Mireia Burgos Salinas, Fallera Mayor de Oliva 2018


Viernes, 9 de Marzo de 2018

 
Mireia Burgos Salinas, Fallera Mayor de Oliva 2018
`Representar a las Fallas de Oliva está siendo mucho mejor de lo que había imaginado´
Después de algunos años sin Fallera Mayor en la ciudad de Oliva, la Junta presidida por Vicent Pérez, con la aprobación de la asamblea decidió nombrar a Mireia Burgos Salinas Fallera Mayor para este 2018, un cargo que no esperaba, que la sorprendió y que aunque en primera instancia rechazó, ahora reconoce que le está llenando plenamente y que recomienda a cualquier fallera de Oliva. Mireia es fallera activa desde hace 10 años, tiene 22, estudia ADE y pertenece a la comisión Falla Casa d’Alonso de la que fue Fallera Major en 2016.
¿Cómo se está desarrollando este año Mireia?
La verdad es que muy bien, estoy muy contenta con todo lo que está pasando y cómo se están desarrollando los acontecimientos. He podido disfrutar mucho de todos y cada uno de los actos a los que he acudido tanto en Oliva como fuera de la ciudada.

¿Está siendo aquello que esperabas?
Yo creo que sí, la verdad es que creo que tanto los miembros de la Junta como las chicas de la Cort hemos conseguido hacer una piña y eso hace que los actos se puedan disfrutar mucho más. Cuando pasa un acto estás esperando con ansia que llegue el siguiente y eso creo que es un buen indicativo de cómo lo estamos pasando.

¿Pensabas que ser Fallera Mayor de Oliva comportaba toda esa agenda social que estás teniendo?
La verdad es que no, porque yo estaba acostumbrada a los actos de mi comisión y esto es mucho más y muy diferente. Tampoco había tenido nunca la idea de ser Fallera Mayor de Oliva, así que no me he fijado nunca en los actos que se hacían, pero me parece que hay muchos más de los que la gente cree, porque además de los públicos, están los que vas en representación de Oliva a otros municipios y eso también creo que es muy destacado. Pero creo que lo importante es que lo estoy disfrutando todo intensamente y no me estoy cansando, así que no me importa que haya muchos actos.

Tienes además muchos actos en los que representas a Oliva como ciudad, ¿cómo llevas esa parte de representación oficial y protocolaria?
La verdad es que muy bien, porque me está permitiendo conocer a las Falleras Mayores de otras poblaciones y además de la relación personal, lo cierto es que también me está permitiendo conocer cómo se viven las fallas en otras ciudades y contarles cómo las vivimos en Oliva y eso te da una dimensión diferente de las fiestas falleras.

¿Cambia mucho la visión de las fallas de ser fallera de una comisión a ser Fallera Mayor?
Sí, cambia mucho. Yo estaba muy centrada en mi comisión y eso hace que conociera mucho los actos y costumbres de mi comisión, pero ahora estoy conociendo las actividades y singularidades de otras comisiones y además también veo cómo mejora la fiesta la diversidad de actividades de las diferentes comisiones.

¿Qué es lo que más te gusta de las fallas de Oliva?
Me gusta todo, sobre todo la semana de fallas. Me gusta de forma especial la relación que hay entre todas las comisiones. Nosotros en fallas vamos de comisión en comisión, comes en una falla, cenas en otra, hacemos encuentros con todas las comisiones y eso crea mucho sentimiento de hermandad, que es tan fallero y sobre todo un ambiente festivo y fallero que creo que es único.

Mieria, hemos pasado los actos más comprometidos, ¿cómo los has vivido?
Los he vivido con mucha intensidad, con nervios, porque creo que es inevitable, pero muy intensamente. La Presentación fue muy bonita, estaba muy nerviosa pero también muy pendiente para no perderme detalle y fue muy especial, pero el día de la Crida fue quizás más especial, porque fue el día en el que se me daba la oportunidad de hablar a los falleros y aunque tenía miedo de no acordarme de mi discurso, la sensación de ver lo atentos que estaban todos esperando ver qué decía, fue muy especial. Tenía una mezcla de vergüenza, responsabilidad, nervios pero también de orgullo y de satisfacción al ver la respuesta de todos.

De todos estos actos, ¿cuál ha sido el que te ha hecho sentir Fallera Mayor?
La verdad es que todos tienen su parte especial, la presentación es la primera vez en la que Oliva te ve vestida de fallera y te nombran como Fallera Mayor con tu banda, pero la Crida, el poder hablar a los falleros es algo que te marca mucho más. Ver cómo la gente responde, cómo te aplauden, el cariño que te hacen llegar. La Crida es cuando te sientes realmente Fallera Mayor.

¿Cómo está siendo tu corte?
No podría tener una corte mejor. Están muy pendientes de mí, nos llevamos muy bien, tenemos una magnífica sintonía y además de ir a una en cada acto, la verdad es que hemos hecho mucha amistad que estoy convencida de que va a ser para toda la vida, esta relación va a ir mucho más allá de las fallas o de este año.

¿Y la relación con la Junta Local? sobre todo después de estar dos años sin Fallera Mayor porque la Federació aseguraba que no podían tener una hasta que no se le pudiera dar lo que merece
Está siendo una relación magnífica, están pendientes siempre de mi, me apoyan en todo, me ayudan en todo, no paran de preguntarme si me pueden ayudar en algo más y eso hace que te sientas muy bien. Creo que no podía tener una Junta mejor, ni podría sentirme más apoyada. Eso hace que cada vez que encaras un acto te sientas muy segura de lo que vas a hacer y de cómo lo vas a poder hacer todo para que salga bien.

¿Tuviste alguna duda cuando te propusieron ser Fallera Mayor?
La verdad es que fue algo un poco raro, porque yo no me presenté al cargo, fue la Junta la que me vino a buscarme y la verdad es que lo primero que dije cuando me lo propusieron fue que no, que no podía ser la Fallera Mayor, pero fue un no de nervios, porque no tardé nada en decir que sí. Creo que la Junta tenía más claro que yo que iba a decir que sí, pero también he de reconocer que aceptar ha sido lo mejor. No podía haber salido mejor para mi.

Estamos a punto de empezar la semana fallera, ¿con qué actos de todos te quedarías?
Sin lugar a dudas con la Ofrenda, porque me parece muy especial, poder ofrendar las flores a la Virgen y también la entrega de premios de después, que es lo que esperan las comisiones con tanta ilusión.

¿Qué le faltan a las fallas de Oliva?
Como fiestas, nada, pero desde el punto de vista de Fallera Mayor, me falta una falla para poder quemar, aunque fuera simbólica. Algo podría hacer el Ayuntamiento al respecto, porque no creo que debiera ser algo competitivo, sino algo simbólico que podría quedar muy bien.