Continúa la polémica en Oliva entre los diferentes grupos políticos por la intoxicación


Continúa la polémica suscitada en Oliva entre los diferentes grupos políticos por la intoxicación de varias personas en un establecimiento que carecía de licencia de actividades. Si ayer eran el Partido Popular, Unión Valenciana y el propio gobierno socialista, los que desde el Ayuntamiento de Oliva se pronunciaban sobre el tema en cuestión, hoy, el Bloc Nacionalista Valencià, ha querido también volver a hacer declaraciones sobre la manera en la que se están tratando esta serie de irregularidades; en concreto se han dirigido a los socialistas para decirles que den más respuestas reales sobre el problema y que no se escondan detrás de los insultos y las descalificaciones. Además, han confirmado que el gobierno era perfectamente conocedor que este local estaba funcionando sin licencia de actividades, ya que el asunto se trató en su comisión correspondiente. Razón por la que el Bloc se pregunta qué es lo qué ha fallado, exigiendo explicaciones claras y convincentes, ante una situación que está manchando la marca de Oliva como ciudad turística.




 

Continúa la polémica en Oliva entre los diferentes grupos políticos por la intoxicación

La portavoz del BLOC de Oliva, Inma Seguí, aseguraba que el voto a favor de la reversión de los terrenos del Centro Ecuménico, que su grupo diera en la comisión de hacienda del pasado viernes, se debe al cumplimiento de un mandamiento del colectivo local de su partido, que se ha basado exclusivamente en dos criterios, por un lado el que se ha rebasado el periodo concedido por el consistorio para la realización de las obras y por otro lado, que no existen garantías económias para la financiación de las obras de construcción del Centro,

Seguí ha asegurado que siguen creyendo en la importancia de una estructura que aglutinara y encabezara las cuestiones turísticas del municipio, pero que los terrenos cedidos han multiplicado de forma importante su valor y que si no hay garantias de que se pueda finalizar la construcción del edificio, los terrenos han de volver a sus legítimos propietarios, que son los ciudadanos de Oliva