¡¡¡ Chonis a la carrera!!!


Hola a todos vosotros y vosotras. Sé que no debería hablar de esto en un artículo dirigido exclusivamente a hablar de moda, y como buen profesional del sector no estaría en mis competencias hacer referencia a un evento tan señalado como son las carreras acontecidas en nuestra querida ciudad, Valencia. Pero el no hacer referencia a dicho acto podría crearme un trauma o pesadillas, y como mi madre diría: todo lo que te preocupe, deberías comentarlo.




 

¡¡¡ Chonis a la carrera!!!

Para empezar, voy a comentar la organización, o mejor dicho la desorganización del evento por llamarlo de alguna manera. En principio fue como un robo a mano armada: pagar entradas a precio de oro para no ver la competición hizo que muchos asistentes (incluidas grandes amistades mías) pusieran reclamaciones a los organizadores del evento. Sé que hay que recaudar todo lo invertido en toda la infraestructura y en llevar a cabo dicha concentración a nivel internacional, pero de ahí a cobrar por un mísero plato de paella 25€... media un abismo.

 

Estoy acostumbrado a hablar de moda en su estado puro, del cómo llevar y no llevar un estilo, pero nunca he hecho referencia a famoseo -carnaza de toda prensa rosa- ya que seguir a estos iconos es la mayor de las aberraciones. Es decir, que todo lo que huela a Anas Rosas Quintana y Belenes Esteban de turno ha de ser quemado por nuestros archiconocidos mecheros por que no quiero calentaros la cabeza con nimiedades de “mira qué lleva fulanita y perenganita”. Pero en este caso he de hacer un inciso y hablar de ello y de la gran diferenciación con la American's Cup y el regusto a chonerío que se veía en este acto.

Era un ir y venir de lo que NO hay que hacer a la hora de vestir entre las amigas, novias y mujeres de los asistentes, hasta el extremo de ver un t-shirt de Mango de hace cuatro temporadas...Con el dinero que tienen, ¿no os parece un poco surrealista? El estilo que se respiraba era como Marbellí vintage, o mejor dicho, Marbellí demodé, o mejor dicho, era como una reunión en el patio de la Pantoja en su residencia de Marbella... Como una mezcla entre un Domingo por la mañana de Yola Berrocal y lo que lucía Carmele Marchante en Tómbola. Vamos, que no había por donde cogerlo. Por tanto, os digo que todo lo que hayáis visto en las imágenes referentes a la gente VIP de las carreras lo borréis de vuestras mentes, o como le diría a un sobrino: "caca, eso no se toca".

 

Hasta aquí mi desahogo de la semana. Se despide vuestro fashionista particular...

 

Besos, mis mejores deseos para esta semana que entra de alguien que vela por vuestro gusto por el buen vestir.