Erario público


Después de leer un artículo de Pérez Reverte (24 febrero 2008) me doy cuenta que las diferencias entre nosotros y los animales son cada vez menores.




 

Erario público

Me suponía que una de las diferencias estribaba en que somos racionales, o sea, que podemos pensar, meditar, razonar, etc. ¡Pues,no!

 

En el artículo de Pérez Reverte se comenta el absurdo de una cierta señora nombrada presidenta de la

Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres (¿?) que defiende a ultranza que la Real

Academia de la Lengua admita como lógicas las acepciones de “miembra” y “jóvena”, etc, añadiendo: “si tenemos que destrozar el lenguaje para que haya espacios de igualdad, se deberá hacer”. Arguye la tal señora que el latín era machista y la causa de muchos agravios a la mujer, añadiendo: “el latín supone un lastre, ya que validamos nuestra sociedad mirando siempre al pasado”. Ella reconoce no saber latín, cosa normal entre muchas personas pero su desconocimiento llega también a la historia de los orígenes de su propia lengua, y me pregunto: ¿qué será lo que habrá aprendido en el curso de su vida esta señora para estar a la cabeza de un grupo de personas y nombrada por la Junta de Andalucía?

Espero que no se llegue a admitir en la Real Academia de la Lengua el término “imbécila”en vez de imbécil y se pueda seguir utilizando éste y decir: una persona imbécil.

 

Por cierto no sé si será mantenido su puesto laboral con dinero público y de todos los contribuyentes, como supongo, porque eso si que sería un agravio para todos nosotros y encima que la señora energúmena proclame a los cuatro vientos su ignorancia. ¡Lástima de dinero! Se podría emplear ese gasto del erario público de la comunidad andaluza en habilitar y procurar una calidad de vida mejor, creando albergues para los pobres “irracionales”, muchos animales de “cuatro patas” que seguro que “razonan” o por lo menos no meten la pata como cierta individua.

 

¡A ver si hay suerte!