Coleccionables, cursos y gimnasio, los nuevos propósitos para septiembre


Iniciar una colección, apuntarse al gimnasio, comenzar un curso de idiomas, informática, danza o cocina.




 

Coleccionables, cursos y gimnasio, los nuevos propósitos para septiembre

Tras las vacaciones de verano, llega el momento de reincorporarse a nuestros lugares de trabajo o estudio, pero también es el momento de aprender o retomar actividades que no solo nos ayuden a desconectar de la rutina diaria, sino que también pueden ayudarnos a mejorar en nuestro futuro laboral.

 

Coleccionables

 

Con la llegada de septiembre, aparecen de nuevo las colecciones de artículos de lo más variado que inundan los anuncios publicitarios y que podemos encontrar en los kioscos: películas, libros, cursos de idiomas, reproducciones de barcos, aviones, automóviles, casas de muñecas…

 

Desde la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios queremos recomendar a todas aquellas personas interesadas en realizar alguna de estas colecciones por entregas o fascículos que antes de adquirir el producto deben informarse del precio, el número de entregas y el tiempo que llevará completar la colección entera.

 

Hay que tener en cuenta que, normalmente, el precio del primer fascículo suele ser más bajo para atraer al consumidor, con lo cual se puede pensar que el coste de la colección es menor. Sin embargo, las entregas posteriores elevan significativamente su precio, en algunos casos con añadidos a la colección, como estuches o expositores. Por ello es importante asegurarse de cuanto va a costar el precio total de la colección y leer la letra pequeña, que en la mayoría de los casos aparece en el cartón que acompaña la entrega y que en los anuncios de televisión suele pasar muy rápido.

 

Es importante, por lo tanto, que en el primer fascículo o en su publicidad venga reflejado el número total de entregas y el precio de cada una y es recomendable que no se comience la colección sin calcular exactamente su coste total y el tiempo que llevará terminarla (en algunos casos, hasta 2 y 3 años). Desde AVACU también recomendamos tener especial cuidado con las ofertas de lanzamiento y estudiar si el contenido completo de la colección merece la pena.

 

Uno de los problemas con los que suele encontrarse el consumidor es que en algunos casos, puesto que muchos consumidores no continúan adquiriendo los fascículos o entregas debido a larga duración de la colección (en la actualidad todavía hay quien está acabando colecciones comenzadas el pasado año), ésta puede quedar incompleta, por lo que desde AVACU recomendamos que se concrete con el quiosquero el interés por finalizar la colección, pudiéndose optar también por solicitar la suscripción con la editorial. En este caso, si se dejara de ofrecer el producto, podríamos reclamar a la empresa editora, indicando que se ha incumplido el contrato y pudiendo exigir que lo cumplan o devuelvan el importe de las cantidades aportadas.

 

Gimnasios

 

Con descuentos para estudiantes o por trimestres, son muchos los consumidores que durante este mes se ven atraídos, tras los “excesos” cometidos durante el verano, a apuntarse a un gimnasio. Sin embargo, es interesante que antes nos planteemos algunas cuestiones. Muchos gimnasios ofertan precios especiales por apuntarse durante un trimestre y sin límite de horas, ofertas para poder disfrutar de todos los servicios con los que cuenta el centro (sala de musculación, clases con profesores, sauna, masajes…), no pagar matrícula, etc.

 

Pero debemos pensar si realmente nuestro horario nos permite acudir al gimnasio a cualquier hora y de esta manera amortizar el precio que hemos pagado, porque lo más normal será que sólo podamos disfrutar un par de horas al día y no todos los días, con lo que estaríamos pagando por servicios que no vamos a utilizar. Por lo tanto, siempre que podamos es preferible elegir una tarifa que se adecue a nuestro horario e intentar pagar por meses, en lugar de por trimestres o al año.

 

Academias de enseñanza

 

En los últimos años hemos asistido a la proliferación de grandes academias y centros de enseñanza, con amplia flexibilidad de cursos y horarios y caracterizados por el empleo de métodos multimedia, frente a las academias tradicionales, que suelen ofrecer la posibilidad de efectuar el pago mensualmente o al trimestre; por ello, en caso de que el alumno no esté conforme con el curso contratado, tan solo perdería la última cantidad abonada.

 

En las grandes academias, la forma de pago, por el contrario, consiste en abonar el curso completo por adelantado, bien al contado o bien financiado por una entidad bancaria a través de un préstamo vinculado: si el alumno decidiese abandonar el curso, perdería la cantidad abonada por su realización, en el primer caso, o debería seguir abonando las correspondientes cuotas a la entidad que se lo financió.  El único hecho por el que se podría anular el curso sería el incumplimiento por parte de la academia de lo publicitado o contratado en su día, debiendo en ese caso hacerse cargo la academia o el centro de los gastos que se puedan derivar de la cancelación del préstamo.

 

Se debe procurar concretar por escrito las condiciones de las clases teóricas, clases prácticas, duración del curso, horarios, etc. y la documentación que acredite la homologación o reconocimiento del mismo por algún organismo oficial. También es importante señalar que no se está obligado a aceptar la vinculación a un crédito que la academia nos imponga, sino que se puede solicitar un préstamo con la entidad que el usuario desee.

 

En este sentido es importante recordar que, si optamos por firmar la financiación con la entidad que la academia o centro nos propone, debemos exigir una información clara y completa, que incluya el plazo, el tipo de interés, las diversas comisiones… y que debemos leer con atención antes de firmar.

Debemos conservar la publicidad que poseamos y exigir que se cumplan las condiciones que aparecen en ella y en el contrato que hayamos firmado, así como pedir la documentación que acredite la realización del mismo.

 

Asimismo, aquellos que opten por realizar un curso por correspondencia deben saber que en el contrato ha de aparecer el precio total del curso, gastos de envío, forma de pago y entrega. Desde la recepción del envío, tienen siete días para poder renunciar al mismo, sin gasto alguno por anulación o devolución del curso para el consumidor.

 

Recuerde que puede acudir a AVACU para realizar cualquier consulta o reclamación a través de nuestro Gabinete de Información, en el tel. 963 526 865 o mediante el correo electrónico avacu@avacu.es (www.avacu.es).