Ya se pueden controlar las dosis de medicamentos


Un prestigioso médico guineano afincado en Gandia desde hace 23 años ha inventado un revolucionario utensilio con el que controlar las dosis de medicamentos de los enfermos crónicos




 

Ya se pueden controlar las dosis de  medicamentos

 

El doctor Lorenzo Edú es un médico guineano que llegó a la ciudad de Gandia hace ahora 23 años. Lorenzó Edú, además de ser licenciado en medicina y cirugía por la Universidad de Valencia, cuenta con numerosos estudios más, como: Oficial Administrativo Diplomado de la Escuela Superior Provincial, número uno de la promoción 1963-1967; posee el doctorado en medicina y cirugía, rama de Etnomedicina Fañg, en el departamento de la Historia de la Medicina, en la Universidad de Valencia; y también obtuvo la diplomatura en Parasitología Médica por la Universidad de Valencia. Aparte, participa activamente en el mundo de la medicina impartiendo cursos, seminarios y congresos. Edú, da clases en el instituto de Medicina Tropical, en el Hospital Clínico de Valencia.

 

Su labor como docente la combina con los múltiples trabajos que constantemente publica, podríamos destacar “La placenta KUHU en Etnomedicina”, “De la ciencia, afasia, a la curandería por hechizos brujos”, “aprender a ser nada” o “Por la Paz en Guinea Ecuatorial”…

 

Pero además, este doctor guineano afincado en nuestro país, también ha realizado exposiciones pictóricas, entre las que destaca “El impresionismo en la civilización Fang”. Unas obras que tienen un denominador común, el fondo blanco y que fueron elaboradas con motivo del año internacional del racismo; trabajos expuestos en Fomento de Agricultura, Industria y Comercio.

 

Sin embargo la imaginación de este médico no tiene límites ni fronteras, ya que uno de sus últimos trabajos ha sido el invento de un utensilio que permite controlar la dosis de medicamentos, el Edumak.

 

La dosis de los medicamentos que deben suministrarse a los enfermos crónicos, según consejo médico, puede regularse con este revolucionario invento que vendría a sustituir a los tradicionales pastilleros.

 

Muchos de los pacientes crónicos que acuden a la consulta del doctor Edú, descuidan el suministro diario de sus medicamentos. Por ello, Lorenzo Edú, realizó un estudio para advertir el peligro que este hecho supone. La sobredosis amenaza, tanto a personas de la tercera edad, como a los más jóvenes, y muchas veces la omisión de una toma supone una discontinuidad en el tratamiento, por lo que merma o elimina la efectividad del mismo. Con la voluntad de que esto no suceda, nace el Edumak, que ya se puede encontrar en farmacias de a ciudad de Gandia.