Hasta pronto, Beijing


Si China presentaba una petición para ser Sede Olímpica tenía casi todas las posibilidades de salir agraciada. Y así fue, el COI la eligió a ella hace siete años.




 

Hasta pronto, Beijing

Eran varias las razones y entre ellas destacaban la política cuestionable que aplica la República China y las intenciones internacionales por reconducirla por el buen camino, así como también el auge en el ámbito financiero y mercantil que experimenta este país y que afecta de alguna manera a los intereses del resto del mundo.

 

La semana pasada Pekín despidió a sus atletas, políticos, patrocinadores, miles de turistas, medios de comunicación, etc. y lo hizo, como no podía ser de otro modo, a lo grande, de una manera espectacular, igual que los recibió. Pero hace siete años, cuando se eligió a China, se le supuso un compromiso con la comunidad internacional para cambiar sus métodos menos democráticos que no ha estado latente estas dos semanas. Aun así no deja de haber quien opine que esta ha sido una magnifica puerta hacia la democracia para la que será la primera potencia mundial del SXXI.

 

Beijing se ha despedido dejándonos el recuerdo de unos de los Juegos Olímpicos más espectaculares de la historia, con un índice de audiencia estimado en 30 millones de espectadores, WR, unos Juegos Olímpicos en los que Coca-cola ha ganado a la dominante Pepsi y los españoles han regresado a Barajas con 18 medallas olímpicas y un brazalete negro desafiando al COI.

 

MARY