IN MEMORIAM DE NUESTROS MUERTOS


Mª LUISA MUNUERA




 

IN MEMORIAM DE NUESTROS MUERTOS

Siempre se dijo: “que nunca es tarde, si la dicha es buena”.
Creo que dentro de este texto la palabra “nunca” debiera estar acotada  y no sobrepasar sus límites figurativos temporales y reconocer que a veces se actúa a destiempo o fuera de tiempo.
 Con relación a “ dicha”,en este caso no sé si será buena o qué, lo que si es cierto es que de momento si alguien se encontraba aburrido o sin nada por hacer,!ya tiene faena!.
Ahora el Sr.Garzón nos sugiere la idea de averiguar causas y enclaves de la muerte de nuestros antepasados que desaparecieron desgraciadamente hace 70 años, aunque no sea nuestro deseo, como en el caso de García Lorca.
Si, ya tenemos faena, en dirigirnos a las administraciones, parroquias, juzgados, etc para aportar datos o presentar documentación sobre esos familiares que sucumbieron entre las sinrazones de nuestra historia, si es que prospera la sugerencia del Sr. Garzón.
Según tengo entendido la ley de la memoria histórica ya hizo lo que se podía hacer como la anulación de los juicios sumarísimos de después de la guerra, reconocimiento de tumbas, etc.
En una entrevista reciente el vocal del Tribunal Judicial D. José Luís Requero y otros jueces  s  argumentaban que no sabían cuál era la finalidad de esta “movida” del magistrado Sr. Garzón que va ocasionar una serie de gastos inútiles, va abrir páginas pasadas, y una serie de despropósitos como el averiguar cuántos cadáveres hay en el Valle de los Caídos en 15 días, además  de preguntarse: ¿a quién se va a juzgar? “En todos los juicios tiene que haber: la identidad de un delito y la finalidad para que exista  una causa.”según explicó el Sr. Requero.
Además de saturar un poco más los juzgados y no poder atender a otros procedimientos más recientes. O el propósito es estar en el “candelero”?
Como referencia puedo relatar que siendo pequeña acompañaba a mi abuela al cementerio (antes los niños de las capitales íbamos al cementerio, no como ahora que los conocen por las películas, bueno, eso es otra historia)y mi abuela, en su senectud, cuando un avión nos sobrevolaba ,me decía: “mira, es tu tío ángel (era piloto) que viene a ver la tumba de tu abuelo, o sea, su padre”.
ése era el resultado de que sus tres hijos se fueron para no volver. Uno de 26 años en zona nacional, otro de 27 años en zona republicana y otro de 23 años al finalizar la guerra y tener como delito el estar de pasante en un despacho de abogados. ¿Dónde están? ¿En el Valle de los caídos? ¿En Paracuellos? ¿O en cualquier otra zanja del territorio español fragmentado al alimón? ¿Alguien cree que mis recuerdos no van hacia ellos en muchos momentos? Sobre todo al ser madre y rememorar a mi abuela. Pero reconozco que hay que saber hacer apartados en la memoria,(y no histórica),de cada uno y pensar que los muertos no mueren mientras nos acordemos de ellos y eso es lo que debemos de hacer cada uno a nivel particular y dejarnos de “movidas”.
Así que la dicha de tener al personal entretenido debe enfocarse hacia otras metas.
¡Gracias!