Carla Ripoll: “son los ciudadanos los que pagan los 55 millones de canon del agua”


Si ayer el alcalde de Gandia, José Manuel Orengo, presentaba el Plan Director del Agua afirmando que se expondría a los partidos de la oposición y los ciudadanos para contar con el visto bueno. Hoy Carla Ripoll, portavoz del Partido Popular ha salido a la palestra para mostrar su indignación por la falta de información a la que se ven sometidos al ser constantemente ignorados en las decisiones del Ayuntamiento.




 

Carla Ripoll: “son los ciudadanos los que pagan los 55 millones de canon del agua”

Carla Ripoll ha afirmado que estamos ante un documento muy importante y que, por lo tanto, tendría que haber sido el Ayuntamiento el encargado de llevar a cabo la redacción de este plan en lugar de la empresa adjudicataria. Una ilegalidad más en las que incurre el Gobierno, según la portavoz del Partido Popular.

Con respecto al pliego de condiciones administrativas, Carla Ripoll ha destacado que han cambiado estas condiciones, ya que no son las mismas que se acordó en un principio, algo que ha supuesto una indefesión para las otras empresas. Según Carla Ripoll, la empresa adjudicataria presentó el presupuesto de más de 60 millones de euros, de los cuales descienden a la cifra de 50, no obstante, los populares de Gandia se preguntan dónde está el resto de dinero. En cuanto a la renovación del 85% de la red de aguas, la portavoz popular le pregunta al alcalde que por qué no el 100%.

Pero algo de lo que más se ha lamentado la portavoz popular es la afirmación del alcalde de la localidad con respecto al pago de las tarifas. Estaríamos ante una falsa cuando el Ayuntamiento afirma que el pago de estas tarifas se mantiene, ya que si se prorroga la tarifa hasta el 2033 nos está subiendo la tarifa siendo los ciudadanos quienes están pagando los 55 millones de canon.

Carla Ripoll ha destacado que la creatividad puede ser una cualidad, pero ha considerado que para gestionar este Ayuntamiento es un terrible efecto. Desde el Partido Popular se busca concreción, funcionalidad y pragmatismo para velar por el interés de los ciudadanos y no por el del propio Ayuntamiento.