Un poco de aire fresco


Barack Hussein Obama Jr. se ha convertido en un gran líder, en un gran país, con su joven trayectoria política. La razón, tal vez, su propósito por imprimir un poco de aire fresco a uno de los países más poderosos del globo terráqueo pero que también figura en la lista de los más impopulares.




 

Un poco de aire fresco

Después de dejar atrás a Hilary, ha llegado a la candidatura presidencial entre otras cosas, con un potente discurso multirracial, repitiendo sin cansancio el fin de la guerra de Irak, de la que todos estamos ya cansados y abogando, como una de las grandes prioridades nacionales, por la asistencia sanitaria universal (asistencia que debiera ser premisa imprescindible para meter a un país en el saco del desarrollo).

 

Puede que alguien ya hubiera mencionado estos asuntos, pero él lo ha dicho más alto, se le está escuchando muy bien. Roza lo utópico, qué lástima, porque ya nos hemos resignado a pensar que políticas tan justas e idealistas no tienen cabida en nuestro SXXI. Pero a la vista está que imprime cierta tranquilidad y un cierto aire renovado a la turbulencia que ha rodeado a E.E.U.U. los últimos años. A la vista está, ha movido masas, sectores, votantes que hasta ahora habían estado alejados de las urnas y del proceso electoral.

 

Si Obama llega a la Casa Blanca, el éxito no está asegurado, pero sí el cambio, y hoy por hoy urge en ese país que es la primera potencia mundial.

 

Quiero aprovecharme de este espacio que me ceden para cambiar el hilo de mi discurso y lanzar un grito de impotencia e indignación por escrito, el mismo grito y la misma rabia que me invadió ayer al despertar la noticia de un nuevo violador reincidente.Como mujer, como hija, como futura madre y como ser humano animo a todos a gritar un poco para ver si alguien nos oye antes de que se repita de nuevo, antes de que nos toque a nosotr@s.