Evitar las picaduras de insectos es posible


En España, unas 800.000 personas padecen reacciones alérgicas por picaduras que en determinados casos pueden llegar a la muerte. La sangre y el sudor del cuerpo humano contienen unos componentes aromáticos que resultan atractivos para los insectos.




 

Evitar las picaduras de insectos es posible

Las moscas suelen criarse en zonas insalubres donde las larvas se alimentan de materia orgánica en descomposición. Una vez adultas se acercan hasta áreas habitadas en busca de alimento y pueden ser transmisoras de enfermedades.

Hay que procurar evitarlas, limpiando a fondo lugares como la cocina y colocando mosquiteras en las ventanas. Estas son una especie de cortinas de aluminio enrollables, construídas a medida y con unas guías adaptables a cualquier tipo de apertura. En el mercado también existen unos aparatos eléctricos que suelen verse en los bares y establecimientos de alimentación y que hacen que los insectos queden electrocutados al acercarse volando.

Los mosquitos son otra especie molesta y a la vez portadora de graves enfermedades. Existen diferentes especies. Las que desarrollan su vida alrededor de los hogares, tienen tendencia a no volar muy lejos. Suelen criarse en recipientes de agua estancada, canales y zanjas y entran en las casas para alimentarse.

Conviene limpiar los canales de agua de los tejados y no dejar que los restos acuosos se acumulen en lugares como el interior de maceteros, piscinas de plástico para niños o los cobertores utilizados para proteger parrillas o pilas de leña. También hay que realizar limpiezas periódicas en los estanques, evitar acercarse a los contenedores de basura y procurar no dejar al aire libre los tazones de agua de los animales de compañía.

El vinagre y los aceites esenciales de limón o lavanda diluídos en agua y aplicados sobre la piel, son un eficaz repelente frente a moscas y mosquitos. Algunas especies de hierbas aromáticas como la albahaca o la menta también evitan que los insectos entren en el hogar, ya que no soportan el olor que desprenden. Para ello, tan sólo hay que colocarla, bien en el suelo o plantada en macetas cerca de puertas y ventanas.

Otro remedio contra los mosquitos es cocer unas hojas de eucalipto, colarlo y echar el líquido en pequeños recipientes y colocarlos en las habitaciones. Una solución para niños es adquirir en tiendas naturistas aceite esencial de lavanda, y añadirlo a cualquier aceite o crema corporal para aplicarlo sobre el cuerpo. También conviene evitar que caminen descalzos, especialmente en zonas de jardín.

Y por supuesto, los insecticidas eléctricos.