrontar su reto turístico. En este marco hemos hablado con la primer edil de Gandia para saber cómo está la ciudad y cómo afronta esta temporada.
Llega la Semana Santa, una fecha importante para el sector turístico y para la ciudad, ¿cómo se encuentra Gandia en esta fecha y sobre todo si hacemos una comparativa con el año pasado?
La ciudad está preparada. Esta es una ciudad muy profesionalizada cuando hablamos de turismo. Es una ciudad que históricamente ha contado con los sellos de calidad que demanda el turista y que ha puesto siempre los servicios en marcha en Semana Santa y desde hace dos años en fallas, porque como el pasado año se solaparon ambas fechas, decidimos adelantar los servicios y este año lo hemos vuelto a hacer pese a que ha habido casi un mes de distancia entre ambas fechas. Este año fallas ha sido una semana muy buena de ocupación turística en Gandia y en la Playa y esperamos que en Semana Santa ocurra lo mismo. De hecho, muchos hoteles que cierran en invierno total o parcialmente, ya están abriendo y otros muchos locales ya están también preparados para recibir a los turistas. Hay que tener en cuenta que esta temporada de Semana Santa es muy importante porque nos dará una idea de cómo se comportará el verano y también porque es una campaña importante para los hoteles.

Parece que hablar de turismo es hablar un poco de controversia, porque hablamos de abrir por la temporada turística y lo que se pretendía era no tener que cerrar
Depende de lo que hablemos. Desde luego, la playa, lo que es la playa en sí, arena y servicios de baño que es a lo que me refiero, hay que tener en cuenta que la gente no se baña en invierno, por lo tanto no se puede tener abierta todo el año, otra cosa es que nuestra ciudad sea consumible los 365 días del año, que es lo que nosotros defendemos. Pero es consumible si ofrecemos cosas diferentes en verano y en el resto de estaciones. En verano ofrecemos sol y playa y como mucho alargamos la temporada a junio y septiembre como ocurrió el pasado año y lo ampliamos a algún fin de semana. Por eso dotamos de servicio de socorrismo y baño. Pero ofrecemos otras cosas en otras épocas, como la gastronomía, la cultura, el deporte, etc. Ahí es lo que estamos trabajando en el Convention Boureau, especializándonos en turismo de congresos y también en turismo deportivo que se realiza fuera de la temporada de baño. Son apuestas que ya están pero que hay que profundizar mucho más para que la ciudad esté abierta todo el año.

Todo a punto, peor todavía nos quedan algunas cosas por finalizar como el Palacio de Congresos, el paseo de la escollera
Estas son dos obras que cuando nosotros accedemos al gobierno ya estaban planificadas y hemos tenido problemas para que las obras se finalizaran como estaba planificado. En el Palacio de Congresos hemos tenido que terminar en los juzgados porque la empresa pedía más dinero del pactado para acabar la obra y al final hemos tenido las obras paralizadas un año pero hemos podido evitar el pagar un dinero que no se justificaba. La obra ahora está a punto de acabarse, pero no es un proyecto fundamental para la política de congresos porque tenemos espacios en los que ya se pueden desarrollar eventos como el Serrano, el Palau Ducal, el Museu Faller, los hoteles, etc. Aunque he de reconocer que será un elemento beneficioso. En cuanto a la escollera, no depende de nosotros, sino de la Autoridad Portuaria y esta vez nos ha prometido que para Semana Santa ya estarán nuestros turistas paseando por ese nuevo paseo. Nosotros habíamos pedido que fuera en fallas y no pudo ser, pero confiamos en que será para pascua.

Este año además estrenamos línea de ferry
Sí, ha sido una lucha de años pero por fin se ha podido conseguir la línea que permitirá que en torno a 600 personas se muevan cada día entre San Antonio y Gandia y estamos seguros que será un revulsivo económico importante para Gandia. Ahora ya no tenemos que mirar con envidia a otra ciudad porque también nosotros tenemos el servicio.

La noticia la daba usted a conocer en la Gala de Turismo que se celebraba recientemente, una gala también controvertida. ¿Cuál fue el objeto de dicha gala?
LA Gala era la fiesta del sector turístico de la ciudad que  unía a todos los que están trabajando en el camino de la calidad con cuatro bloques muy claros y diferenciados. Por un lado estaban los que obtuvieron el distintivo de calidad turística en destino con el sello SICTEC. Eran 29 establecimientos, ahora hay apuntados otros 70 para conseguir el galardón el año que viene y ese es el punto de excelencia que queremos que la ciudad tenga para que el visitante vuelva al año siguiente. Otro aspecto es el de la desestacionalización y por eso a los que nos llenan la playa con esos congresos o eventos deportivos y luego tres premios para tres entidades de la comarca que están siendo premiados en toda España y que nosotros pensábamos que no podían ser olvidados en Gandia.

Nos hablaba del paseo de la escollera y los ferry que de alguna manera harán que nos giremos de nuevo hacia el puerto, pero hay otros proyectos y algunos un tanto polémicos como la llegada de trenes otra vez al puerto
La verdad es que la Autoridad Portuaria está moviéndose mucho y está revitalizando de forma importante el puerto de Gandia tanto en el paseo, los ferry, el Club Náutico, la actividad comercial, etc. Además tiene prevista una inversión millonaria en Gandia para reordenarlo porque con la apertura del acceso sur hará que la llegada de vehículos se haga por fuera del Grao y será necesaria la remodelación. Ahora hay una propuesta de una empresa de Burgos que quiere negociar a través del puerto de Gandia porque tiene línea ferroviaria, por tanto la línea ferroviaria es un aliado de la ciudad y no hay que olvidarlo, pero también hay que reconocer que llevamos muchos años realizando esfuerzos para liberar a la población de los trastornos del tráfico, por tanto no encajaría en las políticas de movilidad que estamos desarrollando desde hace años. Esto también lo sabe Autoridad Portuaria y por eso está trabajando una propuesta que sería permitir la llegada de mercancías hasta el polígono Alcodar y desde allí por el acceso sur en camiones llegar al puerto.
Sería una buena solución porque nos permitiría mejorar el volumen comercial y no perjudicar a los vecinos.

Aumentar el volumen comercial del puerto, pero también de la ciudad parece que es uno de sus objetivos, y eso a menudo levanta ampollas, como la propuesta del cambio de usos de Sanxo Llop
El modelo de ciudad de los socialistas siempre ha sido muy claro. Queremos ser capital comercial y para serlo hay que tener un centro comercial urbano que trabaje bien, a gusto y que sea competente, pero no vamos a rechazar la implantación de las grandes firmas en nuestra ciudad. Vivimos en un mundo globalizado, nosotros no decidimos si se inventa Conforama o Decathlon porque ya están inventados y a día de hoy el cliente tiene la libertad de ir a comprar donde quiere, hasta comprar a través del móvil. Por tanto ese debate lo tenemos claro, queremos que se implanten en Gandia y no que se vayan a Denia porque cuando alguien viene a comprar a una de esas superficies acaba comiendo en Gandia, cena en la ciudad, pasea por la ciudad y por tanto es un motor de atracción y yo no lo veo como el gran enemigo de nadie. Es cierto que cuando viene una firma como estas puede suponer un impacto en el comercio local pero eso lo debemos saber suplir entre todos, hemos de especializarnos mejor, tenemos que ofrecer valores distintos de los que ofrecen las grandes superficies y trabajar de manera conjunta. Esta ciudad tiene que aspirar a que en el Consejo de Comercio no estén representados solo los comerciantes del centro y los cascos urbanos, sino también los de las grandes superficies porque en definitiva esto no es unos contra otros sino un trabajo colaborativo. Más allá de esto, hay una propuesta de una marca comercial que quiere asentarse en una zona que ahora no permite su implantación por los usos en una urbanización que está sin acabar porque el agente urbanizador tiene problemas económicos y el Ayuntamiento no puede tampoco pagar. La propuesta de la empresa permitiría acabar la urbanización con unas condiciones muy concretas sobre la urbanización diferenciando si es para uso comercial o no y además permitiendo sólo la implantación de grandes superficies. Está ahora el debate abierto, lo vamos a hacer con consulta pública y garantizo que la decisión de la masa crítica será la que se acepte y se vincule a la votación del PSOE en el pleno.

Esta cuestión marca una clara diferencia entre los socios de gobierno. ¿Mina esta cuestión sus relaciones, cómo están esas relaciones?
La verdad es que tenemos unas relaciones muy saludables con nuestros socios de gobierno. Tan saludables que nos permitimos las discrepancias sin que eso suponga ningún drama. Esto no es una cuestión de ganadores y perdedores. Todos somos conscientes de los problemas de Sanxo Llop, lo saben los socios de gobierno y también la oposición y si alguien tuviera una solución alternativa, seguro que la expondría porque a día de hoy no hay otra solución. En esto, como en otras cosas no hay soluciones mágicas. Los problemas no suelen tener nunca soluciones rápidas y fáciles y el PP lo sabe porque ha gobernado con este problema, pero había que abrir el debate e intentar encontrar una solución viable sin convertir esto en una guerra ni en un tema de que gane uno o pierda otro.