El portavoz del Partido Popular ha recordado la firma de un convenio que perjudicaba al pueblo


Fernanda LLacer, portavoz del Partido Popular en la localidad de Simat de la Valldigna, ha recordado que hace un año el alcalde de la localidad, Vicent Palomares, firmó con Consellería un convenio que perjudicaba al pueblo porque la línea pasaba prácticamente por el caso urbano, un convenio que fue rechazado por el resto de partidos en el correspondiente pleno. Además de negarse a la realización de este trazado eléctrico, el Partido Popular comenzó las negociaciones pertinentes con Consellería de Infraestructuras y Transporte de la Generalitat Valenciana para mejorar el trazado en la medida de lo posible. Unas negociaciones en las que también participó el alcalde de Simat. Tras un año, han llegado a este nuevo proyecto que se espera sea el definitivo y que mejora en mucho el anterior. En primer lugar, porque lejos de pasar por el casco urbano, se aleja dirección norte, hacia la carretera Tavernes-Alzira, unos cuatrocientos – quinientos metros, siguiendo la división de los términos de Simat y Benifairó. Por otro lado, se entierran los cables en el tramo paralelo al barranco del Rejolar, de manera que la longitud que irá ahora subterránea asciende a más de 2.600 metros. El resto discurre en tendido aéreo




 

El portavoz del Partido Popular ha recordado la firma de un convenio que perjudicaba al pueblo

El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Oliva, Vicent Sabater ha sido contundente en la contestación a las declaraciones del presidente de la Fundación TECSAL sobre la presentación de avales económicos para la financiación de las obras del Centro Ecuménico, y la contundencia ha consistido en asegurar que no se ha presentado ningún documento "valido" que garantice dicha financiación. De hecho, pese a que se ha ampliado en 40 días más el periodo de presentación de alegaciones, el Arzobispado lo único que ha presentado es un escrito de una empresa de Valencian, escrito dirigido a la propia fundación en el que se solicita información y se muestra un posible interés en el proyecto. Es decir, ni compromiso de financiación ni acreditación de solvencia o similar.

Según Sabater, el gobierno de Oliva ha mostrado sobradamente su buena voluntad y su paciencia durante los casi siete años que ha durado la cesión de los terrenos al Arzobispado, periodo que sobrepasa largamente los tres años inicialmente prescritos.

Pero además, Sabater ha asegurado que las obras no sólo no avanzan, sino que los conflictos con la empresa que construyo la poca estructura que hay, se mantienen por parte del Arzobispado, eso sin contar que ni siquiera se ha presentado el proyecto de la segunda fase de las obras.

Por todo ello, además de por los reiterados incumplimientos del Arzobispado para con el consistorio, se considera necesario devolver la titularidad de los terrenos a sus legítimos propietarios que son los ciudadanos de Oliva.

Por su parte, el grùpo municipal del PP de Oliva, ha asegurado a través de su portavoz, Joan Escriva, que por coerencia política han de seguir apoyando el proyecto,#foto2der#ya que consideran que el proyecto sigue siendo viable, sigue siendo interesante para la ciudad y ha exigido al gobierno municipal la paralización del proceso de reversión de los terrenos y que inicie nuevas conversaciones con el Arzobispado para llegar a un acuerdo de construcción de la infraestructura que considera vital para el futuro de la ciudad