Valldigna reduce su presupuesto a 5.000 euros


Las aguas corren revueltas en el Real Monasterio de Santa María, en Simat de la Valldigna.




 

Valldigna reduce su presupuesto a 5.000 euros

Tras una época esplendorosa en el que el cenobio había conseguido situarse como uno de los centros culturales más importantes de la Comunidad Valenciana, las actividades que han venido desarrollándose durante los últimos veranos se han suspendido, ya que el presupuesto se ha reducido considerablemente.

 

La Fundació Jaume II el Just, encargada de la gestión, restauración y puesto en valor del recinto monacal, no tiene previsto realizar actuaciones musicales, teatrales o presentaciones que en otros tiempos amenizaban las noches de estío. La causa es el déficit en el que se encuentra la fundación.

 

Algunos dicen que llega hasta los nueve millones de euros, mientras otros aseguran que son cinco. En cualquier caso, la  Jaume II el Just, ha reducido su presupuesto a 5.000 euros, una cantidad muy pequeña si la comparamos con las partidas que se han destinado a cada uno de los actos organizados en Valldigna.

 

Además, esta cifra no asegura los trabajos de limpieza o contratación de guías culturales, para el que es considerado como uno de los templos espirituales de los valencianos; que esta institución ha pedido que el dinero de la naranja del recinto vaya destinado a pagar su mantenimiento.

 

Sin embargo, el presidente de la Mancomunitat de la Valldigna, José Luis Ferrado, ha declarado que el ente que dirige sí llevara a cabo todas la programación que tenía prevista, aunque también ha explicado que le Generalitat no ha concedido las subvenciones necesarias para poner en marcha los talleres que se impartían en el recinto durante los últimos años.

 

A pesar de la situación, la “Multaqa de las tres culturas” que empieza hoy a cargo de la UNESCO, será uno de los pocos eventos que sobreviva. Eso sí, sin los lujos ni excesos de otras ediciones.