Amor a los animales


Muchas personas dicen tener amor a los animales, la cuestión parece fácil, pues. ¿quién se resiste al cruce de unas miradas entre una mascota y una persona?......, pero el amarlos y educarlos cuesta sacrificios, trabajo, a veces desvelos, como todo tipo de amor.




 

Amor a los animales

No se puede considerar amor a los animales el dejarlos a su libre albedrío como no se deja a un niño que pintorree las paredes de la casa o que se dedique a dar brincos en las camas.

 

Hace tiempo oí un comentario: "Me tuve que sentar en una silla porque el perro se había adueñado del sillón y no quise molestarle…" ¡Lamentable! No quiere más a los animales el que se deja lamer la cara por la mascota o el que le pone el plato después de una comida para que lo relama.  

 

Las mascotas son animales, aunque sean seres vivos y los queramos mucho, pero es un error personalizarlos.

Se deben mantener unas pautas de higiene ya que ellos en su comportamiento habitual tienen unas costumbres que son las lógicas de su especie: se asean los genitales lamiéndose, se reconocen unos a otros oliéndose así como reconocen el sitio husmeando aceras y suelos, se curan, a veces, las heridas con su propia saliva, otros son coprófagos (los que comen excrementos de otros animales o de ellos mismos) etc.

 

Por eso, ya que comparten con nosotros casa y a veces cama y juegos, es importante mantenerlos sanos física y psíquicamente acudiendo periódicamente a los veterinarios, controlarles las vacunas y las desparasitaciones, y relacionarles con otros animales y otras personas para que su carácter sea sociable y podamos presumir de mascota aunque sea un ‘mil padres’.

 

Si lo que buscamos es un amigo leal, simpático, obediente, cariñoso lo podremos encontrar mejor en los que llevan mezclas de genes en su sangre que en los que puedan presumir de ‘pura sangre’. La mayoría de las veces, como en otro orden de cosas, lo importante es el contenido no la carcasa que se puede adornar con lacitos, cadenas de brillantitos, u otros.

 

¡Amemos a los animales, de verdad!

 

iGracias!