El aula hospitalaria del Francesc de Borja inicia el curso


El principal objetivo es que los niños no pierdan las clases durante el tiempo de ingreso y al mismo tiempo hacerles la estancia los más cómoda posible.




 

El aula hospitalaria del Francesc de Borja inicia el curso

El aula Hospitalaria del Servicio de Pediatría del Hospital de Gandia inicia esta semana el curso escolar. Está formado por una profesora de pedagogía terapéutica que se encarga de seguir con la educación escolar de los niños durante el tiempo que dura el ingreso si así lo desean.

 

Se trata de un servicio que se puso en marcha en el Hospital de Gandia hace unos años y su principal objetivo es, además de poder seguir con la formación escolar, combatir la ansiedad y miedos que pueden surgir en los niños que ingresan en el centro separándoles de su entorno habitual. Con el aula hospitalaria se facilita que los niños entren en contacto con otros que se encuentran en su misma situación, haciendo la estancia más llevadera al mismo tiempo que aprenden y se divierten. Las actividades que se realizan combinan tanto las educativas como las lúdicas, para ello el aula hospitalaria además cuenta con una ludomóvil que incluye juguetes educativos que los niños pueden usar durante su estancia.

 

Las edades de los niños que ingresan en pediatría van desde los 0 a los 15 años. La asistencia educativa a los niños se puede prestar bien en el aula hospitalaria que se encuentra equipada con material didáctico y lúdico o bien ser la maestra la que se desplace a las habitaciones en los casos en que los niños estén inmovilizados o la patología lo requiera. En los casos en que los niños han de estar hospitalizados más de 7 días, como es el caso de intervenciones o fracturas óseas, el aula hospitalaria se coordina con el tutor/a del niño para que pueda seguir el temario que estaría dando en su colegio habitual.

 

 

Cuidados medios

 

En el Servicio de Pediatría del Hospital de Gandia se prestan cuidados medios, es decir patologías que por sus características no suelen requerir cuidados intensivos. Se trata de dolencias relacionadas con el sistema digestivo (diarreas y vómitos), seguidas de neumonías, fiebre sin foco e infecciones de vía urinaria. En el 2007 se registraron en el hospital cerca de 860 ingresos de escolares y cerca de 180 de neonatos con una estancia media de ingreso de 3.6 días. Prácticamente todos los niños que ingresaron en pediatría pasaron en algún momento por el aula hospitalaria.