El papel del médico es fundamental a la hora de dejar el tabaco


Existen determinados trabajos en los que, debido a las circunstancias que rodean a sus profesionales, se tiene más probabilidad de fumar. “Por ejemplo, los taxistas, quienes, por el hecho de trabajar en la calle, de manera solitaria y con frecuentes tiempos muertos, podrían ser más proclives a encenderse un cigarrillo”. Así de rotundo se ha mostrado el doctor Sergio Morchón, de la Unidad de Tabaquismo del Hospital de Bellvitge en La Mañana de Cope Onda Naranja.




 

El papel del médico es fundamental a la hora de dejar el tabaco

En estas jornadas de puertas abiertas al que todo fumador interesado en abandonar esta enfermedad puede acercarse, se ofrecerá un recorrido y puesta al día sobre la prevención y tratamiento del tabaquismo. En las sesiones se realiza una verdadera puesta al día en todo lo concerniente al mundo del tabaco: avances, mejoras diagnósticas y temas de incesante actualidad que demostrarán el carácter adictivo del tabaquismo y la importancia del médico en el proceso. Además, a los asistentes a las jornadas se les entregará el dossier “Claves para conseguir una vida más saludable”.

Según Pere Plana, Presidente de la SCSMT, “Con estas jornadas se pretende que los trabajadores y trabajadoras con dependencia al tabaco conozcan que hay determinadas circunstancias que propician el tabaquismo pero que existen formas de evitarlas y maneras eficaces para dejar de fumar. Creemos que es muy importante que el fumador conozca cómo funciona la enfermedad –añade- y que esté verdaderamente motivado para dejar de fumar”.

“La adicción y dependencia a la nicotina es la principal barrera que tiene que atravesar el fumador para conseguir dejarlo. Por ello el tabaquismo se ha convertido en el factor de riesgo prioritario a tratar en la consulta del médico, cuyo papel es cada vez más importante. No podemos olvidar que el tabaco es la

principal causa de morbimortalidad en los países desarrollados y dejar de fumar es la más importante decisión que, para su salud, pueden tomar los fumadores. Además es una de las principales causas de invalidez y muerte prematura evitables, con unos altos costes económicos que repercuten negativamente en las cuentas de resultados de las empresas”, concluye Plana.

Del total de fumadores habituales que intentan dejar de fumar sin ayuda, el 98% no lo conseguirá o recaerá durante el año siguiente a haberlo intentado. “El éxito aumenta a medida que se incrementa la intensidad de dicha ayuda –afirma el doctor Morchón-, porque es el médico el que dispone de más herramientas para ayudar al fumador en su deshabituación tabáquica. Hace unos años solamente podíamos ayudar el fumador mediante sustitutivos de la nicotina, pero ahora, con la aparición de medicamentos como vareniclina, podemos individualizar el tratamiento de una manera mucho más efectiva".