Telmo Gadea, President de la Federació de Falles de Gandia


Lunes, 12 de Marzo de 2018

 
Telmo Gadea, President de la Federació de Falles de Gandia

Ha tenido usted un año un poco complicado en lo que se refiere a la Federació de Falles
Sí, el año pasado yo en esta misma entrevista decía que no se podía tocar más hondo, por tanto ya no nos quedaba más que mejorar pero me equivoqué, el tema del IBI nos ha tocado muchísimo. No hemos pagado el IBI del Museo estos 10 años no porque no quisiéramos, sino porque había una tramitación administrativa pendiente y ahora nos hemos visto con la obligación de hacer frente a 50.000 euros de impuestos atrasados y además pagar 1.000 euros mensuales a partir de ahora. Esto destroza las finanzas de la Federació para siempre. Esto deja a las fallas en la peor situación que nunca nos hemos visto.

Es un problema de dinero
Sí, pero un problema porque los falleros siempre trabajamos para poder costearnos la fiesta y hasta donde llegamos, llegamos, pero ahora tenemos que destinar un porcentaje fundamental de nuestro presupuesto para pagar el IBI del edificio. Un edificio que es nuestra casa pero que nos cuesta mucho asumir. Estamos luchando por encontrar una solución que nos permita no sentir el edificio como una losa sino como un servicio y un edificio emblemático para toda la ciudad.

¿Nos falta un poco de sentimiento de orgullo por el edificio por parte de todos?
En parte sí, porque aunque es la casa de los falleros, es también un espacio que complementa la oferta cultural y lúdica de toda la ciudad. Piensa que febrero lo vamos a cerrar con más de 1.000 visitantes del Museo. Espero en unos días poder dar noticias sobre el Museo que nos haga cambiar la visión porque es un edificio y servicio pionero en la fiesta y así se le debe considerar.

En cuanto a la fiesta, ¿cómo se está viviendo después de la declaración de la UNESCO?
Quiero ser positivo y quiero pensar que en un colectivo no fallero sí ha dejado su impronta, en el colectivo fallero, creo que no ha afectado mucho porque al fin y al cabo hacemos lo mismo, aunque sí es cierto que de alguna manera nos hemos obligado en dar un salto cualitativo y cuantitativo en algunos aspectos como el videomaping de la Crida y la primera Nit del Foc. Son cosas pequeñas pero que vienen a reforzar las fallas.

¿Cómo se presentan las fallas este año?
Ya hace semanas que tenemos ambiente fallero, se han entregado ya algunos premios importantes como los literarios, ninots, cartas, y se han celebrado actos como albaes y ahora ya estamos en los 10 días vertiginosos de actividades que desembocan en la cremà. Tenemos la macro despertà, que esperamos tenga más participación al ser el domingo antes de fallas. No nos cuesta dinero y nos sirve para que participen más de 300 personas. Espero que sea el inicio de las fiestas que este año, al caer en fin de semana, esperamos sean multitudinarias, siempre y cuando el tiempo nos respete.

¿Hay alguna novedad prevista este año?
La Nit del Foc es la novedad más destacada. Además después del espectáculo pirotécnico vamos a tener una orquesta muy potente, pública y abierta para que todo el mundo pueda disfrutar minimizando al máximo el impacto en el vecindario para evitar tener los problemas que en otras ocasiones hemos tenido con ellos, que ya sabéis que se quejan del ruido de la fiesta por más que lo intentemos acotar en tiempo y espacio.

Este año el Museo cumple 10 años, ¿lo van a celebrar de alguna manera?
Sí, será el 12 de abril, vamos a hacer una pequeña fiesta, humilde y discreta a la que hemos invitado a venir a muchas personalidades relacionadas con las fallas y la cultura y que tenemos muchas ganas de celebrar. No será nada grandioso pero sí muy entrañable.