Continúa la polémica alrededor de la lengua


Continúa la polémica alrededor de la lengua. En el pleno del 26 de noviembre de Daimús se presentó una moción en la que se nombra ''persona non grata'' a José Luís Rodríguez Zapatero por haber presentado una única versión lingüística de la Constitución Europea y reconocer la unidad de la lengua. Según el alcalde de Daimús, un debate entre comunidades no habría tenido mayor importancia, pero Mañó considera que no se debe aceptar que Zapatero use la lengua valenciana como moneda de cambio. El PP expuso su opinión, no compartida por los otros partidos con representación en el consistorio, y Jesús Romero, concejal del PSPV-PSOE, convino en que no se debe polemizar con un asunto en el que no habrá ganadores ni perdedores. Se votó la moción con el voto a favor del PP y los votos en contra del Bloc-EV y PSPV-PSOE. Casi dos mese después, el señor Romero vuelve a sacar a colación todo este asunto e incluso tilda de déspota y antidemocrático al alcalde de Daimús por su postura intolerante, algo que Mañó no entiende y de lo que se defiende alegando que 15 años gobernando con mayoría absoluta, escuchando a todos y no negando la palabra nunca a nadie no puede ser calificado como una actitud dictatorial.




 

Continúa la polémica alrededor de la lengua

El portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Oliva, Vicent Sabater ha sido contundente en la contestación a las declaraciones del presidente de la Fundación TECSAL sobre la presentación de avales económicos para la financiación de las obras del Centro Ecuménico, y la contundencia ha consistido en asegurar que no se ha presentado ningún documento "valido" que garantice dicha financiación. De hecho, pese a que se ha ampliado en 40 días más el periodo de presentación de alegaciones, el Arzobispado lo único que ha presentado es un escrito de una empresa de Valencian, escrito dirigido a la propia fundación en el que se solicita información y se muestra un posible interés en el proyecto. Es decir, ni compromiso de financiación ni acreditación de solvencia o similar.

Según Sabater, el gobierno de Oliva ha mostrado sobradamente su buena voluntad y su paciencia durante los casi siete años que ha durado la cesión de los terrenos al Arzobispado, periodo que sobrepasa largamente los tres años inicialmente prescritos.

Pero además, Sabater ha asegurado que las obras no sólo no avanzan, sino que los conflictos con la empresa que construyo la poca estructura que hay, se mantienen por parte del Arzobispado, eso sin contar que ni siquiera se ha presentado el proyecto de la segunda fase de las obras.

Por todo ello, además de por los reiterados incumplimientos del Arzobispado para con el consistorio, se considera necesario devolver la titularidad de los terrenos a sus legítimos propietarios que son los ciudadanos de Oliva.

Por su parte, el grùpo municipal del PP de Oliva, ha asegurado a través de su portavoz, Joan Escriva, que por coerencia política han de seguir apoyando el proyecto,#foto2der#ya que consideran que el proyecto sigue siendo viable, sigue siendo interesante para la ciudad y ha exigido al gobierno municipal la paralización del proceso de reversión de los terrenos y que inicie nuevas conversaciones con el Arzobispado para llegar a un acuerdo de construcción de la infraestructura que considera vital para el futuro de la ciudad