Paula Dolcet, modelo


Viernes, 15 de Diciembre de 2017

 
Paula Dolcet, modelo
``Ejerzo cada día con orgullo de embajadora de Gandia´´
Tiene 33 años y una carrera profesional intensa y plena. Es embajadora de Gandia y le gusta ejercer como tal cada vez que tiene oportunidad. Aunque en la mayoría de las ocasiones con 33 años uno empieza su carrera profesional, Paula lleva ya muchos años ejerciendo y es momento de plantearse cambios en la orientación, menos desfiles y más trabajos de otro tipo, pero esta gandiense inquieta no solo no renuncia a su pasión, sino que asegura se está reciclando para poder seguir disfrutando de su profesión y además compaginarla con otros aspectos profesionales y personales que nos da a conocer en esta entrevista.
Paula, ¿cómo se ejerce de embajadora de Gandia tras tantos años pro el mundo?
Realmente para mí sigue siendo un orgullo. Gandia está en mi corazón y es mi bandera así que ser embajadora de mi ciudad ha sido una de las cosas más emocionantes que me han sucedido. He de reconocer que ejerzo siempre que puedo y desde cualquier lugar del mundo. Incluso cuando estamos en algún reportaje en playas, siempre presumo de la de mi ciudad.

Paula, cuando alguien te pregunta de dónde eres y les dices de Gandia, ¿qué les explicas de tu ciudad?
La verdad es que lo que más les recomiendo es nuestra playa, creo que es uno de nuestros mayores valores, pero no es lo único que les cuento, les hablo también de nuestra fideuà, de la historia, de los Borja y sobre todo parezco en muchas ocasiones un agente comercial porque cuando alguien me dice que se quiere comprar algún piso o casa en Marbella o Alicante, siempre les digo ¡Nooooo, tenéis que venir a Gandia, que además somos una ciudad moderna y hablamos inglés! A veces ha funcionado.

Llevas algo más de 6 años fuera de Gandia, ¿cómo se lleva eso?
La verdad es que llevo ahora 6 años viviendo en Londres, antes estuve un año y medio en Nueva York y antes estuve fuera de casa estudiando periodismo, así que lo de estar fuera de casa es algo ya normal, pero también he de decir que cada mes o mes y medio me programo para estar en casa un fin de semana largo, ver a la familia y a los amigos, porque yo sigo sintiéndome como si viviera aquí. Afortunadamente el puente aéreo es bastante cómodo y no tengo problemas a la hora de viajar, así que no sufro demasiada nostalgia.

¿Cómo está siendo la carrera de Paula Dolcet, porque pese a tu juventud llevas ya muchos años trabajando de modelo y en facetas diferentes?
Sinceramente se están cumpliendo mis expectativas. Mi carrera ha pasado por diferentes etapas profesionales pero porque el mundo de la moda está evolucionando y además lo hace a velocidades fulgurantes. Si me hubieran dicho hace cinco años que a día de hoy podría seguir trabajando de modelo y seguir viviendo de mi trabajo, no me lo hubiera creído. Las modas cambias y eso hace que cambien también las tendencias por lo que se vuelven a llevar modelos más maduras, ya no triunfa tanto la modelo de 15 o 16 años. La moda pasa también al mundo Instagram it girls, y eso hace que ahora haya un mix en el que una chica de 28 a 40 años bien llevados puede trabajar bien porque el cliente apuesta más por el reconocimiento de la sociedad por la modelo por la que apuestas que por modelos más irreales.

Vamos, que ahora la tendencia es más por equiparar modelos con mujeres reales
Sí, que la ropa o el producto para una mujer de 40 no te lo presente una niña de 15, que antes se ha llevado mucho. Además, ahora cuando yo hago un anuncio para la televisión yo hago cuando buscan modelos, pero cuando buscan a chicas más reales, como la vecina de al lado de tu casa, no es mi perfil. Creo que esa evolución hacia el reconocimiento de la realidad es positivo. Si buscas una modelo para venderte un producto dirigido a un target de mujeres de entre 50 y 60 años no te lo puede anunciar una niña. No puede venderte un producto anti arrugas una niña que no tiene arrugas, se busca algo más real, más creíble y creo que en ese concepto encajo bien.

Dentro del mundo de la moda hay muchas vertientes, ¿cuál es en la que te encuentras más cómoda?
El que más me gusta es en el que tienes que viajar para hacerlo. Siempre me ha gustado mucho más hacer pasarela porque es muy emocionante y estresantes, pero el pico de adrenalina es muy elevado. Hay dos tipos de modelo la fashion que es la de pasarela y la comercial. Por mi edad estoy dejando de ser modelo fashion y me estoy convirtiendo en modelo comercial. Me gusta prácticamente todo, pero la verdad es que lo que menos me gusta es el mundo de la interpretación.

Pero parece que últimamente vemos a muchas modelos que se convierten o reconvierten en actrices
Sí, pero no tiene nada que ver el mundo de la moda con el de la interpretación. No me gusta lo de la interpretación y además no se me da nada bien, así que espero no dedicarme a ello. Es cierto que como modelo tienes que en muchas ocasiones interpretar, ser un personaje para un trabajo concreto, pero en otro nivel, creo que la interpretación o ser actriz es algo bien diferente y no me veo en ese papel.

Paula, ¿por qué optaste por vivir en Londres?
La verdad es que tuve dudas sobre dónde podía afincarme y al final me decidí por Londres porque es la cuna de las modelos con actitud. No se fijan tanto en aspectos físicos como el tono de piel, el color del pelo, algo que sí triunfa en Paría. En Londres es más como Rock And Roll. Kate Moss es la modelo estrella en este aspecto y creo que más que la actuación lo que tiene que ver es la actitud que tienes, cómo te comportas en la entrevista de trabajo, pero también cómo te comportas en el día a día. Hace ya unos años, iba yo caminando por la calle y empezó a seguirme un chico, la verdad es que al principio me asusté y me fui a mi agencia buscando refugio. Resultó que él era uno de los fotógrafos más importantes de Londres que llamó a mi agencia porque vio que yo llevaba la carpeta de mi agencia y quería que yo fuera su modelo porque me vio una actitud por la calle.

Es por tanto algo que tiene más que ver con la forma de ver o vivir la vida que con la talla que tengas
Sí, es más por la actitud con la que afrontas las cosas. A mí, por ejemplo, me cuesta mucho menos desnudarme en un espacio público, aunque sea grande, que tener que cantar o recitar un texto porque se lo que soy, soy modelo y trabajo con mi cuerpo y se mostrar lo que soy y no llevo nada bien lo de mostrar y vender lo que no tengo.

Cómo está ahora mismo el mundo de la moda, porque siempre ha sido un mundo feroz.
Sinceramente está bastante mal porque ahora con toda la social media, las it gils están quitándoles mucho trabajo a las modelos. Son chicas con muchos seguidores en las redes sociales, lo que hace que las marcas las busquen como influencers, pero en realidad no son modelos. Este tipo de intrusismo es contra el que también tenemos que luchar y eso lo complica todo un poco. Pero además en Europa hay una profunda crisis en el mundo de la moda, ya no se hacen tantos desfiles como antes, los trabajos son también diferentes. Antes se viajaba mucho, en una semana podías ir a Alemania, París, Roma y a la siguiente volver a tener tres o cuatro trabajos y desfiles. Ahora ya no se produce ese flujo laboral. Creo que la crisis económica se deja notar mucho en nuestro mundo, pero también creo que hay aspectos que están influyendo mucho, como el brexit. Europa está de capa caída en la moda y creo que es por las redes sociales.

Eso quiere decir que Paula Dolcet se tiene que reinventar
Sí, de alguna manera sí (risas) Estoy en ello pero es un trabajo grandísimo porque mantener al día mi Instagram y mis redes sociales en las que tengo entre 25.000 y 30.000 seguidores me supone invertir mucho tiempo. Horas que, sinceramente, me gustaría dedicar a otras cosas, pero cada vez más, cuando vas a un casting te piden el número de seguidores de tus redes, porque como te he dicho antes, además de tu cara o tu cuerpo, cada vez las marcas buscan y miran más allá.

En ese aspecto, tu como periodista tendrás un punto de ventaja
Sí, de alguna manera sí tengo más claro que otras modelos cómo gestionar las redes, pero supone mucho esfuerzo y tiempo y sobre todo es un riesgo porque estás vendiendo completamente tu intimidad y eso no me gusta nada. No estoy a favor de que cualquiera te pueda controlar por tus redes a través de tus tags. Decidí hace tiempo no tener twitter porque no quiero dar mis opiniones, creo que si ejerciera de periodista sería perfecto, pero como modelo no me interesa.

¿Y el tema Blog?
Casualmente acabo de crear mi blog, esta semana lo estoy terminando y espero poder hacerlo público pronto. Se llama The independent ladys, es en español e inglés y pretende ser plataforma para periodista como yo, chicas que les guste escribir, etc. Se trata de chicas que como yo están solteras pero además estamos muy a gusto con nuestra soltería. No nos negamos a abandonar la soltería pero ha de merecer la pena.

¿De dónde te viene la idea?
La verdad es que viene de las reuniones periódicas con mis amigas, porque cuando nos juntamos empezamos a contar nuestras historias y al principio parece que lo que nos pasa es raro, que sólo nos pasa a nosotros, pero lo cierto es que luego nos pasa a todos lo mismo y sobre todo porque parece que nuestro mayor problema es que los hombres pasan de nosotras. No nos hacen caso, o al menos no nos hacen el caso que queremos ni los hombres que queremos.

Vamos, que eso de modelo y éxito con los hombres no va de la mano
No, absolutamente no. Sobre todo porque aunque es cierto que tengo éxito con los hombres, luego ellos no me gustan por dentro. Encontrar una persona con la que encajes es difícil y cuando tienes una vida como la mía todavía más. Tengo muchas historias que contar y sinceramente, a mí me gustaría encontrarme un blog en el que poder leer lo que nosotras vamos a contar.

¿Dónde te podemos ver ahora mismo?
Acabo de volver de Islandia, he hecho recientemente dos campañas de joyas, en Málaga he hecho la campaña de Sport Man, me voy a Marruecos a hacer la editorial de una revista, me puedes encontrar por toda España con la campaña de Encuentro Moda que es una marca muy chula y bueno, tengo más trabajos a la vista pero ya no te cuento más.

¿A cuántas cosas ha tenido que renunciar Paula Dolcet para llegar aquí?
A muchas, sinceramente a muchas. Son muchas horas de estar sola, acostumbrarte al rechazo constante en castings y castings. Piensa que por cada sí he recibido al menos cinco noes. Estás sola, dejas la familia y los amigos y eso puede parecer desde fuera muy fácil, pero no lo es. Es un mundo muy competitivo, requiere de fortaleza mental y también de esfuerzo físico porque aunque la naturaleza te ayuda, también hay que cuidarse. Horas de gimnasio y sobre todo muchos cuidados, especialmente en la alimentación que ha de ser sana y equilibrada porque la buena alimentación se ve en la piel, el pelo y otros muchos aspectos que he de cuidar. Pero sinceramente, el esfuerzo ha valido la pena porque hago lo que me apasiona y me siento muy respaldada por mi gente, lo que me hace cada día más fuerte.