Un diez a todos ellos


El desconocimiento de la realidad política estadounidense es uno de los déficits de los europeos.




 

Un diez a todos ellos

La comparación de Barack Obama con el legendario JFK no es más que un paso más de una campaña de marketing. Kennedy pasará a la historia como un presidente renovador, con carisma, etc… todo mentiras y falsedades. ¿Quieren la verdad? Su carrera política fue sufragada por la mafia, con Sinatra a la cabeza para promover la caída de la Cuba castrista. Por no hablar de que era un adúltero hasta la médula que interpretaba el papel de padre ejemplar mientras mantenía un idilio tras otro, Marilyn Monroe incluida.

 

¿Es este un modelo a seguir? Por la misma razón que no creo que Hillary Clinton se mereciese el voto demócrata por el simple hecho de ser mujer, Obama no tendría mi papeleta por el sencillo hecho de ser mulato (es paradójico que ha conseguido ser negro para los blancos y blanco para los negros). No es lo mismo el continente que el contenido. Pues si apelamos a su color de piel como muestra de que aplicará políticas más sociales y renovadoras así como una actitud menos prepotente respecto al mundo, vuelven a errar de nuevo. ¿O no recuerdan a Condolezza Rice? ¿O Colin Powell?

 

Estados Unidos va a seguir actuando como el Imperio que es, ajeno a las preocupaciones del resto del mundo. No se equivoquen, Obama no es la solución a los problemas, es un político estadounidense más. Recuerden que todo debe cambiar para que las cosas sigan igual.