Las condiciones metereológicas causan consecuencias negativas en el campo


Las lluvias registradas en las últimas semanas sobre la Comunitat Valenciana evidencian un mes de mayo lluvioso, con días poco soleados.




 

Las condiciones metereológicas causan consecuencias negativas en el campo

Estos fuertes desequilibrios meteorológicos en el campo “provocarán que la próxima cosecha de cítricos sea muy inferior a las expectativas iniciales de producción, que auguraban una cosecha abundante que finalmente no habrá”, advierte Cristóbal Aguado, presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA).
Los naranjos han sufrido unas elevadas temperaturas, vientos de poniente muy secos y un grave déficit hídrico hasta las primeras lluvias de mayo, llegando en muchos campos a sufrir defoliación y a adquirir “un color amarillento que no es el deseable”.
Aguado lamenta que “la campaña citrícola llega con el mundo al revés, pues no ha llovido en abril, cuando tenía que llover, pero en mayo está lloviendo mucho, y en algunos casos acompañado por pedrisco, lo que está generando un cuajado muy irregular y, por tanto, la campaña citrícola no va a ser, ni mucho menos, la que se esperaba el sector cuando vimos la extraordinaria floración de
los árboles”.
El presidente de AVAASAJA insiste en la conveniencia de que todos los subsectores de la citricultura –producción, comercio, cooperativas, industria
transformadora, etc.– se avengan a planificar la próxima campaña y demuestren ante los productores y consumidores su voluntad de conseguir unos precios justos para todos los agentes de la cadena “en una campaña que posiblemente se verá marcada por el equilibrio entre oferta y demanda, fruto de una producción cuantitativamente normal”.