Elijo poder elegir


Las cortinas de humo existen desde que la política es política para no dejar pasar toda la intensidad de la luz de la verdad, de la mentira, de la amenaza.Es cierto, que el ministro valenciano, al plantear el debate sobre la legalización de la eutanasia, le ha robado un par de primeras planas y mesas redondas al padre nuestro de cada día, al principal problema del gobierno de ZP y a la pesadilla de muchos españoles: al bolsillo.




 

Elijo poder elegir

Con independencia de cómo y por qué haya surgido el debate, no es más que demagogia partidista quitarle la importancia que merece. Tal vez, lo que la oposición, moral y/o política, quiso decir al tildar de "frivolidad" la propuesta del gobierno que hacia referencia a la eutanasia y al suicidio asistido fue "escalofrío". Esto es lo que produce hablar de estos temas en nuestra sociedad occidental poco acostumbrada a tratar de cara y con antelación el tema del final de la vida.

 

Y un escalofrío es también lo que me produce pensar en agonizar cuando se acerquen mis últimos días y mal vivir los últimos momentos sin que la ley ampare mi decisión, mi libertad de terminar de una manera plácida y tranquila.

 

De la misma manera que yo respetaré y que pretendo que se ampare plenamente hasta el último momento a quien opine lo contrario.