¿Os habéis dado cuenta de que...?


No salgo de mi asombro y no paro de dar le vueltas a esto del mundillo de la moda. Llevo muchos años en esto del trapo, y más de una vez, más de dos, y unas cuantas, en definitiva, me he parado a pensar en que está todo inventado, es como una pescadilla que se come la cola, es un contínuo reciclaje de lo reciclado, es un ir y venir de épocas a nuestros armarios.




 

¿Os habéis dado cuenta de que...?

Vamos, en definitiva, si miramos bien nuestro ropero es como un viaje al pasado, es como bucear en el desván de la abuela. Que si pitillos, pata elefante, bajamos los tiros, subimos los tiros, las minis, las maxis cardigans, twin-sets, colores, estampados y un largo etc... que si no fuese gracias a que la ropa se estropea podríamos rescatar lo innombrable de hace unas cuantas épocas. Sólo me remito a mi álbum de fotos, a las series de televisión que nos han calado en nuestra retina y mente.

Quien diría que íbamos a rescatar los pitillos, los flúor y las deportivas poco discretas de la serie Fama, esos pelos en el plano masculino, donde dejamos la parte trasera larga... ¿Hay alguien a quien le quede bien esto? (se permiten reclamaciones). Este pasado verano nos hemos visto invadidos por el estilo naif de La casa de la pradera (¿Laura estas ahí?) y ese estilo futurista que nos remite a "V" con esos charoles en rojo vivo ¡sólo aptos paras las Dianas (la mala de la serie, claro está) de turno!

No nos dejemos Salvados por la campana, donde la discreción no existe. Viva el flóor, los pitillos y el maquillaje bien marcado, ese eyeliner delicia de más de una quinceañera trastornada. Blosom, esa serie que puso de moda las superposiciones, el todo vale y hazlo tú mismo. Además de esa serie de innombrables tocados y gorros, en definitiva, como os daréis cuenta somos el resultado a la hora del vestir del reciclaje de lo reciclado. Somos un producto televisivo. Esos shorts que llevaba Bea en Verano Azul que han lucido millones de féminas esta temporada estival. Con todo esto sólo hago un llamamiento a todos esos diseñadores, creadores y estilistas para que innoven: que investiguen, que hagan del vestir algo divertido. Y a toda esa gente que está por y para la moda, que se arriesguen, que rompamos con los clásicos... en definitiva, que ese vestidito fondo de armario yese abrigo que nos dura épocas está muy bien, pero tenemos que desmarcarnos, marcar tendencia. Hagamos de la calle una cuna inagotable de ideas y una pasarela futurista de lo que se llevará en un tiempo no muy lejano. Intentemos adaptarnos a los cánones de los nuevos creadores, diseñadores emergentes como una apuesta segura.

Carola Falgas, esta pequeña aportación te la dedico: sigue así, llegaras lejos. También va dedicado este artículo a todos los que vivimos por la moda, como una necesidad más en nuestras vidas.

Se despide de todos vosotros vuestro fashionista particular e inconformista, que espera seguir haciendo las delicias de todos aquellos y aquellas que me siguen.