El pleno aprueba el plan de austeridad con un agrio debate y muchas reticencias


La pasada semana se presentaba el plan de austeridad del PSOE, al que en apenas unas horas se sumaba su socio de gobierno, Plataforma de Gandia. Un plan que según los grupos de la oposición, contaba con un alto contenido de imagen y bajo contenido de efectividad.




 

El pleno aprueba el plan de austeridad con un agrio debate y muchas reticencias

Por eso, a lo largo de la semana no se ha dejado de hablar del mismo, a la vez que hemos asistido a la presentación de un nuevo plan, alternativo, por parte del PP. Un plan, que sin ser perfecto, presenta medidas concretas. Once para ser exactos, entre las que destacan la ampliación de la congelación de los sueldos de los concejales a toda la legislatura, la eliminación de las dietas para los asesores, a los que también proponen la misma medida de congelación salarial. La eliminación de gastos superfluos, como la publicidad, la subvención de partidas necesarias para los ciudadanos como los libros o las escuelas, además de la creación de una comisión de crisis que se reúna periódicamente para abordar las posibles soluciones a un tema tan preocupante y candente como la situación económica que en estos momentos atravesamos.
Otra de las propuestas populares pasaba por la promoción de construcción de VPO, algo que los socialistas aseguran ya está garantizado con el convenio que esta semana se firmó con el IVVSA para viviendas en propiedad o alquiler.

Esta propuestas, que se presentaron en forma de moción fueron totalmente rechazadas por el gobierno municipal. Incluso se presentó por parte de Plataforma de Gandia una moción para que estas medidas, que no pensaban aceptar para Gandia, se presentaran a aprobación en instituciones como la Generalitat o la Diputación, moción que fue tomada como una burla por parte de los populares.

Pero no ha sido la de los populares la única alternativa presentada. También el BLOC presentó una moción, que finalmente fue desestimada, aunque uno de sus puntos sí fue añadido a la del PSOE, el que hacía referencia a aumentar en la medida de los posible la dotación económica a cuestiones de ámbito social, pese a reducir el Capítulo II del presupuesto. Y es que esta cuestión en concreto preocupaba y mucho a los nacionalistas, que aunque no se mostraron totalmente satisfechos con el resultado del pleno, sí que consiguieron al menos influir en el plan de austeridad.

Finalmente en el pleno se desestimaron las aportaciones del PP, ase aceptó una de las del BLOC y se aprobó el plan del gobierno, eso sí, con la abstención de los populares. lo que sí quedó patente es el enfrentamiento, más que ideológico, personal entre determinados concejales que militan en bandos opuestos del consistorio

Pero el pleno dio para mucho más debate, ya que otro de los temas que se discutió en la sesión del jueves, en esta ocasión con más consenso fue el de las autoescuelas y los esfuerzos que la ciudad de Gandia ha de realizar para evitar que los exámenes de conducir, tanto los teóricos como los prácticos se alejen de la ciudad de Gandia y tengan que acabar en Alzira o Valencia.

En esta ocasión la unanimidad fue rotunda. Hay que conseguir convencer a la Delegación de Gobierno y a la Dirección General de Tráfico que, sin perjuicio de la localidad de Alzira, Gandia ha de contar no sólo con los exámenes que hasta ahora ha tenido, sino también con la posibilidad de ubicar una oficina que permita toda una serie de tramitaciones necesarias para los miles de ciudadanos que residen no sólo en Gandia, sino en toda la comarca y que se ven gravemente agraviados por la decisión ahora tomada.

En el pleno, durante un receso, los representantes de las autoescuelas departieron con algunos políticos, a los que hicieron llegar una vez más su preocupación por la actual situación, ya que supondría un prejuicio grave para el sector, las empresas y los ciudadanos en general, que verían encarecer de forma importante el servicio.
Finalmente el consenso fue total y se consiguió el compromiso personal del alcalde de hacer todo cuanto esté en su mano para evitar esta fuga.

Otro de los puntos abordados en el pleno y que contaron con la unanimidad de los grupos fue la moción presentada por los nacionalistas que hacía referencia a la necesidad de declarar como un bien de Interés Cultural como bien inmaterial, las aguas de la Marjal. Una declaración que depende de l Jurado de las Aguas a instancia de la Generalitat, y que según los nacionalistas supondrá un importante avance en la protección de la marjal.

Finalmente también cabe destacar que el pleno, por unanimidad decidió apoyar la propuesta de declaración de Fiestas de Interés Nacional, las Fallas de Gandia, celebración que ya contaba con la declaración de interés Regional desde el año 1984 y que con este nuevo expediente da un paso más hacia la promoción de la ciudad.