Gandia celebra un pleno con la ausencia de los partidos de la oposición


El retraso de veinte minutos de los miembros del gobierno provocó que PP y Bloc decidan marcharse hasta nuevo aviso y a la llegada de PSOE y Plataforma nadie les avisa de que el pleno va a comenzar. De esta forma el pleno se llevó a cabo sin la oposición




 

Gandia celebra un pleno con la ausencia de los partidos de la oposición

Un cruce de ideas y posturas ha provocado que Gandia celebre por primera vez un pleno sin la participación de los grupos de la oposición. El pleno estaba previsto para las 10:00 horas aunque quince minutos antes había convocado un Consejo de Administración de Gandia Televisión. Se han hecho las 10:05 horas y el Bloc y el PP han decidido irse de la sala de plenos tomando como excusa el retraso del gobierno quien no había dado ninguna explicación de su retraso.
Unos minutos después llegaban PSOE y Plataforma, quien sin más preámbulos iniciaban el pleno municipal. En un principio, tanto PP como BLOC mostraron su indignación en sendas ruedas de prensa una vez finalizado el pleno. Desde el PP, Arturo Torró calificaba la situación de inaudita y falta de respeto, ya que no es la primera vez que el gobierno llega tarde a la sesión plenaria, amén de los problemas de protocolo que durante toda la legislatura se vienen produciendo.
Torró aseguraba que “ete gobierno está demasiado acostumbrado a aplicar el rodillo y por eso falta sistemáticamente al respeto a los grupos de la oposición, olvidando a cantidad de ciudadanos a los que representamos”. Así, los populares aseguraron que no les gustaba abandonar el pleno, pero que era necesario dar “un
toque de atención al sr. Orengo”. Desde el BLOC han sido mucho más contundentes a la hora de calificar los hechos, asegurando que se ha tratado de una “actitud miserable y demostrativa del talante del gobierno que aplica constantemente el rodillo”. Los nacionalistas también insistían en que no es la primera vez que se les falta al respeto llegando tarde a las convocatorias de plenos sin dar ningún tipo de explicación, pero Moya iba mucho más allá, al relatar cómo habían decidido abandonar el salón para “seguir trabajando en nuestros despachos a la espera de que alguien nos avisara del inicio del pleno o nos diera explicaciones del retraso, y para nuestra sorpresa el gobierno ha llegado 25 minutos tarde y ha decidido celebrar el pleno en solitario”. Los nacionalistas insisten en que no les gusta verse
fuera de las instituciones y organismos en los que se puede ejercer la acción política más clara como lo es el pleno, pero también han asegurado que no se puede permitir que el gobierno se acostumbre a aplicar el rodillo como lo hace “este gobierno”.
Así mismo, el gobierno indicaba que si habían llegado tarde era porque estaban tratando unas últimas mociones que habían llegado diez minutos antes de la hora del comienzo de la sesión plenaria. Tanto el portavoz socialista, Vicent Mascarell, como el líder de Plataforma, Fernando Mut, expresaban sus disculpas por el retraso pero alegaban que la actuación de la oposición era 'injustificable' y que le hacían un flaco favor a los intereses de los ciudadanos. No obstante el alcalde de la ciudad, José Manuel Orengo, era menos benévolo y corregia a los portavoces asegurando que, en su opinión, ni Plataforma ni el PSOE deberían de pedir disculpas, ya que es un deber de la oposición asistir a los plenos, con lo que deberían de ser ellos, PP y Bloc, quienes deberían de pedir disculpas a la ciudadanía.
Además, Orengo insistía en que un retraso de 20 minutos o podía otra cosa sino que provocar una indignación 'fingida'. La oposición ante esta respuesta mostraba mayor indignación, ya que recordaba que el actual equipo de gobierno cuenta con un ingente número de asesores y cargos de confianza con los que deberían poder preparar los temas previos a los plenos sin problemas y que si necesitan más tiempo para estudiar mociones de última hora, no había ningún problema en, al igual que se ha hecho en otras ocasiones, hacer un receso o retrasar el inicio de la sesión, pero eso sí avisando a todos los grupos, no haciendo esperar a los grupos de la oposición sin ninguna explicación mientras el gobierno está reunido en una sala próxima a la de plenos. Así mismo, el pleno ha sido atípico también por lo que espeta a la participación del público de la sala. Ha sido la petición del Club Gandia Náutica quienes compareciendo por segunda vez en un pleno municipal han pedido al alcalde que aclare de una vez qué es lo que va a pasar con el puerto y los amarres de la marina popular. El presidente del Club, Antonio Hernández, ha indicado que ellos han demostrado sobrada paciencia e interés por colaborar con el gobierno pero que parecía que el gobierno no respondía de la misma manera. Así, Gandia Náutica ha explicado que no están en contra de la ubicación de megayates pero que lo que piden es que el ejecutivo cumpla con las promesas de devolver los amarres a los que se los quitaron y que  estos se habiliten en la franja de agua para dar, a la vez, solución al deporte náutico. Orengo ha contestado que entienden la petición pero que esta cuestión no es competencia única del ayuntamiento de Gandia sino que depende de la Autoridad Portuaria pero que no obstante, están en conversaciones con ellos para llegar a una acuerdo.